sábado, 10 de agosto de 2019

Andando caminos; Escudo de Oviedo.


Cuenta Tirso de Avilés, haber sacado "al pie de la letra de la Crónica del Rey Don Alonso el Sabio" (Alfonso X 1221/1284) lo siguiente que trataré de resumir:

El Rey Don Alonso el Casto (Alfonso II 759-842) tenía muchas piedras preciosas que quería engastar en una cruz de oro para la iglesia de San Salvador. La cruz estaba por construir, y la iglesia, más o menos.
Cuando tras oír misa se dirigía a palacio, "fallaronse" con él dos Ángeles que creyó peregrinos, y a sus preguntas respondieron que eran "oreses" (orfebres). Complacido les entregó las gemas y el oro para que le hicieran la cruz que tanto deseaba. Ese mismo día, mientras comía, envió el rey a sus mandaderos a la casa que les serviría de taller hallando la Cruz hecha y acabada, pero ni rastro de los orfebres; "é tanto grande hera la claridad que salía, que los mandaderos no la podían ver ni acatar".
Entonces el rey fue allá, y cuando vio la cruz que irradiaba aquella luz tan maravillosa, y que los orfebres habían desaparecido, entendió que era obra de Dios, y con el obispo al frente, la llevaron en procesión hasta la iglesia.

Hoy la Cruz de los Ángeles es el símbolo de la ciudad de Oviedo. También forma parte, al igual que la Cruz de la Victoria, símbolo de Asturias, en los escudos de distintos concejos asturianos.

Santa María del Naranco, palacio construido durante el reinado de Ramiro I (842-850)





San Miguel de Lillo, construido durante el reinado de Ramiro I .





San Julián de los Prados, construido durante el reinado de  Alfonso II el Casto (791-842) Es el más antiguo edificio del prerrománico asturiano.





San Pedro de Nora, edificada en tiempos de Alfonso II el Casto. En esta toma el campanario parece estar adosado a la iglesia. Está en el concejo de Las Regueras, al lado de Oviedo.

Pero no es así. Incendiada en el 36, fue reconstruida por Luis Menéndez Pidal aplicando sus criterios particulares.

Santa María de Bendones, Oviedo. Construída entre  792 y 842 probablemente por Alfonso II, es otra joya del arte prerrománico reconstruida  por Luis Menéndez Pidal. También fue incendiada durante la guerra del 36.

Sello de la casa; El campanario separado de la iglesia.

En ninguno de estos edificios aparece la Cruz de los Ángeles como símbolo representativo de Oviedo. Será  a partir de 1262 cuando la cruz se empiece a utilizar como sello de la ciudad, pasando a ser adoptada como símbolo a partir del siglo XV.


La Cruz de los Ángeles a un lado del balcón del Palacio Arzobispal. Se supone que el edificio original ardió pasto de las llamas en el pavoroso incendio de Oviedo en 1522, por lo que se reedificó sobre el siglo XVI. En la Revolución del 34 sufrió nuevamente un incendio, esta vez provocado por tropas republicanas. Fue reconstruido a partir de 1942.

lunes, 5 de agosto de 2019

Andando caminos; El cura, la pecadora y el peregrino.



Hemos bajado por al puerto de Tarna y estamos en Campu Caso.


Santa María de Tanes (Caso), parada obligatoria en el Camino que entraba en Asturias por Tarna.


Castillo de Villamorey, sobre el pantano de Rioseco. De origen romano fue reconstruido por Alfonso I en el S.VIII.


Puente de Arco, Laviana. El puente es de época medieval.


Torreón de El Condao, Laviana.  Baja Edad Media.


Santa María la Real siglo XVII en el pueblo de Pelúgano (Pelluno), en el Camino que bajaba por San Isidro  y cerca de la capital del concejo de Aller: Cabañaquinta.


Pelluno, Barriu Baxo desde Barrio Cima.


Barriu Cima.



Barriu Cima, la muestra de un artista trabajando el alambre.




Barriu Baxo,; San Pedro S.XVII y casona de Doña Urraca la Asturiana.Hija ilegítima del rey Alfonso VII de León y reina consorte de Pamplona por matrimonio con el rey García Ramírez. Cuando este murió volvió a Asturias, donde por gracia de su padre gobernó durante doce años, que también le concedió entre otros, el señorío de Aller donde había nacido en 1132. Fue fruto de la relación circunstancial entre Alfonso y Doña Gontrodo Pérez en el castillo de Soto de Aller.


El castillo de Soto.

Estoy casi seguro que la leyenda que traigo hoy ya la había escrito, pero no la encuentro por ningún lado.

Cuenta la leyenda de un peregrino, no se sabe de su procedencia, pero sí que iba en dirección a Oviedo para rezar en la Catedral del Salvador, pues ya se sabe el dicho: Quien va a Santiago y no va al Salvador, visita al criado y no a su Señor. Llegó a una aldea que había conocido mejores tiempos, Isoba, con la intención de bajar, tenía cuatro opciones, bien por San Isidro y los valles del río Aller, ruta muy transitada. y que se unía en la zona de Ujo a la que entraba en Asturias por Pajares, antes Arbas, bien por la que discurría entre los valles de Aller y Lena; Vía Romana de La Carisa, o por el puerto de Tarna.
Sediento y sudoroso pedía agua de casa en casa, mas los hoscos aldeanos le daban con las puertas en las narices. Solamente en casa del señor cura pudo mitigar su sed. Saciada esta, lanzó una maldición: ¡Hundase Isoba menos la casa del cura y la pecadora! Al momento comenzó a bajar tanta agua por las torrenteras que anegaron la aldea. Solamente se libraron dos casas, la del cura y la de la pecadora. Así se formó el lago de Isoba.

MI güela, que siempre fue muy comedida a la hora de las valoraciones que atañían al honor, cada vez que contaba esta leyenda, moviendo la cabeza suavemente hacia ambos lados, decía en un murmullo: Bien, un desliz cualquiera lo puede tener, y la prueba de que ella lo tuvo, estaba en la iglesia y de sotana, pero... ¿Porqué el peregrino sabía aquello, si se supone que ninguno de los inmisericordes pueblerinos le había hablado? ¿Porqué la pecadora vivía en casa aparte de su hijo el cura? Por entonces yo no alcanzaba a comprender el motivo de aquellas preguntas, y hoy no tengo muy claras las respuestas.

En fin, las leyendas solo son eso, narraciones nacidas de la fantasía con algún puntito de veracidad, y tampoco hay motivo para hacerse tales preguntas.




Santa María de Arbas, hospital y reposo del peregrino documentada desde el siglo XII. Otra de las entradas a Asturias camino de San Salvador.

martes, 30 de julio de 2019

Andando caminos; Santianes, Silo y Mauregato.





Explicación del motivo por el que la espadaña se encuentra en lado posterior de la iglesia.



Palacio de los Salas de Pravia. En el escudo los cuervos.


La gran panera, a un lado de la iglesia y perteneciente al palacio, tiene 17 m de largo

En el siglo VIII, el rey Silo de Asturias, trasladó la Corte desde Cangas de Onís a Pravia, pues así centraba más la capital del reino, ampliado en aquellos momentos hasta Galicia. En Santianes, muy cerca de Pravia, mandó construir una iglesia bajo la advocación de San Juan Apóstol y Evangelista. En ella recibieron sepultura él y su esposa Adosinda, hermana de Favila y nieta de Pelayo. También fue enterrado allí el rey Mauregato hijo natural de Alfonso I el Católico, llamado "el Depravado", seguramente porque se apropió del poder que le correspondía por nombramiento a Alfonso II el Casto, con la ayuda de Abderramán I. Esta ayuda no fue de balde, pues según la leyenda, para compensar a Abderramán, Mauregato hubo de pagar tributo. El tributo consistía en la entrega anual de cien doncellas.
Este pago no gusta a los nobles, se rebelan contra él y lo matan. Como ya queda dicho, lo entierran en Santianes, Sobre su tumba escribieron en latín este epitafio:
"Aquí en Pravia yace el que fue depravado".








Somado (Somao) perteneciente al Concejo de Pravia, posee hermosas casas de indianos.


 Forcinas, donde el río Narcea y el Nalón se unen.


Palacio de Merás en Agones.


Peñaullán, kiwis y fabes a esgaya (en abundancia) la mayor producción de Asturias. Las plantaciones al fondo, a la vera del río