viernes, 30 de abril de 2010

Mario Moreno. Cantinflas.

Este actor cómico mexicano se hizo mundialmente célebre con el nombre de su personaje Cantinflas, al que dio vida en la mayoría de los filmes que rodó.
De orígenes humildes, se enroló en una compañía de cómicos ambulantes y recorrió todo México. Comenzó a actuar en locales de Ciudad de México en los años veinte y en 1930 era ya el cómico más famoso del país.
Rodó No te engañes corazón, a la que siguieron Así es mi tierra y Águila o sol de 1937, El signo de la muerte de 1939, consagrándose definitivamente en 1940 con Ahí está el detalle -dirigido por Juan Bustillo. Con esta película batieron récords de recaudación en las salas hispanoamericanas durante tres décadas seguidas. Luego vendrían Ni sangre ni arena, El gendarme desconocido, El bolero de Raquel, El padrecito, La vuelta al mundo en ochenta días etc.
Esto no pretende ser una biografía, es simple y llanamente el reconocimiento hacia un personaje que hacía reír a la gente, como no creo otro lo haya hecho.
Eran los tiempos en que en los cines se podían comer pipas y era entretenimiento usual. Sin embargo, con Cantinflas no lo podías hacer. Era una risa continua y contagiosa que nos hacia perder parte del dialogo.
Siempre, y hasta las últimas cintas, en las que priva más la moralina, a mí me gustarás.

2 comentarios:

Manuel dijo...

Yo soy un seguidor de Mario Moreno; y aficionado al cine antiguo, de hecho tengo varias colecciones antológicas- en VHS- de cantinflas, el Gordo y el Flaco y Harold Lloyd, y no te puedes ni imaginar la de veces que las pongo en casa ya que mis nietos les encanta, y yo disfruto con ellos, como un niño más.
Lo de comer pipas en el cine o tomarte una buena cerveza con unos tomatitos aliñado, por desgracias ya pasó a la historia; jamás olvidaré esas noches en los cines de verano, y esos olores a albero recién mojado y a jazmines, de los que estaban cubiertos los muros. Una gozada.
Saludos.

Alfredo dijo...

Manuel.
Al último cine de verano que fui, fue a uno de Arroyo de la Miel. Alquilamos un piso al que fuimos dos años, por entonces yo tenía la mitad de la edad de ahora y mis hijos no rebasaban los diez.
A mi el Harold, me ponía de los nervios, era más tranquilo el Buster Keaton, pero tengo DVD de todos ellos.
Salu2.