lunes, 19 de abril de 2010

Nombres de la historia (II) Poetas.

Apollinaire, Guillaume.
Nacido en Francia en 1880 y muerto en 1918 con solo 38 años.
En 1909 publicó su primer libro, El encantador en putrefacción, al que siguieron una serie de relatos de contenido fabuloso. Sus libros de poemas El bestiario o el Cortejo de Orfeo y Alcoholes reflejan la influencia del simbolismo. En Los pintores cubistas, hace una defensa encendida del nuevo movimiento como superación del realismo.
Alistado como voluntario al estallar la guerra del 14, fue herido de gravedad en la cabeza en 1916, pero murió dos años después, víctima de la gripe española, cuando aún estaba convaleciente.

Aragón, Luis.

Nacido en Francia en 1897 y muerto en 1982 a los 85 años. Poeta y novelista fue uno de los fundadores del surrealismo. Voluntario en la guerra del 17, conoció a André Breton y a Philippe Soupault con los que se encontró en París en 1919. Con ellos fundó la revista Littérature. El grupo, al que se unen nuevos personajes, funda la revista La révolution surréaliste, que después se convertiría en Le surréalisme au service de la révolution.
Influido por Apollinaire y Lautréamont escribe sus antologías poéticas como Feu de joie, Le mouvement perpétuel, y La grande gaité y prosa como El libertinaje.
Sus obras principales de esta época son El campesino de París y Tratado del estilo. Conoció en París a la escritora rusa Elsa Triolet y la hizo la compañera de su vida, su inspiradora y consejera de su trabajo literario.

Arioste, llamado Ludovico Ariosto.

Nacido en Italia en 1474 y muerto en 1553 vivió por tanto 79 años. Poeta y diplomático cuya obra principal fue Orlando furioso. Ariosto escribió así mismo una colección de elegías, cinco comedias como La cassaria o El nigromante, poemas en latín (Carmina), varios madrigales, canciones y sonetos (Rimas), y siete Sátiras, auténtico documento autobiográfico y social.
Orlando es una continuación del poema épico inacabado Orlando enamorado, del poeta Matteo Maria Boiardo, y trata del amor de Orlando por Angélica, apoyado en las leyendas de Carlomagno y la guerra de los cristianos contra los sarracenos. Obra maestra del Renacimiento, es considerado por muchos críticos como uno de los mejores poemas épicos de todos los tiempos por su dominio técnico del estilo, y que influyó decisivamente en los poetas renacentistas.



No hay comentarios: