martes, 27 de abril de 2010

Trolebús.


Traigo aquí hoy esta palabra que, aunque no está tan fuera de uso como el invento, sin duda llegará a perderse para las generaciones venideras.
El trolebús es un medio de transporte, podríamos decir, híbrido de tranvía y autobús. Funciona por la energía eléctrica que toma al igual que el tranvía, de cables superiores extendidos a lo largo de todo su trayecto, tiene neumáticos de caucho y no necesita vías como el tranvía.
El primero empezó a funcionar en Berlín en 1882 y su uso se fue extendiendo por casi todas las ciudades europeas que superaban los 200.000 habitantes.
En España el primero fue el de Bilbao en 1940 y muchas capitales importantes lo tuvieron. No recuerdo si Oviedo lo tuvo, lo que sí es seguro, que en Gijón se pasó del tranvía al autobús. Recuerdo yo que una villa que siempre fue adelantada con respecto de muchas ciudades; Mieres del Camino, pueblo donde nací, electrificó una línea que iba desde la villa hasta San Andrés de Turón, pasando por Santullano y Figaredo.
Se inauguró el día de San Juan de 1965 frente a la Casa Consistorial. El trolebús fue bendecido por el Arzobispo y en presencia de los vecinos y autoridades civiles y militares. Estaban pintados de azul y con las ventanas y el techo en aluminio. Lo que no sé es cuanto tiempo estuvieron en funcionamiento.

2 comentarios:

Manuel dijo...

Aquí en Sevilla también lo tuvimos, y aprovechaban la red eléctrica de los tranvías, yo los llegué a conocer allá por los sesentas, y recuerdo también de ellos que viajaban con los neumático bajos de presión, porque por su altura, si no era así, no se podía enganchar el trole.
Un abrazo.

Alfredo dijo...

Manuel.
Muy atrás te fuiste Manuel. Hay algún cuento bueno por ahí, estaba empezando en esto y hay bastante morralla.
Salu2.