martes, 4 de mayo de 2010

Banzón.

Esta palabra hace mucho tiempo que no la oigo, tal vez sea por que los chiquillos ya casi no juegan a las canicas. El lugar ideal para el juego de las bolas, canicas o banzones, ya sea al "güa", al "triángulo" o las "carreras", es el que tiene al piso de tierra. Ahora en las ciudades no hay esos sitios, los parques están diseñados para otras cosas y los antiguos juegos se van perdiendo. Con ellos, al igual que con los oficios y tantas cosas, las palabras quedan únicamente para unos pocos y el diccionario.

Es como nuestra perrona y perrina, la perra gorda y la chica, aquellos diez céntimos de aluminio con caballero o, los dos reales con los que aún en mi tiempo se podía comprar algo. Un chicle Bazoka, por ejemplo.

No hay comentarios: