miércoles, 12 de mayo de 2010

Explicacion del cuento (parte segunda)

Ana, la segunda parte de este cuento, no necesita mucha explicación. Te diré no obstante un par de cosas; el pueblo masai, al igual que muchos otros aprende de la tradición oral. En el cuento, un anciano va relatando hechos y leyendas a los niños sentados en derredor suyo. También los mayores escuchan, recuerdan y aprenden. Alguno seguirá los pasos del anciano cuando este falte, pues así se ha venido haciendo desde tiempo inmemorial.

Los ritos que el chaman efectúa, son -salvando las distancia y teniendo en cuenta que esto es un cuento- parecidos en toda centro América. Pueden curar por sugestión males que sin duda son graves para el que los tiene, pero ojo, nada que no esté probado científicamente, se puede creer a pies juntillas.
Por que el cocodrilo tiene la piel aspera y rugosa.

En algunas aldeas de Namibia cuentan que hace mucho, mucho tiempo, el cocodrilo tenía la piel lisa y dorada como si fuera de oro. Dicen que pasaba todo el día debajo del agua, en las aguas embarradas y que sólo salía de ellas durante la noche, y que la luna se reflejaba en su brillante y lisa piel. Todos los otros animales iban a esas horas a beber agua y se quedaban admirados contemplando la hermosa piel dorada del cocodrilo.
El cocodrilo, orgulloso de la admiración que causaba su piel, empezó a salir del agua durante el día para presumir de su piel. Entonces, los demás animales, no sólo iban por la noche a beber agua sino que se acercaban también cuando brillaba el sol para contemplar la piel dorada del cocodrilo.
Pero sucedió, que el sol brillante, poco a poco fue secando la piel del cocodrilo, cubierta de una capa de reluciente barro, y cada día se iba poniendo más fea. Al ver este cambio en su piel, los otros animales iban perdiendo su admiración. Cada día, el cocodrilo tenía su piel más cuarteada hasta que se le quedo como ahora la tiene, cubierta de grandes y duras escamas parduzcas. Finalmente, ante esta transformación, los otros animales no volvieron a beber durante el día y contemplar la antigua hermosa piel dorada del cocodrilo.
El cocodrilo, antes tan orgulloso de su piel dorada, nunca se recuperó de la vergüenza y humillación y desde entonces, cuando otros se le acercan se sumerge rápidamente en el agua, con sólo sus ojos y orificios nasales sobre la superficie del agua.

No hay comentarios: