jueves, 13 de mayo de 2010

Tagarnina.

Cuando yo empecé a fumar con doce años, comprábamos unos cigarrillos teóricamente hechos con tabaco de picadura. Digo teóricamente, pues es sabido que en la postguerra faltos casi de todo, se aprovechaban las colillas para hacer aquellos pitillos. Quien no ha visto alguna película española o italiana, donde niños y viejos andan a la rebusca por las aceras de las plazas de toros o de los estadios de fútbol.
Como en ese tiempo yo era joven, y aún no fumaba, quiero creer que pasados unos pocos años, el tabaco sería ya más o menos bueno, pero de una sola mano.
Aunque la palabra Tagarnina tiene como significado cardillo y cigarro puro malo, los amigos, por deformación, llamábamos a esos pitillos hechos a mano, tagarnillos.
De todas formas, poca gente habrá hoy que utilicen esa palabra para los cigarros.

2 comentarios:

Cani dijo...

"Tiro p'atras la gorra y arrascose.
Pegoi al tagarnín una chupada..."
Asi dice un poema de mi padre; es un placer leerte y revivir cosas que nos van quedando en el desvan de la memoria.
Un abrazo

Alfredo dijo...

Cani.
Ya veo que tu padre es de los que utilizaba la palabra. Lo leeré aunque me cueste trabajo, pues a pesar de ser del cuenca del Caudal, no me crié allí y el bable me cuesta un poco.
Salu2.