jueves, 27 de mayo de 2010

Trucos y chismes.

Revolviendo en el desván encontré esta foto de cuando se rodó Orgullo y Pasión. Esto me da pie para comentar algunos de los trucos utilizados y que pude apreciar.
Por ejemplo: El cañón que tanto esfuerzo costaba mover, lo llevaba enganchado una camioneta en los desplazamientos por la carretera sin gran trabajo.
El mismo camión era el encargado de producir el retroceso cuando disparaba. Amarrado por la cureña con una cuerda, no tenía más que meter la primera y dar un tirón.
Las balas que disparaba, esas grandes bolas, eran de cartón pintado de negro y yo mismo podía levantar un par de ellas sin esfuerzo.
Se excavaron unos pozos en la ladera que sube hasta la muralla, como de un metro de diámetro por medio de profundidad, se colocaba un petardo gordo en el fondo y se cubría con corcho de distinto calibre. Luego se tapaban con ramas y hierba. Los de efectos especiales colocados en sitios estratégicos- una imitación de piedras huecas donde se escondían- detonaban los petardos de los pozos por medio de un teclado. En el montaje de la cinta, se ve disparar los cañones de los franceses desde las almenas y acto seguido el impacto en el suelo. Este impacto deja un cráter al saltar por los aires el corcho y las ramas.
Los americanos querían volar la muralla y reconstruirla después, cosa que no consintieron las autoridades. Entonces se cerró el ángulo que forma la muralla delante de la puerta de la cárcel, con un trozo de muralla postiza de corcho que sería la que el cañón derribaba. Este trozo, de unos treinta metros, era de gran realismo y “daba el pego”.
El asalto se rodó dos veces, ya que en la primera fallaron los petardos colocados por dentro, quedando las piedras en su sitio, los asaltantes que corríamos, un par de miles, los mirones, otro par de miles, los actores y el equipo técnico, con la boca abierta una vez disipado el humo. La segunda toma quedó perfecta en cuanto al derrumbe, no así el asalto en sí, que sabiendo ya lo de los pozos, todos procurábamos esquivarlos corriendo por los laterales en vez de por el centro como en la primera toma. Fácil para el montaje, se corta, se empalma y a otra cosa mariposa.
Sobre los actores hubo distintos chismes, casi lógicos en una ciudad de provincias y además pequeña. Yo oí que a la Sofía no la dejaban dormir en la ciudad por que estaba a punto de ser excomulgada al tener un amante casado. Se referían a Ponti.
De Sinatra se comentaba que andaba taciturno y melancólico por que su ex mujer Ava, andaba por Madrid.
A Gary Grant lo ponían a parir por engreído. Al parecer, decían, que miraba a todo el mundo por encima del hombro, creyéndose superior a aquella chusma.
Ni la mitad de  la mitad me creo yo. Yo solo sé que me pasé unos días bárbaros y eso que estaba en compañía de mi padre. Se cogió las vacaciones para acompañarme por imperativo de mi madre, no fuera a pasarme algo. Además ganamos una pasta.
En la foto nos acompaña una amiga.

No hay comentarios: