miércoles, 9 de junio de 2010

Turistas en España; los Celtas.

Estos turistas llegan a la península con afán de establecerse, en el primer milenio antes de Cristo, ocupando lo que hoy es Galicia, Asturias, Cantabria, Vascongadas, norte de Castilla y buena parte de Portugal.
Parece ser que originariamente procedían de Asia y formaron el tronco del pueblo indogermánico, que se estableció en el occidente de Europa. Se extendieron por las Islas Británicas, el norte de Francia, parte de Suiza y norte de Italia y en el siglo IX a.C invadieron España. Su lengua era indoeuropea, de la cual se conserva escasa literatura. Luego fueron desplazados del centro y norte de Europa, como consecuencia de las llegadas de otros pueblos; los germánicos
Los Celtas construían en torno a la naturaleza y vivían en contacto con ella. Habitaban en poblados situados en montículos de fácil defensa, llamados castros. Su economía era básicamente pastoril y ganadera. Estaban organizados en tribus, clanes y grupos y diferenciados por clases; la sacerdotal o druidas, los nobles, los comerciantes y campesinos.
La falta de un estado celta (primaban más las estructuras tribales y familiares) fue la causa del dominio por parte de los romanos, pero permitió la continuidad de su cultura.
En Asturias se han identificado más de 260 castros entre los que se encuentra el de Coaña, que fue el primero en el que se realizó una excavación arqueológica, y es uno de los mejor conservados.

Este trisquel de la foto de arriba, tallado en madera, está a la puerta de mi casa... por si acaso.

El trisquel es un símbolo formado por tres cuerpos que giran alrededor de un mismo eje, el nombre procede del celta bretón y significa “tres alas”.
Lo encontramos en el arte popular de muchos pueblos sin relación entre sí. Aunque lo calificamos de símbolo celta, se conocen representaciones desde el neolítico y se repite en muchas culturas.
Nosotros lo consideramos como un símbolo de buena suerte, que protege a la persona, animal o cosa que lo porta, contra el mal de ojo y la influencia de demonios o brujas. En Asturias, los trisqueles, tetrasqueles, hexapétalas y otros tipos de rueda solar, suelen tallarse o pintarse en las paredes y puertas de madera de los hórreos para proteger la cosecha que allí se guarda.

No hay comentarios: