viernes, 18 de junio de 2010

Budapest.

De chico era yo forofo del Barcelona. No es que me gustara mucho el fútbol, apenas si vi cuatro o cinco partidos, pero mi madre me llevó al cine a ver una peli de la vida de Ladislao Kubala. Desde entonces ese jugador fue mí ídolo. Por ende, siempre he querido conocer su país del que llegué a tener una colección de sellos. Tal vez el año que viene me dé una vuelta por allí.
He dicho muchas veces que soy un importón, que me gusta conocer gentes, lugares, historias… El lugar del mundo que más me gustaría visitar es sin duda Egipto, de hecho hace dos veranos estaba en marcha el proyecto  para ir con mi hijo. Pero en verano hace calor, yo ando mal de la patata y cogí miedo. Les fastidie el viaje. El segundo es Hungría y este no me lo pienso perder. También quisiera llevar a Méjico a mi mujer y  que su hermana y mi cuñado vengan también. Era deseo de su padre que nació allí el volver y,  nunca lo consiguió. Tal vez alguno de sus descendientes pisen la tierra que él pisó y refresquen la memoria de sus relatos

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Budapest es una ciudad en la que se nota la importancia que tuvo en su momento, por sus grandes edificios y avenidas y el encantador barrio antiguo de Pest, pero aún necesita un buen "lavado de cara" para adecentar sus fachadas.
Un blog muy interesante, un saludo.

Alfredo dijo...

Gracias por dejar tu comentario y por leerme.