viernes, 11 de junio de 2010

Cines clasistas.


Yo soy de los que han ido mucho al cine, pero casi siempre a “butaca de principal”, ósea, a gallinero. Cuando iba al cine Los Campos no se podía pedir una butaca de general; no había. Claro, como antes había sido circo, los asientos eran simplemente una grada semicircular de duro pino. La debían de haber llamado como en los toros; andanada.

He titulado esta entrada como “cines clasistas” y lo digo como muchas otras cosas, en plan ¿chufla?. En fin, a lo que vamos, el cine los campos era clasista, posiblemente sin intención por parte del arquitecto cuando lo construyo, pero clasista. No era suficiente separar a los que podían pagar su butaca de patio o de anfiteatro con barreras, tenían que hacerlos entrar además por otra puerta; la del gallinero.
Más clasista aún era el Hernán Cortés; tenía puerta aparte para los del gallinero y también la taquilla. Creo que el Jovellanos, no lo recuerdo bien, también tenía dos taquillas, aunque se entraba por la misma puerta.
Algunas de las escaleras para acceder al gallinero eran para meter miedo por lo estrechas, empinadas y hasta oscuras, nada que ver con las que partiendo de “jol” subían hasta el “ambigú”.
El la foto del cine los campos se puede ver parcialmente el patio de butacas, uno de los palcos y parte del balconcillo de delantera o anfiteatro. Este día no había cine, parece un espectáculo de flamenco. Lo que resulta incomprensible es como pueden tocar los músicos en ese espacio.

No hay comentarios: