viernes, 18 de junio de 2010

¿Interesante?


Aquí están mi padre y mi nieta, entre los dos hay 83 años de diferencia, en esta foto ella tenía cinco y el viejo 88. La foto supongo que la hice yo, y cada vez que la miro me pregunto… ¿de que es lo que hablan?. Al paisano le gustaba chapurrear en italiano aprendido en la guerra, y no lo hacía mal, por eso, tal vez, ella lo mira con expresión atenta. Sin duda quiere entender, algo le suena, pero no capta las palabras.

Esto me lo he inventado yo, lo más probable es que ella piense ¡qué dice el güelin!. Y que él le esté contando un cuento chino.
La foto está tomada a la salida del bautizo de mi otra nieta Iris.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Es una foto maravillosa por dos motivos: el primero, la espontaneidad de los protagonistas, se nota que los "pillaste" en plena conversación, sin hacer esos "posados" que tan mal quedan a veces.
En segundo lugar, porque expresa muy bien una regla de buena educación que antaño se estilaba mucho, esa que decía algo así como que "hay que escuchar con atención y respeto a las personas mayores". A mí siempre me la recordaron, tanto en el pueblo como en la ciudad: había que escuchar a los ancianos, fuera lo que fuese lo que contaban, porque alguna enseñanza se podría sacar de sus palabras y recuerdos.
Lamentablemente esta costumbre tiende a perderse, me temo.
Un saludo.

Alfredo dijo...

Solo te puedo decir Gracias. Estamos en sintonía.