jueves, 17 de junio de 2010

Tamién yo fui mozu, nietín.



(Nota: Para aclarar alguna palabra de Asturiano, existe un buen traductor "Eslema" que os ayudará si es necesario).
Agora que tamos solos, voy cuntate nietín, dalgo que paez que los mozos nun teneís en cuenta; nosotros, yo, tamién tuve dieciocho añinos. Nun siempre tuve esti decrépitu cuerpu qu'aquí ves, llenu d'artrosis que me fai caminar despacín, encorvau ensin poder soltar el cayau. Cuandu yo tenía la tu edá, esos diecisiete añinos qu'agora recién cumples, medía metru ochenta y trés, tenía el moreno pelo espeso y ensortijao comu'l tuyu y pesaba setenta y cinco kilinos que yeran tou músculu. El bronce'l mio cuerpu adquiríu en branu, nun m'abandonaba pel inviernu pués nun dexaba pasar día en que nun fuera a la playa, si taba bono; bañu seguru, si facía malo; partidín n'arena. ¿Y les moces? Derretíense con sólo mirales con estos güeyos qu'agora ves tres estos gruesos cristales. ¿Sonríeste?. Nun te dé pena, o pienses con indulgencia que toi inventando. Pal amor fui bastante gayu y n'ocasiones... mui románticu. Recuerdo que siendo un mozalbete de trece o catorce años, diba los domingos de tarde colos mios pas a un merenderu qu'había na Guia, y que nomábase'l Jai-Alai. Ellí sentau comiendo la tortiella y los filetes empanaos, vi nuna mesa l'otru llau de la pista baille, una mocina más o menos de la mio edá. Yera morena, pelo llargo qu'ataba so la cabeza con un llazu roxu; vestíu blancu de vuelu y llunares tamién roxos que dexaben ver la puntilla de la enagua, la corta manga con sus torneaos brazos al aire y zapatos de charol negro con calcetín blanco. Nun sé si aquello foi un flechazu, pero lu que sí sé ye qu'en tola tarde nun pude apartar la vista d'ella. Cuandu les parexes salíen a baillar, interponíense ente nosotros y yo llevantabame del bancu diciendo que cansaba de tar sentáu, o que diba orinar sólo por siguir viéndola. Cuandu ya anochecio tornabemos a casa nel tranvía, tuve la suerte de dir sentáu tres ella. El perfume de lavanda envolvióme hasta que la campanilla avisó al condutor qu'había parar na próxima. Esa yera la mio parada, mio má tocóme nel hombru y dixome.. ¿Qué ye, que nun baxes?. Adios al mio sueñu, posiblemente nun-y volvería a ver... y nun había cruciáo ni una pallabra con ella. Nun sabía el so nome, nun sabía ónde vivía, nun sabía más que gustabame. Durante díes y díes sólo piénsé nella, anduve d'un llau pa otru recorriendo tou XiXón nun vanu intentu por ver si l'alcontraba. Esperaba con ansia que llegara'l domingu pa volver al merenderu, pero anque casi tol branu foimos ellí, nun volví vela. ¿Paezte una pijada, verdá?. Pues sinón pasóte tovía... ha pasate, y ya verás comu esi primer amor lu recuerdes comu yo lu recuerdo. Ya sé que nun foi amor nel completu sentíu de la pallabra... que pué ser platónicu... lo que tu quieras, a mí gustame piensar nello comu'l amor primeru d'adolescente y que nun se borra enxamás. Tener tuve muchos y dellos olvidelos, pero voy cuntate comu surdieron ¿qué nun quiés? ¡Vaya hom! ¿Nun sabes aquello de que sabe'l diablu más por vieyu que por diablu? Ya sé que tu vida ties que vivila tú, y que por muncho que te diga, vas facer lo quieras, pero dexa qu'esti vieyu se recree un pocoñín nel pasau, que farde de lu que fui y nun sólo veas los achaques y la teya vana que ya empieza aflorar. Mira, sé que quiés marchar por que temes metame en profundidaes, nun temas que por ehí nun van los tiros. Sólo quiero cuntate de les moces que tuve y verás que siempre foi un caballero con elles a pesar de que dalguna dexela... digamos por incompatibilidá... La primera moza que tuve formal llamabase Mari Carmen; yera rubia y dalgo miope, pero mui guapa y de bona figura. Andábemos la pandilla d'amigos paseando pola cai Corrida comu yera costume arriba y abaxo hasta que llegara l`hora de dir pal cine, cuando un chaval acercase a nosotros y diz-y a ún de los mios amigos; oye, fulano, tú nun vas a escuela a tal sitiu, l`otru contestoy que sí, más esa solamente yera la disculpa pa dici-y a continuación que había un grupu d`amigues que taben deseoses de conocenos. Presentónos y dimos unes vueltes con elles. Durante tres o cuatro domingos, y dalgunos díes por semana salimos xuntos. Cada cual foi arrimándose a la que meyor y venía al talle, y otru tantu ficieron elles de forma que quedamos emparexaos. Yo fícelo con esta Mari Carmen que te dixe, por que-y oí criticar y ríise d`un de nosotros, que a los cuatro díes de conocela ya se-y había declaraó. ¿Asina que riiste del mio amigu, eh?, piensé yo, ¡Pués comu puea vas pagales!. Empecé a camelala y dioseme tan bien qu`al pocu tiempu taba lloca por mí. Nun dibemos al baille por que con dieciseis años nun nos dexaben entrar, pero en Santa Catalina dímonos nuestros primeros besos. Besos inocentes que apenas si rozaben nuestros llabios, pués ni el ún ni l`otru sabiemos de la misa a la media. Cuandu ya la tenía bien namorá, y que facía tolo que yo quería, dixe-y que m`agobiaba, que siempre taba conmigo y que yo necesitaba dalgo de soledá y tranquilidá, que meyor lo dexabamos una temporá. Ella enfadóse y anque tovía anduvo detrás de mí, foi prudente y nun lu demostró. Ansí vengué al mío amigu, o eso foi lu que yo creyí n`aquel entós. Tiempu dempués comprendí qu`había fecho bastante mal y que yera un sinvergüenza, pero eso foi muncho dempués. Lluego conocí una Mari Tere, paez que dabame poles maríes, qu`a los tres meses ya quería que conociese a sos pás. Comu pués comprender, escapé comu ánima que lleva`l diablu, pues barruntaba noviazgu seriu y tal vez a nun muncho tardar casoriu. Nun yera tovía l`hora d´ennoviame en serio, asina qu`al pocu tiempu taba enzarzáu con dos a la vez. Comu ya empezara a trabayar na Fábrica Aceros, decia-yos que taba a turnos y que tocabame un domingu sí y ún non, ansí que repartía. Nun había pelligru pués una yera d`Aboño y l`otra de Xixión. Foi pocu tiempu, pues una d`elles debió enterase y cuandu la fui buscar, embarcóme. Tuve de plantón más de dos hores y nun volvió a apaecer. L`otra empezó por decime que nun podía salir sola y que tenía que dir coles amigues, y comu a mí nunca me gustaron les carabines, nin siquiera les del tiru, dexela en paz. Nun diba dir de pazguatu con tola recua. Ya tenía venti años, seis o siete moces había paseao y siguía tan pez de la vida como al pricipiu. Eso súpelo por que un día que taba nel Parque Japonés y nun rascaba bola, saqué a baillar a última hora a una que paecía veterana y que taba comu yo, in albis, vamos... sin baillar pieza. Díxome que sí, echamos unes piecines y acompañela a casa. Despidiose con un par de besos d`esos que dicen de tornillu y que me dexaron ensín resuellu. ¡Núnca m`había pasáo tal cosa! Taba comenzando a aprender lu que otros guajones comentaben y que nunca catare. Aquella Mari Luz yera tres años más vieya que yo y enseñóme unes cuantes coses, pero por esi motivu, debió piensar que ya tenía drechos adquiríos y podía manejame. Siempre taba... Ponte drechu que te sal joroba... Has cortate el pelo que lu traes muy llargu... Nun bebas tanto que ye malo y gastes les perres... Meyor dexabes de fumarriar... y otres coses pol estilo. Quería que la coyera del brazu comu los vieyos, que nun fuera al chigre a xugar la partía colos amigos... comu ella diba a un taller a coser y nun podía dir a la playa, quería que yo nun fuera... Adios morenina… que te zurzan... si llevamos saliendo cinco o seis meses y yá tas encima de mí comu la nata... ¿qué nun farás cuandu llevemos dos años?. Total por cuatru besinos y un poco de mete-y mano nel portal, nun merez la pena. Volví al baille colos míos amiguinos un domingu equí, otru allá... Yera lo meyor, comu les abexes, de flor en flor pero ensín quedase con nenguna más de lo preciso. Facer lo que se pudiera el mesmu día, y lluegu si te ví nun m`alcuerdo. Pero com l`amor ye mui traicioneru y ataca siempre pola retaguardia... ¡zas! un día voyme yo y saco a baillar a una moza que taba perbien. Yera de pelo castaño, güeyinos negros y sonrientes, unos llabinos pa comelos y una figura fina y nun mui alta petábate garrala ente los brazos y protexela. Sólo faltaba da-y palique por ver si yera tonta o si tenía la voz de flauta, o tartamudiaba, que sé yo, nun lu podía tener too bono... ¡ Teníalo, si, si.. fiyin... teníalo too bono... la voz suavina y melosa, educá, llista... y amás paecía de posibles.... Entamamos a salir aquel branu que ya taba acabando, casi tolos dies y yo taba colau a más nun poder. Ella mantenía les distancies, dexiabase coyer una manina, lluego retirabala... teniame negru y non yera capaz de conseguir lo que coles otres conseguí. Yo decía-y... ¿Qué ye Mari Loli, que nun somos mozos? y ella contestabame que sólo amiguinos y acompañantes ... ¡Cago`n mi mantu! Con ella gaste perres anbute... regalos... taxi pequí y pellá... cine... meriendes... de too y pa ná. Daba igual que me mostrare triste o allegre, afligíu o cantarín, ella yera comu el pescaor de salmón que ta luchando nel ríu... afloxa sedal... tensa sedal... un besín na carina... tate quietín que m`enfado... y asina transcurríen los dies y ya tabemos de nuevo en branu. Pero, hete aquí, como decíen enantes nos cuentos, que vino del pueblu una prima d`un de los míos amigos y que yo en principiu nun tomé en consideración. Más ella si me tomó a mí, y facíase l`alcontradiza pola calle, cuandu tabemos na playa, bañabase xuntu a mí, quitabame el cigarru la boca pa fumalu ella... o bebía la cerveza de la mio botella sólo pa poner los llabios ellí onde yo los ponía, hasta que llegó un momentu en que díxome... ¿tú nun ves que me gustes?. Quedé cola boca abierta ante la osadía d`aquella moza que s`había atrevío decime tal cosa, primeru por decímelo ensín recatu y segundu porque fue delante de la que oficialmente yera novia mía. La Mari Loli picóse cola desvergonzada de la Mari Xose, q`asina nomabase anque paezca cuentu esto de les Maríes, y casi que se llegen a les manes. Anque la primera nun sé que ye lo que defendía. A mí paezme que yera comu`l perru l´hortelanu, que nin comía nin dexaba comer. Pero lo más chistoso foi que tando tola pandilla xuntos na playa un día, vínose pa mí un mozucu que nun tenía cuatro bofetaes, y ensín mediar pallabra arremangome un puñetazu en caretu que m`escoñó la napia. Cayí comu`n sacu patates y llevanteme fechu una furia p`arremanga-y, pero él, que yera yudoka comu llueu supe, volvió a sapiame`n suelu. Los míos amigos trataron d`ayudame, pero él aventólos tamien ensín despeinase. Les muyeres gritaben, yo taba desconcertáu; nun sabía el porque del so actuar y comu coño taba dandome aquella zurra hasta que la Loli pidió-y que me dexara. Resulta qu` aquel enanu matón, foi mozu d`ella y tuvo faciendo la mili en Melilla onde aprendió esi arte tan raru. Cuandu vino llicenciáu y s`enteró de qu` andaba conmigo, buscóme y ensín más averiguaciones, atizóme. Dempués de jura-y y perjura-y, nun por mieu, claro, tantu l` unu como la otra de que sólo yeramos buenos amigos, y que nun pasare ná ente nosotros, vinose a la calma. Arreglaronse les coses ya que dexamos d`andar xuntos, pués a mí se me pasó`l caliente y ella andaba detrás del otru que por tou Xixón presumia de tener cinturón negru, anque yo siempre lu ví de tirantes. Entós ficeme noviu de tu güela, que nun desaprovechó la ocasión, mientres qu` aquellos dos salieron a palos dempués de casaos, nun sé cuantes veces. Ella, que conmigo se las dió de puritana, porque yera demasiao lligera de cascos y él, comu siempre, por demasiau celosu.
Estes fueron comu dixete les novies más sonaes, pués aventures tuve munches. ¡Si nos vieres a los míos amigos y a mí pavoneanos nel Somió Parque, nel Rosales o nel Parque Venecia!... Traíamosles de calle... anque a mi siempre me quedó`l trauma de nun haber andao con una Amparo, con una Xulia o con una Margarita.
Fin

No hay comentarios: