miércoles, 9 de junio de 2010

Turistas en España; los visigodos.

Los visigodos, “godos ilustres” o ”godos del oeste”, fueron la rama occidental de los pueblos godos. Los godos eran una de las muchas tribus del otro lado de la frontera oriental a las que los romanos llamaban bárbaras o germánicas. Transformados en nación, se dividieron en dos facciones: los ostrogodos al Este (entre el Don y el Dniéper) y visigodos al Oeste (entre el Dniéper y el Tisza).
Son de los últimos turistas que vana llegar a España en plan conquista. De ellos nos quedará el apodo "godo" por el que nos conocen en algunos lugares a los peninsulares (por ejemplo en Canarias y algún país de Hispanoamérica).

Requiario sucesor de Requila en la Gallaecia, se aprovecha del movimiento de numerosas bandas de campesinos, colonos, esclavos huidos o indigentes etc. que participaron en una larga serie de rebeliones, para avanzar hacia la zona de Zaragoza y Lérida. Los romanos hubieron de llamar nuevamente a los visigodos que, a través de su rey Teodoríco II, reciben la ayuda precisa para controlar lo que le quedaba de Hispania.
Las tropas visigodas cruzan los Pirineos y en el 456 capturan al rey Requiario, quedando el resto de los suevos en la Gallaecia. El reino suevo se mantuvo independiente hasta el 586 en que la conquistó Leovigildo. El resto de la península pasa a formar parte del Reino visigodo de Tolosa (Toulouse, Francia) y Eurico (466–484) completa la conquista de España.

Con Leovigildo 571-586 se consolida el estado visigodo al que se incorpora el reino suevo, produciendose la unificación territorial de la Península Ibérica y, permitiéndose los matrimonios con los hispanorromanos.

Su sucesor Recaredo 586-601 se convierte al catolicismo (eran arrianos) y bajo su reinado tiene lugar el III Concilio de Toledo, que trae la unificación religiosa. Se abandonó el arrianismo y el reino se convirtió oficialmente al catolicismo.

El rey Recesvinto 653-672 impuso hacia 654 la ley visigótica el Liber Iudiciorum común a ambos súbditos godos y romanos, que hasta entonces habían vivido bajo diferentes códigos legales. Los Concilios de Toledo se convirtieron en la fuerza principal del estado visigodo, como consecuencia del debilitamiento de la monarquía.

El rey Wamba, 672-680 sucesor de Recesvinto, combatía a los vascones en el norte de la Península cuando surgió una nueva rebelión en la Septimania y aunque consiguió apaciguarla, fue depuesto en extrañas circunstancias. Las contiendas se generalizaron durante los reinados de Égica 687-702 y Witiza. 702-710.

Tras la muerte del rey Witiza, los nobles y obispos de la península eligen por rey a Roderico (don Rodrigo), duque de la Bética. Los hijos de Witiza querían por rey a Aquila, duque de la Tarraconense, por lo que pactan con los árabes a través de Don Julián, conde de Ceuta.

Rodrigo, (710-711) alcanzó el trono, pero sus rivales de la Tarraconense se aliaron con el líder musulmán Táriq Ibn Ziyad, que vence a Rodrigo (711) en la Batalla de Guadalete, e inicia la conquista del reino.

No hay comentarios: