jueves, 15 de julio de 2010

El Amor. (4)

¿Te das cuenta de que aún no sé tu nombre?

- Me llamo Roberto, en casa me llaman Rober y los amigos Berto.

- ¿Te gusta la playa? Preguntó mientras acariciaba el pelo de mi nuca.

- Me gusta el mar. Voy a nadar todos los días una hora, aún en invierno.

- Pues vayamos a un sitio desde donde se ve mucho, mucho mar.

Dejamos las bebidas apenas sin probar y cogidos por la cintura como cualesquiera enamorados, subimos a la moto.

Me llevó a Perlora, algo más allá del bar la Cabaña. Allí donde tres arbolillos luchan por medrar frente al aire del Cantábrico.
Del cofre delantero sacó una bolsa de red e introdujo un envoltorio que estaba en el fondo. A todas luces era una manta de viaje, pero cuando hubimos elegido el sitio, descubrí lo que en su interior había; un termo, una petaca para licor y una pequeña fiambrera con unos emparedados. La ayude a tender la manta y nos tumbamos sobre ella. Ambos sabíamos lo que iba a suceder, ambos lo deseábamos…

- Te he traído mosto bien frío y en la petaca tienes ginebra para echar unas gotas. ¿No es así como te gusta?

- Es que nunca sé que tomar. La ginebra es para matar algo el dulzor. Yo no suelo beber alcohol.
- Acércate parco Roberto, que quiero sentir el latido de tu corazón. Méceme en esos brazos tuyos poderosos y estrújame contra tu pecho.

El sitio solitario, el panorama inmenso, la brisa del mar de frente, el sol de soslayo, el abrazo tierno, los besos ardientes. Me hizo el amor despacito, temblando cual hoja mecida por leve aura. Tal pareciera que era ella, y no yo, el primerizo, el novicio, el virgen… Y mientras susurraba…

- Quedémonos aquí para siempre, vivamos de nuestros besos, olvidémonos del mundo, yo te daré todo el amor que nunca di, el que nunca tuve, el que nunca tendré… si no es junto a ti.

Continuara… tal vez

2 comentarios:

vazquez74 dijo...

Desde luego es un lugar inmejorable para vivir una experiencia tan agradable. Me gusta especialmente esa frase "Acércate parco Roberto, que quiero sentir el latido de tu corazón. Méceme en esos brazos tuyos poderosos y estrújame contra tu pecho". Es muy hermosa (la protagonista, intuyo, y sus palabras).
Saludos.

Alfredo dijo...

Vázquez, gracias por el comentario. No sé si te habrás fijado, pero el cuento ya lleva cuatro entradas anteriores. Comienza con Tal vez, le siguen Mi cita, una explicación de los personajes; Tal vez continuará, Mi primer beso y esta última, El amor. Mañana pondré otra.
Ya veré si aceptaste mi idea respecto de tu cuento.
Salu2