martes, 27 de julio de 2010

El rey del tango.

Que nadie piense al leer el título que voy a hablar de Argentina. Voy a hablar de la palabra "Tangar".

tangar.
1. tr. coloq. Engañar, estafar.

Esta mañana tras limpiar la alberca, me dediqué por un rato a colocar unas baldosas. A la una estaba cansado ya y decidí dejarlo. Apenas me había sentado a beber un par de vasos de agua, cuando sonó el teléfono.

- Oye tío, que están aquí cortando los árboles y tengo miedo que les pase algo. Necesito que vengas y lo mires tú, por si acaso.

Ya me tangó. Era mi concuño, ladino él donde los haya, que te hace sentir importante a fin de conseguir lo que persigue. Metí la sierra en el coche y fui para su finca, total; un par de horas de tronzar ramas. Eso sí, me invitaron a comer, el problema fue que se acabó el gas.

A esta palabra yo le doy un sentido más… consentido, es decir; el que tanga lo hace de forma que “el tangado“ sabe de sobra que lo es, y por tanto no hay engaño o estafa en el sentido que parece transmitir el diccionario.

6 comentarios:

vazquez74 dijo...

A eso lo llamo yo "traer una embajada", como cuando alguien llega con un chollo: "¿qué embajada me traes?"
Pero al final siempre te toca "pringar".
Saludos.

Alfredo dijo...

Vázquez, la computadora -como dicen los americanos- que tengo no camina tan aprisa como tú.
En un momento has dicho, chollo, pringar y embajada, tres palabras de condenación. Para el que las tiene que soportar.
Salu2.

vazquez74 dijo...

Por un momento había olvidado tu férrea labor de crítico y juez de palabras prescindibles. Confío en tu benevolencia y te pido mil perdones.

Alfredo dijo...

Váquez, no es una critica, he querido decir que para el que soporta los chollos, las embajadas y los pringues es una condenación. Vamos, que te toman por el tonto del pueblo, más o menos.
Disculpa mi falta de expresividad.

lemaki dijo...

He encontrado otra acepción coloquial:
Escaquearse,evitar una responsabilidad o trabajo. Que tampoco es tu caso... pero sí es cierto, que algunas personas ejercen un extraño poder sobre nosotros, consiguiendo algo extra. Yo sin embargo, me quedo en la puerta y no suelo pedir demasiado, creo...
Interesante reflexión.

Saludos.

Alfredo dijo...

lemaki:
En este país el arte del escaque es eso, un arte, y muchos son los que lo practican. Algunos nos caen simpáticos y a otros los llegamos a odiar. Entiendo que cada cual ha de mover sus piezas según convenga, al final, el cara, el vago, el aprovechado, pagará su culpa y será señalado con el dedo.