miércoles, 7 de julio de 2010

Carreteros de Fabrica de Mieres.

En esta foto, se aprecia en primer plano un paisano con una yunta de bueyes.

No tengo ninguna foto de mis abuelos maternos, y mucho menos de mis bisabuelos. Mi madre me contaba, que su abuelo era el encargado de los bueyes de Fábrica de Mieres, y hasta tal punto quería a sus animales, que cuando murió mi bisabuela, Leonardo, que así se llamaba él, se quedó a vivir en un chamizo junto a la cuadra de los bueyes. ¿Quién me dice a mí, que este paisano no sea él?

Tengo entendido –encuentro poca documentación- que los acarreos de materiales, incluso de mineral o caliza, se hacía con carros de bueyes, pertenecientes en un principio a los aldeanos de las proximidades. Mas tarde, la fabrica debió de adquirir sus propios animales y tenerlos estabulados en sus dependencias. Esta suposición mía es consecuencia: 1º, de que no creo Leonardo tuviera bueyes. La tierra que él tenía, y aún tenemos sus descendientes, está en la Rebollada, concretamente en el pueblo de Copian, donde difícilmente se puede trabajar con animales dado lo empinado del terreno.

2º, Los carreteros de 1870 tenían trabajo de sobra; en el 71 se tuvo que parar un horno alto por que necesitaban una media de doscientos carros diarios y no se podían conseguir por estabar ocupados con la construcción del ferrocarril León Gijón.

Respecto de la mina de Corujas donde decía que mi abuelo trabajó, he encontrado un par de fotos del transversal de primeros y algo de los Cuarteles donde vivían los obreros. Al parecer debieron tener su importancia, o al menos así se desprende de lo que escribe Ricardo Becerro de Bengoa, Cronista de Vitoria, Catedrático de Física y Química, Académico correspondiente de la Historia. En el libro "Caminos de Hierro de León, Asturias y Galicia - De Palencia a Oviedo y Gijón, Langreo, Trubia y Caldas".
Palencia, 1884, Alonso y Z. Menendez, Editores, D. Sancho, 13.

“SANTULLANO: kil. 118, á 270 metros sobre el nivel del mar. Lugar con 280 habitantes, situado también sobre la carretera general y al que han dado movimiento é importancia las minas de los alrededores. Pertenece con los inmediatos de Cortina, Peñuli, Santa Marina y Vega la Fonte á la parroquia de Fiqueredo. A la izquierda tocamos en las laderas de la Sierra de Gallegos, de la parroquia así llamada, y poco más adelante viene de una barrancada el río Cuna, á cuya parroquia pertenece el pueblecito de El Pedroso, que queda inmediato á la izquierda de la vía. Al otro lado del río destácase en una eminencia un extenso edificio moderno, bien blanqueado: es el cuartel de obreros de la mina Corujas perteneciente á la fábrica de Mieres. El tranvía, que contorneando la carretera se ve sin cesar al lado de la vía, es el que sirve para el transporte de los carbones desde aquel criadero a este gran centro industrial. Frente á unos islotes del río Caudal queda a la izquierda el barrio de El Requejado y nos encontramos ya dentro del precioso valle de Mieres, cuya población dilatada en extensa línea se distingue al otro lado de la vega, al pié de las alturas. El valle de Lena es de suyo pintoresco y agradable; pero este de Mieres que le sigue aparece más amplio, más frondoso y más lleno de vida. Su contemplación en los días serenos, encanta al viajero, que comprende con cuánto motivo muchos asturianos suponen que éste es uno de los paisajes más bellos del Principado, que compite en atractivos con los que se extienden en las cercanías de Pravia ó en las asperezas de Covadonga”.

Mi abuelo Amador y sus hijos, vivían en la casa del ingeniero, que quiso mejor vivir en Mieres. Allí según contaba mi padre, se alumbraban con velas. Amador nació en Ujo en 1887 y mi padre en Mieres en el 17.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

El paisano de los bueyes, que eran suyos, se llamaba Ramón d'Andrés y era natural de Aguilar, El Padrún.
Yo soy nieto suyo y bajé muchas veces con él a echarles de comer a una cuadra que tenía en el Caño de la Salud.
Trabajó en Fábrica de Mieres desde 1901 a 1959

Alfredo dijo...

Anónimo.
Anónimo amigo: No sabes la alegría que me ha dado tu comentario. Tu abuelo era mucho más joven que mi bisabuelo, pero no me cabe duda que conocería, al igual que tú a mis parientes de Aguilar. En cuanto tenga algo de tiempo voy escanear unas fotos y subirlas por si quieres confirmarlo.
Gracias.

Anónimo dijo...

soynieto de ramón el lampiustero que le faltaba una pierna fallecio en 1981 con 77 años

Alfredo dijo...

Anónimo nieto del lampistero: Mi padre me hablaba de cómo siendo él un niño, el lampistero de Corujas le regalaba las lámparas estropeadas para que se entretuviera. Posiblemente fuera tu abuelo. Mi abuelo y la familia bajaron para la casa que tenían en Santullano hacia 1925, allí tenían el bar Caudal. hoy Cabrales, detrás de la estación.
Tal vez ya no leas esto, hace tiempo que no entro en el blog, pero me gustaría saber fechas para ver si hay coincidencia.
De todas formas, muy agradecido por el comentario.
Salu2.

elsa maria ancaruiz dijo...

Buscando sobre la mina de Corujas me encuentro con este blog - Mi marido es nieto de Agustín (Agosto)BLANCO FERNÁNDEZ, nacido en Ubriendes en 1868 y que relata en una revista de las fiestas de Ujo de 1952 "a los doce años fui a trabajar a la mina. Diba y venía todos los días de Ubriendes a Les Coruxes, de Fábrica Mieres, en donde ganaba tres riales por tirarme de mina la friolera de diez a doce horas diaries...."

Alfredo dijo...

Amiga Elsa:
Tengo un libro; "Gente de mi Pueblo" (Cartas y Conversaciones) de Luis Fernández Cabeza, de donde se pueden extraer muchas cosas interesantes. En una de esas conversaciones, mi abuelo le cuenta entre otras cosas, que en esa mina trabajaba gente de Rozadas, Brañocedo, Vegalafonte, Cuna, o La Raíz. "Hombres muy fuertes, muy honrados y competentes encariñados con su trabajo". Dice, que algunos iban a trabajar a veces en domingo y festivos sin cobrar nada para dejar bien preparada la labor del día siguiente, y con relación a los "guajes", que era difícil encontrarlos, pues al faltar los mayores, ellos atendían la casa y la hacienda.
Me alegra que dejaras tu comentario, y me hubiera gustado que te extendieras algo más sobre lo que el abuelo le contaba a tu marido. Muchas gracias.