jueves, 12 de agosto de 2010

Una tarde.

Una tarde quise escribir un poema
sin tener mucha idea de la rima
míralo pues con indulgencia plena
y entresaca la paja de la harina.

Quiero con esto decir,
que en todo hay algo bueno y malo
y que sólo tú podrás discernir
cual es lo más acertado.

Escucha a los mayores, ya sabes...
“del viejo, el consejo”
luego actúa según tu conciencia
mírate muy dentro, para verte en el espejo
que toda alma es
y deja aflorar la esencia
de todo tu ser.

Si de los demás quieres ganar el corazón
nunca, por ningún motivo o razón
pierdas la fe, el ánimo y la sonrisa.
alentarles en las horas bajas será la premisa
procura escuchar a todos
dar ánimos, y las cosas hacer sencillas
quitar hierro y eliminar rencillas
siempre con las mejores maneras y los mejores modos
pues todos necesitamos, sentirnos; personas.

Procura no buscar pelea
aunque los motivos no te falten
y pierde, si es necesario, de tu derecho
ya cuando las cosas se calmen
apreciaran tan honesto gesto
y nadie te podrá llamar, cobarde.

Nada más por hoy te digo
recuerda, en mi tienes un amigo.

4 comentarios:

vazquez74 dijo...

Un estupendo mapa para alcanzar el mejor puerto en esta compleja singladura que es la vida.
Saludos.

Alfredo dijo...

Gracias por tus comentarios.
Salu2.

lemaki dijo...

Un buen poema para tener de cabecera y acudir a él, todos los días unos segundos.

Me ha gustado mucho, sí señor. También se te da bien el verso...

saludos.

Alfredo dijo...

Gracia que tú me haces, porque no tengo ni idea.
Salu2.