miércoles, 4 de agosto de 2010

Volveré mañana.

Este bonito poema que os dejo hoy, es de un poeta boliviano: José María Garabito. Diversos artistas lo han reflejado en canciones mas o menos acordes con el texto: Luis Aguilar, Javier Solís, David Zaizar… con el título “el adiós del soldado”. Si queréis escuchar otras versiones, buscad en Ares. A mi me gusta mucho la versión del "trio calaveras". La música de la versión de Lucha Villa es buena, aunque yo le achaco su voz un tanto desgarrada.  Pongo la de Vicente Fernández y Felipe Arriaga que encontre en Goear.
Se suele cantar mucho en Asturias en coro, pero no he encontrado mas que a los anteriores.

Volveré mañana.

 
¡Adiós!, ¡adiós! Lucero de mis noches,
dijo un soldado al pie de una ventana,
¡me voy!... Pero no llores, alma mía,
que volveré mañana.
Ya se asoma la estrella de la aurora,
ya se divisa en el oriente el alba,
y en mi cuartel tambores y cornetas
están tocando a diana.

Horas después, cuando la negra noche
cubrió de luto el campo de batalla,
a la luz del vivac, pálida y triste,
un joven expiraba.
Alguna cosa de ella el centinela,
al mirarlo morir , dijo en voz baja…;
alzó luego el fusil, bajó los ojos
y se enjugó dos lágrimas.

Hoy cuentan por doquier gentes medrosas
que, cuando asoma en el oriente el alba
y en el cuartel tambores y cornetas
están tocando diana…,
se ve vagar la misteriosa sombra
que se detiene al pie de una ventana
y murmura: No llores, alma mía,
que volveré mañana.

No hay comentarios: