sábado, 11 de septiembre de 2010

El origen de los apellidos.

Viene de antiguo, sobre todo en los pueblos, que a algunas personas se las conozca mas por su mote, que por el apellido. A mi abuelo materno, del que casi nunca hablo ya que no lo conocí, lo llamaban "el Gurrión" y su familia siempre fue la de los gurriones. Mis abuelos habían tenido tres hijos, Pilar, Soledad, mi madre y Manuel, más conocido por "Lin el gurrión". La última en fallecer fue mi tía Pilar. Ese día, un paisano al salir del funeral dijo... "se acabaron los gurriones" y tenía toda la razón. Pilar y Manuel murieron sin descendencia y, la de mi madre, ya no éramos, no pertenecíamos a esa familia, pertenecíamos a la de mi padre, mi abuelo etc. que no tenían mote.

Hasta 1501 las personas se identificaban con su nombre y un apellido o mote que reflejaba el lugar de procedencia, el oficio o alguna característica significativa de la persona. Así, un ciudadano podía ser conocido como "Pedro el Ferreru" y uno de sus hijos como "Juan el Largo". Es decir; miembros de una misma familia, con diferente "apellido".
Fue el cardenal Cisneros quien dado el caos administrativo para poder identificar a las personas por familias, instituyó la obligatoriedad de la identificación personal con un apellido fijo. A partir de esta ordenanza de Cisneros, el apellido del padre quedaba "fijado" y pasaría a ser el de todos sus descendientes. Si embargo los motes han llegado hasta nuestros días, aunque ahora simplemente sean tomados por algunos como un oprobio.

Los futbolistas es posible que se lleven la palma en cuanto a motes: Messi; La pulga. Verón; La bruja. Torres; El niño. Maradona; El pelusa

Naomi Campbell; La diosa de ébano. Tom Jones; El tigre. Lola Flores; La faraona. También estaba El puma, que ni siquiera recuerdo como se llama.

Hay un par de ellos graciosos, el de Robert De Niro al que llaman Bobby Milk por ser muy blanco, y Sorsevino, al parecer aplicado a una que entró en el convento, pero... se vino.

6 comentarios:

rubo dijo...

Es curioso, yo tengo como cuarto apellido por parte materna (otra vez) el común "Álvarez". Investigando en los archivos parroquiales descubrí que mi tatarabuelo se apellidaba realmente "Alvarez Cienfuegos", aludiendo a la parroquia origen de la familia. Seguramente por aquello de simplificar en el Registro Civil los apellidos, mi pariente renunció a la segunda parte del "Álvarez" y así quedó corriente y moliente.
El tema de los apellidos es interesantísimo, antiguamente, y aún hoy, podías averiguar el lugar de origen de una persona por su nombre familiar. No es muy raro suponer que un "Rubiera", por decir algo, sea de Gijón, y seguramente de la parte de Santurio o de Ceares.
Saludos y buen fin de semana.

Alfredo dijo...

De mis tatarabuelos por parte de padre solamente conozco el primer apellido: Francisco Álvarez y Bernarda (Ramona) Palacios. Por parte de madre el de los bisabuelos; Manuel García Vallina y Balbina Roza Álvarez.
Siempre hemos presumido en casa de tener apellidos asturianos de antiguo, pero por tú culpa, rubo, estoy poniendo en duda tal cosa. Ese Vallina y ese Roza me escaman.
Salu2.

rubo dijo...

No, pues Vallina y Roza son muy asturianos, o sea que estate tranquilo, no has perdido el "RH" astur, jajaja.
Bueno, para darte envidia te diré que otros apellidos que tengo en el ADN personal son Miranda, Prieto y Prada, fíjate que pedigree tan astur tengo.
De todas formas siempre he creído más en el mérito personal que en los "laureles" que pueda otorgar un apellido, basta ver la de "ilustres" venidos a menos que pululan por ahí.
Un saludo.

lemaki dijo...

Es cierto, los apodos eran modos de dirigirse y diferenciar a los vecinas del pueblo o barrio. A mi abuelo paterno y su familia le llamaban "El serraó" (provenian de un pueblo de Extremadura, que hace frontera con Portugal...). Porque mi bisabuelo o padre de mi bisabuelo, ya no estoy segura, trabajó en un aserradero a principios de siglo XX. De ahí que a mi padre, cuanda va de visita al pueblo aún le llamen El serrao (los extremeños nos comemos muchas consonantes e incluso, sílabas...).

Buena historia sobre apodos de famosos.

saludos.

Alfredo dijo...

Los míos son más vulgares, aparte del Álvarez, hay Alonso, todos de la zona de Mieres, los Sánchez y González de la zona de Trubia y los ya mencionados Roza y Vallina que yo creí entender eran castellanos, de la zona de Pola de Siero.
salu2.

Alfredo dijo...

lemaki
Es una pena que se pierdan los motes, siempre que no sean ofensivos. ¿No te causa un poco de orgullo el ver que lo reconocen por el mote? Yo creo que si.
Salu2.