jueves, 14 de octubre de 2010

El gato escaldado, no siempre del agua fría huye.

Hace años nos pasamos unas vacaciones en Málaga, concretamente en Arroyo de la Miel. Alquilamos por un mes un piso en una urbanización con piscina y, como nunca nos ha gustado demasiado estar anclados en un sitio, recorrimos gran parte de Andalucía. Eran excursiones de esas de mañana a tarde, de las que volvíamos rendidos por el calor. Entonces, traje de baño y al agua.

Un día, el hijo pequeño del portero que contaría tres  o cuatro años, se vino corriendo y se lanzó al agua. Emergió un momento, para hundirse de nuevo mientras braceaba sin ton ni son. Pasado un tiempo indefinido en su duración, comprendí que no tenía ni idea del arte natatorio y que se estaba ahogando. Allí, entre tanta gente, nadie se percató. En tres brazadas me llegue hasta él y asiéndole por una pierna, lo levanté en el aire gracias a que en aquel lugar podía yo hacer pié. Fue entonces, al verme con el niño asido por el tobillo y cabeza abajo, cuando su padre y sus hermanillos se dieron cuenta de lo que sucedía.

Tras el susto, pensé que el crío no volvería a probar el agua en su vida. Estaba equivocado, al año siguiente volvimos y el portero, que no se cansaba de darme las gracias por lo del año anterior, me dijo; "ahí lo tiene" señalando un escuincle que en la piscina nadaba como un pez.

6 comentarios:

rubo dijo...

Los críos son testarudos, pero no hay nada mejor que afrontar un peligro para aprender a superarlo.
Sospecho que en tu periplo por Andalucía, si llegaste a Cazorla, tuviste conocimiento del uso de la palabra "bordonero" por los lugareños... Jajaja no es por ser pesado, solo quería "picarte" un poco.
Un saludo.

Alfredo dijo...

No creo haber estado en Cazorla posiblemente lo más cerca fue Bailen de paso para Córdoba y por el sur de Málaga a Almería. Pero de eso hace...
Salu2.

lemaki dijo...

No solo les pasa a los niños también a los adultos, cuantos adultos que dejan de fumar, se vuelven a colgarse del cigarrillo en la boca o mejor otro ejemplo más ilustrativo: cuantas veces me presenté a la dichosa oposición para terminar aprobándola (a dios y a mi, gracias)??? solo o nada más y nada menos que ocho convocatorias... para que veas Alfredo, el gato escaldado no siempre del agua fría huye.

saludos (buena historia).

Alfredo dijo...

lemaki.
(Disculpa tonta) Los adultos -y no tanto- nos enganchamos al tabaco por culpa de las tabaqueras que añaden una droga llamada "vicioestupidina". La suelen mezclar con "nomeimportaeldineroquegasto", con "mecamalosnervios" y "fardadeabute". Te lo digo yo que lo he retomado por dos veces.
En cuanto a lo de las oposiciones, mi enhorabuena; el garbanzo hay que ganarlo aunque para ello haya que penar previamente. Nada es regalado, a más esfuerzo, mayor autoestima.
Salu2.

lemaki dijo...

sin duda, excusa muy débil y sin argumento... además nos enganchamos a los que nos hace sentir más relajados, mejor en un determinado momento.

saludos.

Alfredo dijo...

Que la disculpa es tonta y débil, ya lo sé. Debía de haberlo escrito con mayúsculas. Pero alguna tenemos que dar los que no somos capaces de dejar el vicio.
Salu2.