lunes, 4 de octubre de 2010

El pescador y una noche de verano.


Hacía dos años más o menos que no iba a pescar, desde que el traumatólogo me lo prohibió por un pinzamiento. Tampoco es que sea gran aficionado, pero en esta vida no puede uno "arrutinarse". Perdón por la palabra, aunque supongo que no está mal dicha; arrutinar = Convertir en rutina lo que se acostumbra o repite. Yo me estaba arrutinando. Así que ante el ofrecimiento que me hicieron, no me pude negar; llevo todas las tardes de esta semana aspirando la brisa del Cantábrico. Pescar, lo que se dice pescar, pues bueno, no mucho. ¡Jo! parezco un pescador profesional; ¡nada de nada!, esa es la verdad. Cuatro bogas mal contadas, de esas que dicen que no las quieren ni los gatos y que se van para las gaviotas, y una chopa que me comí a medio día. Muy rica.

Recuerdo una anécdota de cuando mi padre iba a pescar al puerto del Musel - estaba lleno de gente al chicharrin y al pancho - como no tenía cebo, cogió un trozo de pimiento de esos rojos y se fue para allá. Eligió sitio, armó la caña y puso de cebo un trocito del pimiento. Los que a los lados estaban, le miraron entre extrañados y expectantes y, como quiera que lógicamente no hacía sino remojar el pimiento, le dijeron: ¿que cree que va pescar con eso, paisano? Sin pedirlo consiguió lo que se proponía, le dieron cebo y se trajo el caldero lleno de chicharros. Y es que muchas veces hay que pasar por tonto para conseguir el fin que se pretende.

Esta guasa, no siempre sale bien, aunque es mejor que pasarse de listo. Os contaré otra a fuer de ser pesado. Tendría mi hermano diez y seis años y aquella noche se celebraba la elección de Miss Calzada. Como sus amigos no le vinieron a buscar a casa - cosa que tenían por costumbre - mi madre no le dejaba ir a la verbena sin dar más explicación de "porque no". Tras mucho insistir y cansado ya mi padre de oír la monserga dijo; Yo te acompaño. El cielo abierto y la vieja que cede.

Cuando se acercan a la taquilla y mi padre ve que la entrada cuesta, no sé, digamos cinco duros, el viejo piensa que diez pavos son muchos pavos. Así que le dice; "quieto parao, que lo hago yo más barato". Se van hacia el portero que les pide la entrada y él, llevándose la mano a la solapa de la chaqueta, le dice; " hijo del cuerpo" (mediados de los sesenta). Aquel hombre se acojona creyendo que esta ante un gerifalte de la guardia civil y franquea la entrada. Más la lengua nos pierde a veces, no habían dado cuatro pasos cundo mi padre dijo... "del cuerpo de mi madre". El portero tenía oreja fina y lo oyó, salió como una bala y agarrando a padre e hijo por el brazo, los puso de patitas en la calle. "Ahora ni sin entrada, ni con ella".

Yo lo pasé bien en aquella pista de verano, la que resulto elegida Miss, era amiga mía.

8 comentarios:

rubo dijo...

Unas anécdotas muy divertidas.
En cuanto al tema del "bordonero", te dejo un enlace donde se justifica, de alguna manera, el sentido que le quise dar a la palabra: http://indormas.bitacoras.com/archivos/2005/05/03/bordonero
Ya ves que vuelvo "guerrero" de las vacaciones, jajaja.
Un saludo cordial.

Alfredo dijo...

rubo.
rubo.
Me alegro de tu vuelta y de que vengas en plan guerrero. He buscado en el enlace que me dices y ya he visto lo que en Cazorla se entiende por bordonero. Tienes razón pero... bastante rebuscado pillin. Aunque de eso se trata ¿no?.
Salu2.

rubo dijo...

Haces bien en no capitular ante mi argumento, pero recuerda que mi opinión está avalada por mucha gente... nada menos que toda la población de Cazorla... Eso es demasiado, hasta para un recio paisano de Mieres como el autor de "Érase una vez quizá", jejeje.
Mi mujer te daría la razón en lo de rebuscado; como buen Piscis...
Próximamente seguiremos dando la lata.

lemaki dijo...

A estas horas dudo de cual de las dos estrategias es la más beneficiosa... la mía suele ser la primera. Cuando era más joven porque realmente no sabía y ahora (más, je,je, mayor, sé que es una incongruencia no se es más mayor, es solo mayor),con el paso de los años descubres que ir de listo te cierra las puertas mucho antes que si vas de tonto. Por tanto, no sé cual de las dos maniobras resulta más oportuna.

saludos. Me ha gustado mucho tu historia.

Alfredo dijo...

rubo.
He mirado el censo de Cazorla, más o menos como el de Candás. También he rebuscado por el resto de la península y no he encontrado nada. Así que, suponiendo que todos los habitantes de Cazorla apliquen la palabra bordonero como tragaldabas, representan el 0.016% de la población. No tengo más remedio que quitarte por tanto, y siendo generoso, el 90% de la razón que te dí.
No entiendo nada de los signos zodiacales, se que el mío es Libra, por eso tal vez ande sopesando las cosas en demasía.
Salu2.

Alfredo dijo...

lemaki.
Entiendo que las estrategias hay que aplicarlas siempre del modo más conveniente en cada momento. Es posible que para resolver el mismo caso, unas veces haya que emplear un método y en otras el contrario. Lo más sensato creo que es aplicar la lógica y el sentido común, lo natural es ser uno mismo... siempre que la vida no te vaya en ello.
Salu2.

rubo dijo...

Alfredo,
¿Qué porcentaje de la población total representan los miembros de la Real Academia? Supongo que bastante menos que ese 0,016%.
Recuerda que en el Diccionario no están todas las que son.
Y no terminaré sin reconocer sinceramente tu profunda capacidad dialéctica, debes ser un adversario formidable de cara a un debate.
Saludos.

Alfredo dijo...

rubo
Te daré la razón al ciento por ciento en la primera parte del comentario. No tengo más remedio. En cuanto a lo de la capacidad dialéctica, siento desilusionarte, me suelo poner nervioso y "tartajeante". Con las paginas en blanco, me atrevo un poco más.
Salu2.