viernes, 22 de octubre de 2010

Yo, el iluso.

hostal-parador-san-marcos2

Iluso;
1. adj. Engañado, seducido.
2. adj. Propenso a ilusionarse, soñador.

No, no voy a comentar esta palabra, que ni está fuera de uso, ni es desconocida.
Me quiero referir con ella, a lo que en realidad soy; un engañado y seducido por mi propia idea, por la idea que en mi mente se forjó con relación a la búsqueda del hospital de peregrinos del pueblo de mi madre; Copián.
Pensaba yo, que aunque datara de 1222 algún resto había de quedar, y repasaba mentalmente todas las edificaciones hoy en pie, los muros derruidos o cualquier otro indicio de su pasado. Alguien dirá; ¿después de ochocientos años, vienes a buscar un edificio?. No por eso me creo un iluso, podría responder que hay cantidad de ellos con tanta antigüedad. La ilusión nació de pensar en "hospital de peregrinos" como algo grande, voluminoso, y que debía permanecer en pie durante muchos años, aunque con el tiempo se hubiera dedicado a otra cosa. (San Marcos de León)


Me caí del guindo cuando volví a repasar libros ya leídos- y por ende olvidados- y encontré el porque de no encontrar lo que era imposible.
Si examináis las fotos que tomado del "blog del mierense", podréis ver el tipo de edificaciones que hay en la actualidad. Una de las casas aún es de la familia, junto con unas huertas en la ladera del monte. La casa a la que me refiero, ya era vieja - o antigua si se prefiere - en tiempo de mi bisabuelo Leonardo, más o menos hace 150 años y las demás, por un estilo. ¡Como serían en el año 1200!.



En mayo de 1227, doña Velasquita Giráldez, dama ovetense hizo una donación a la Cofradía de los Alfayates o Xastres de Oviedo, otorgando un hospital para el que ella había comprado - la tercera parte de una casa y un solar y un huerto anejo a la casa- para atender a los pobres y peregrinos. Visto el inmueble y el ajuar con que estaba dotado “diez lechos con sus alcózares, seis cabezales de buena pluma, e once mantas e dos colchas”, todo ello en Oviedo, capital del reino asturiano hasta el 925, se puede suponer como sería el hospital de peregrinos de Copián. Un pueblo que no llega a la veintena de casas y apenas dos docenas de vecinos.
 ¡Como para encontrar una piedra siquiera!

2 comentarios:

rubo dijo...

Igual hasta una casa de esas era el hospital.
Mi abuela siempre contaba que en el solar de nuestra casa, antes del incendio que asoló el pueblo en 1899, había... ¡tres casas distintas! (Una de ellas en lo que hoy es una corripa). Mi bisabuelo las compró y unificó el solar. A veces se sorprende uno pensando dónde vivía la gente antaño.
Buenas noches.

Alfredo dijo...

rubo.
En la casa que nació mi madre vivían mis abuelos con tres hijos, dos hembras y un varón. Mide no mas de 30m2; la cocina y dos habitaciones, abajo, la cuadra. El agua corriente, no puedo recordar con precisión, pero tengo información, llegó sobre los años sesenta. Primero se iba a la fuente que había frente a casa "la Cortesa" distante unos doscientos metros. Cuando se secó el manantial por culpa de las minas, había que ir a Santa Lucía, carretera arriba entre Copián y Aguilar donde además estaba el lavadero; aproximadamente y a ojo un Km. Para tirar del pantalón había que ir a la caleya y las mujeres se bañaban por "parcelas" en un barreño. Si quieres te cuento mas cosas.
Salu2.