domingo, 21 de noviembre de 2010

De la teta a la tetina.



Cuando estaba comentando la palabra Bibí, y viendo ese frasco con tetina de caucho, pensé; ¡que fácil es engañar a un niño!. Quizá si un día probaran el pecho materno, rechazarían tan burda imitación.

Al hilo de esto, recordé aquellas nodrizas o amas de cría, que tanto se llevaron en tiempos pasados. Y digo pasados, como si fuera cosa del siglo que nos dejó, pero; ya en el XII los reyes castellanos utilizaban del servicio de las amas de cría, siendo habitual su presencia y regulándose los criterios de selección de las nodrizas, nada menos que en las mismas Partidas.

Pero lo de las nodrizas viene de más antiguo aún como puede apreciarse en este pasaje, aunque... esta nodriza fuese la verdadera madre del niño.

Exodo; Nacimiento de Moisés.
2:1 Un varón de la familia de Leví fue y tomó por mujer a una hija de Leví,
2:2 la que concibió, y dio a luz un hijo; y viéndole que era hermoso, le tuvo escondido tres meses.
2:3 Pero no pudiendo ocultarle más tiempo, tomó una arquilla de juncos y la calafateó con asfalto y brea, y colocó en ella al niño y lo puso en un carrizal a la orilla del río.
2:4 Y una hermana suya se puso a lo lejos, para ver lo que le acontecería.
2:5 Y la hija de Faraón descendió a lavarse al río, y paseándose sus doncellas por la ribera del río, vio ella la arquilla en el carrizal, y envió una criada suya a que la tomase.
2:6 Y cuando la abrió, vio al niño; y he aquí que el niño lloraba. Y teniendo compasión de él, dijo: De los niños de los hebreos es éste.
2:7 Entonces su hermana dijo a la hija de Faraón: ¿Iré a llamarte una nodriza de las hebreas, para que te críe este niño?
2:8 Y la hija de Faraón respondió: Ve. Entonces fue la doncella, y llamó a la madre del niño,
2:9 a la cual dijo la hija de Faraón: Lleva a este niño y críamelo, y yo te lo pagaré. Y la mujer tomó al niño y lo crió.
2:10 Y cuando el niño creció, ella lo trajo a la hija de Faraón, la cual lo prohijó, y le puso por nombre Moisés, diciendo: Porque de las aguas lo saqué.

En el s. XV el sentimiento religioso hizo prohibir las nodrizas de otras religiones; judías y musulmanas, basándose en que estas razas estaban corrompidas y por lo tanto la leche era nociva. Además, las nodrizas no solo daban el pecho a los niños hasta los tres años; les enseñaban el lenguaje, costumbres, religión etc, considerándolas los niños en la mayoría de los casos, como sus madres verdaderas.

Según el libro de don Luis Cortés Echanove "Nacimiento y crianza de personas reales en la Corte de España" se señala que Carlos II (el Hechizado) fue amamantado durante sus cuatro primeros años de vida por... ¡31 nodrizas!, y contaba, además, con otras 62 de repuesto...
Y Carlos Fisas dice ; "comenzaba su infancia con una lactancia que duró exactamente tres años, diez meses y once días, pasando por las manos de catorce nodrizas propietarias del cargo y por los pechos de otras tantas nodrizas de respeto. Ni unas ni otras consiguieron otra cosa que un niño enclenque, enfermizo, que no andaba ni se sostenía de pie, con constantes desarreglos intestinales, y que fue destetado porque don Felipe, su padre, había muerto, y no hubiera sido natural la subida al trono de un nuevo rey de cuatro años que aún tomara el pecho"

Las nodrizas, gozaban de una protección legal específica, y en particular, cualquier agresión de tipo sexual podía ser calificada como traición porque podría afectar a su labor amamantadora. Durante el tiempo que estaban empleadas en las labores de cría, recibían un salario; y una vez acabada su función recibían por Ley el título de Doña y el privilegio de Hidalguía para su esposo y descendencia.

Para el futuro rey Alfonso XIII exigieron: no ser menores de 19 ni mayores de 26 años de complexión robusta y buena conducta moral, estar criando el segundo o tercer hijo, no haber criado hijos ajenos, estar vacunada, no haber padecido enfermedades de piel ni ella ni su marido ni familiares de ambos.
En cuanto a la leche “Debía ser dulce moderadamente, sin olor y de color perlado. Para ver esto, se hacía sacar un poco sobre una cuchara de plata, si tenía el sabor muy dulce, agrio, salado o de color muy blanca o azulada, no servía”

Las nodrizas llegaban de los pueblos a contratarse; la plaza de la catedral de Granada, era conocida familiarmente por la Plaza de las Pasiegas, amas de leche de fama y en Madrid en la plaza de Santa Cruz.

Tras la aparición del proceso de pasteurización de la leche, que permitía dar a los niños leche de animales, y por la invención de la tetina de caucho vulcanizado en 1845, las amas de cría empezarían a desaparecer a finales del XIX.

7 comentarios:

rubo dijo...

Ahora hay quien no quiere dar el pecho a los niños para que no se les caiga el ídem, privando a los pequeños de una fuente de nutrición inmejorable. Modernidades absurdas.

lemaki dijo...

Durante cuatro años fue amamantado el rey Carlos II... increible. Las nodrizas, realmente su función era primordial, no sabía las exigencias y requerimientos para ser madre de cría... tener una determinada edad...

En la actualidad las creencias han cambiado, para empezar la baja maternal termina a las dieciséis semanas, por tanto, contuar con la lactancia materna resulta algo más complicado...

INteresante publicación. NO conocía apenas nada sobre el tema.

UN saludo.

rubo dijo...

Bueno, Lemaki, hay una cosa que se llama "reducción de jornada" que creo que sirve para continuar la lactancia cuando termina el permiso. Supongo que ahora está más complicado el tema por motivos laborales, pero de ahí a decir, como manifestó una actriz americana, que no daba el pecho a sus hijos porque los pechos "eran para el sexo" media un abismo, creo yo.
Saludos.

Alfredo dijo...

rubo.
A mi me parece que la propaganda a favor de la teta funciona bastante bien y que son muchas las madres que no tiene prejuicios... aunque siempre hubo tiquismiquis.
Salu2

Alfredo dijo...

lemaki.
Supongo que comprarías algo en Portugal, aunque ya no creo que sea tan barato como antes.
Donde yo trabajaba, creo que las madres tenían una hora de permiso para tal menester. Y de eso hace muchos años.
Por lo que dice rubo entiendo que eso aún está vigente.
salu2.

Cani dijo...

Bueno yo soy partidaia de la lactancia materna pero tampoco lo veamos tan facil; la reducion de jornada significa reducion de salario y no todas se lo pueden permitir ni todas las empresas, aunque sea por ley lo conceden y si el contrato es en precario pues.... Lo que si es frecuente hoy en dia es que la madre deje la leche extraida cuando se va (con los sacaleches que hubo siempre)y se la lleve a la guarderia o a la abuela de turno donde , logicamente, el niño la toma en su "bibi", Yo, que trabaje un tiempo en guarderias,lo considero una buena medida.
Un saludo.

Alfredo dijo...

Cani.
No cabe duda de que las mujeres que trabajan en organismos oficiales y grandes empresas tienen ventaja sobre las demás. El trabajo hay que conservarlo, aunque a veces se pierdan derechos que ha costado conseguir, pero no por ello habría que cejar en la reivindicación de esos derechos.
Creo que la lactancia es un deber de la madre consciente y tendrá que adoptar el modo más conveniente, aunque sea "tirando" de los abuelos.
Salu2.