viernes, 26 de noviembre de 2010

Las tumbas de los bueyes Apis.

Al principio, los dioses de los egipcios aparecían encarnados bajo la forma simbólica de plantas y animales. Así, El dios Buto se le representaba como una serpiente; Sucos, un cocodrilo, Horus un halcón, Tut un ibis, la diosa Hator pervivía en un sicomoro, Nefertem en la flor de loto, el dios Chnum era un macho cabrío, la diosa Neit era venerada como escudo con dos flechas en forma de cruz.

El culto más solemne se le atribuía a Apis, buey sagrado de Menfis con un triángulo blanco en la frente, al que creían servidor del dios Path. Este animal lo tenían en el mismo templo cuidado por los sacerdotes. Cuando moría, era embalsamado y se le dedicaban ceremonias, pasando otro buey de las mismas características a ocupar su puesto.

En la mitología egipcia Apis fue un dios solar, de la fertilidad, y posteriormente funerario. Su nombre egipcio era Hap, o Hepu. Llevaba el disco solar entre sus cuernos y era hijo de Isis, que, como vaca, fue fecundada por un rayo del Sol.

El francés Mariette descubrió las tumbas de Apis en cámaras mortuorias que se prolongaban a lo largo de pasillos que alcanzaban los 350 metros.

Los sarcófagos de piedra donde reposaban los bueyes, eran de granito negro y encarnado, de una sola pieza pulida. Medían más de tres metros de altura dos de ancho y no menos de cuatro de longitud, calculándose el peso en unos 65.000 kilos.

Al parecer todos los sarcófagos habían sido saqueados excepto dos que se hallaban intactos y que contenían joyas.

2 comentarios:

rubo dijo...

¿Eres aficionado a los temas del antiguo Egipto? Lo digo porque he visto varias entradas en el blog sobre esta materia.
Saludos.

Alfredo dijo...

rubo.
En mi perfil digo que me gusta casi todo, y es cierto. Me gusta la antigua civilización egipcia - tenía pensado ir hace dos años, pero le tengo miedo al calor, soy asmático y tengo algo de corazón- pero también la sumeria, la maya, la griega o la romana. Me fascinan los indios americanos y los chinos del mausoleo del Primer Emperador Qin. Lo antiguo y lo moderno, y me admira lo que el hombre es capaz de conseguir, quizás por la sencilla razón de que me considero un inútil, que no ha podido aportar nada a este mundo
Salu2.