martes, 7 de diciembre de 2010

Fortún Jimenez Bertandoña.

Hablamos hoy del primer europeo que desembarcó en lo que hoy es la península de Baja California; Fortún Jiménez, piloto y navegante español,  al que sus actos reprobables llevaron a la muerte.

Al mando del navío Concepción, que zarpó desde el hoy puerto de Manzanillo Colima el 30 de octubre de 1533 iba, por patrocinio de Cortés, el capitán Diego de Becerra.
 Fortún se amotinó y lo asesinó mientras dormía, abandonando a los tripulantes heridos que se mostraron fieles al asesinado capitán, en las costas de Michoacán, junto con los frailes franciscanos que le acompañaban en la travesía.

Fortún Jiménez navegó siguiendo la costa y llegó hacia una apacible bahía, de lo que él pensó era una isla. Allí se encontró con nativos que hablaban una lengua desconocida y que andaban semidesnudos; los Pericúes, que habitaban la parte sur de la península.

Los tripulantes que le acompañaban, al ver a las mujeres semidesnudas se dedicaron a tomarlas por la fuerza y a robar las abundantes perlas que los nativos extraían de las conchas de moluscos. Esto provocó un violento enfrentamiento, que terminó con la vida de Fortún Jiménez y algunos de sus compañeros. Los sobrevivientes huyeron del lugar, a bordo del Concepción y tras varios días de navegación errática, pudieron llegar a las costas del hoy estado de Jalisco. Allí se encontraron con gentes de Nuño de Guzmán - enemigo acérrimo de Cortés y a decir de Fray Bartolomé de las Casas "gran tirano"- quienes les requisaron la nave y los tomaron prisioneros.

No hay comentarios: