miércoles, 30 de junio de 2010

Porqué se llama... Brasil.

En el año 1500 llegaron los portugueses a un territorio de América del cual apenas sabían nada. En este territorio existía un árbol al que llamaron pau-brasil, ya que al hervirse en agua desprendía un color rojizo semejante a las llamas de un fuego, o a las brasas del carbón ardiendo. De ahí el nombre de terra do pau-brasil. Este árbol que dio nombre a la tierra, llegó a la extinción en casi la totalidad del territorio brasileño durante la colonización, debido la exportación del tinte que con él se fabricaba.

Las situaciones vividas con anterioridad.

Al hilo de lo que comenté el otro día sobre los sueños repetitivos, Hoy quiero comentar algo que también creo pueda suceder a mucha gente; Las situaciones vividas con anterioridad.

Hay creencias firmes sobre la reencarnación; la de los Budistas, por ejemplo, que piensan que hay que nacer una y otra vez para corregir los fallos cometidos en nuestra vida. Supongo, que con el transcurso de unas cuantas reencarnaciones, a no ser que te reencarnes en piedra, animal o cosa, supongo, digo, que nuestra alma ha de estar limpia y pura y que los errores de otras vidas han sido subsanados. Podríamos así al fin alcanzar el paraíso. Creo. Aunque ya se sabe que el genero humano es lo suficientemente burro, sin despreciar al burro, como para tropezar varias veces en la misma piedra. Me voy por los cerros de Úbeda y no era ésta mi intención. La cosa es que estaba yo el otro día comiendo en el bar con unos amigos, cuando empecé a sentir algo conocido y de carácter no muy definido; aquella situación, aquella conversación ya la había vivido con anterioridad. Sabía, o por lo menos intuía con breves centésimas de segundo de adelanto, que era lo que iba a decir uno de los que allí estabamos, quién le iba a contestar y cómo instantes después esa premonición se disolvía.
Ciertamente ocurrió como esperaba y, como siempre he creído que después de esta corta vida, no hay otra, he llegado a una conclusión; la telepatía existe.
Claro, que a fuerza de estar con las mismas personas, hablando de las mismas cosas, es posible que aquella conversación ya la hubiéramos tenido el mes pasado en el mismo lugar.

Braun, Wernher Von.

Nacido en 1912 y fallecido en 1977. Ingeniero alemán que construyó el primer misil V-2 para alemania en 1942. Establecido en EEUU y convertido en ciudadano americano, participó en el programa espacial de este país interviniendo en la mayoría de los proyectos de la NASA, creó los cohetes Saturno participando también en el proyecto Apolo, que acabaría por llevar al hombre a la Luna.

martes, 29 de junio de 2010

Shane.

Raíces Profundas.
Es un tema trillado en novelas y películas, pero esta cinta presenta unos paisajes imponentes, una música para recordar y una buena actuación por parte de los actores.
A mí siempre me ha parecido Alan Ladd un tanto frío, con poca expresividad y poca alegría. No obstante, como de niño lo vi de lejos cuando rodaba “El Caballero Negro”, siempre me ha caído bien. Además, las películas de vaqueros me las veo todas, aunque sean del año 53 y super repetidas. Esta con mucho más motivo; es una muy buena película.
 Me gusta la escena donde el primero que intuye lo que va a suceder, en el duelo con el malisimo Jack Palance, es el perro. Tumbado, dormitando junto a la barra del salon se levanta y sin desperezarse siquiera, se larga despacito.
El final de la peli, cuando Shane se marcha sobre su caballo, deja ese sabor agridulce del nunca se sabe… ¿Volverá con la mujer y su hijo Joey?. Tal vez, el eco devuelve la voz del niño que lo llama.

Brecht, Bertolt.

Nacido en 1898 y fallecido en 1956. Alemán, autor dramático y hombre de teatro. “La Resistible Ascensión de Arturo”, “El círculo de yeso Caucasiano”, “La Opera de Quat Soua”.   Viajó por Austria, Suiza y Francia, marchó a Dinamarca, donde se estableció con su mujer. En 1935 viajó a Moscú, Nueva York y París, donde intervino en el Congreso de Escritores Antifascistas, con gran polémica. Declarado comunista, tuvo que huir de los nazis, en 1939, temiendo la ocupación alemana, se marchó a Suecia; en 1940, a Finlandia,  y en 1941, a través de la Unión Soviética, a Santa Monica, en los Estados Unidos, donde permaneció seis años, viviendo de los guiones que preparaba para Hollywood.
Brecht es sin duda uno de los dramaturgos más destacados del siglo XX, además de uno de los líricos más prestigiosos, también tiene una prosa breve de carácter didáctico y dialéctico

Braille, Louis.

Nacido en 1809 y fallecido en 1852. Francés que perdió la vista a los tres años en  un accidente. Inventó un sistema de escritura utilizando puntos resaltados que les sirvieran de ayuda a todos los que como él carecían de la vista. También lo aplicó a los números y la música.

lunes, 28 de junio de 2010

Mieres: Emoción.


Me estoy aficionando a esto de los videos, aunque me causan una gran sensación de emoción -señal de que me voy haciendo mayor. Tal vez sea la música. Según iba haciendo el de los afiladores, al escudriñar las caras, las posturas, la actitud en fin, que emana de esos hombres, el recuerdo de tiempos que vistos en la distancia nos parecen, si no mejores, sí de otra forma, junto con la musiquilla, se me nublaba la vista. En este que traigo hoy, la emoción en el recuerdo de mi familia paterna. Por la bisabuela Felisa, más que emoción siento algo de respeto –casi miedo, no se como el marido se podía acostar con él, digo ella- ya que sin su participación yo no estaría aquí. Lo cierto es que le tuve que adelgazar el cigarro con el “foto shop” por que parecía que llevara una panoya en la boca. Emoción por mis abuelos y por los padres, sobre todo por mi madre, recordando con la canción, cuando fuimos a ver al Presi  a la Panerona en una de sus últimas actuaciones. 

Como aún tengo bastantes fotos, tengo proyectado hacer algún vídeo más.

Los sueños repetitivos.

No sé si ya he comentado que yo no creo en eso de la mala suerte que puedan dar los gatos negros, la rotura de espejos, el derramar sal… La superstición no va conmigo, lo siento por aquellos que creen a pies juntillas en brujas y magos. Lo que sí que me causa algo de inquietud, son los sueños repetitivos, es decir; aquellos que con cierta frecuencia se vienen a la mente, llegando a dudar si es que lo soñaste o lo viviste. De esos tengo tres o cuatro y ninguno bueno. Puede ser casualidad, pero cuando sueño que me muerde o quiere morder un perro, en los días siguientes tengo una mala experiencia. Me sucede lo mismo cuando el toro me quiere pillar y si sueño con caca, mierda pura y maloliente, –mi mujer siempre dice que es para ganar dinero- yo tengo que hacer un gasto extra.

Esta noche soñé con uno que ya hacía mucho tiempo no soñaba; voy en mi coche, sé que tengo que acelerar a fondo, pues viene una cuesta tan empinada que casi se pone vertical. Tiemblo al pensar que el auto no de la suficiente potencia y se caiga al abismo que voy dejando atrás. Siempre en este sueño he logrado llegar arriba y nada ha sucedido en la vida real. Lo malo es que en la versión de este último día, cuando voy a mitad de la cuesta, veo adelante a otro vehículo que camina más despacio que yo. No puedo parar; Me iría al fondo, la carretera es estrecha y no puedo adelantar, no sé que hacer. El sueño se acaba aquí, lo peor es que hasta la fecha nunca me había preocupado, ni había sabido, de que marca era el coche que llevaba. Esta vez sí; era de la misma marca que el mío. Era el mío.

Esta es la mujer de Visnú; Laksmi. Es la diosa de la riqueza y de la buena suerte. En dos de sus cuatro brazos lleva una flor de loto (símbolo del alma) y una moneda ( que simboliza bendiciones y riqueza).
Por si acaso.

¿Que és la Pitahaya amarilla?.

Es una fruta que fue descubierta por los conquistadores españoles en Centroamérica  por primera vez y que entonces era silvestre. La llamaron pitaya, que significa fruta escamosa, se cultiva en zonas tropicales y tropicales altas.
 La planta es un cactus trepador de largos tallos triangulares. Su flor posee una espectacular belleza. La fruta es ovoide, de color verde al comienzo y amarilla en la madurez, su pulpa es blanca con múltiples y pequeñas semillas.

La pitahaya contiene: Fósforo, calcio, vitamina C. y muchas fibras vegetales. Su sabor es exquisito y con un tenue gusto dulce. Se suele consumir al natural.
Es el fruto ideal para las personas anémicas.

Sus granos negros contienen una grasa natural que mejora el transito intestinal, es un excelente laxativo.
La pitahaya ayuda a reducir la tasa de ácido úrico en la sangre y previene la gota.

domingo, 27 de junio de 2010

Noreste- Nordeste.

Aunque el símbolo para este punto del horizonte es NE, que parece indicar noreste, a los meteorólogos les gusta más decir nordeste, el símbolo es igual; NE. Le he de preguntar a mi amigo José Ramón, que tiene un hijo embarcado como piloto de un petrolero allá por Venezuela, como lo dicen ellos.
Hoy no quiero enviar estas palabras a ningún sitio, y si las he puesto aquí es simplemente por gusto; igual me da decir nornoreste, que nornordeste; NNE. Ambas son muy bonitas, si es que se puede decir esto.

1. m. Punto del horizonte entre el Norte y el Este, a igual distancia de ambos. (Símb. NE).

2. m. Región o territorio situado en la parte nordeste de un país o de un área geográfica determinada. Los ríos del nordeste de España.
3. m. Lugar situado al nordeste de otro con cuya posición se compara. Las Bahamas se encuentran al nordeste de Cuba.
4. m. U. en aposición para indicar que lo designado por el sustantivo al que se pospone está orientado al Nordeste o procede del nordeste. Rumbo, viento nordeste.
5. m. Viento procedente del nordeste.

¿Sopla?

Esta foto tiene 35 años y si os fijáis en la niña, mi hija, tiene los mofletes hinchados. ¿Será por el viento o por el mareo? La mar, aunque no se ve muy picada, lo estaba. Recuerdo que hice la foto y poco tiempo más estuve en la cubierta. Me mareo con facilidad cuando viajo en barco – también me pasa en autobús si voy atrás- por eso procuro no hacerlo. Ese día os aseguro que estaba tan picada que los movimientos de la lancha, ora arriba ora abajo, hacían que mis piernas se doblasen o que todo el cuerpo quedara por breves instantes suspendido en el aire. Lo cierto es que iba de pie, pues es la manera más sencilla que encuentro para tratar de evitar el mareo. Tan mala estaba la mar, que el barco, en vez de atacar el puerto en línea recta, tuvo que dar una amplia curva para capear las olas.
Este mar no era el mediterráneo donde las excursiones en barco son casi una delicia, o el lago del Retiro de Madrid o el de Sanabria; esto era el océano Atlántico y la travesía de Vigo a las Cies. Por eso, el año pasado que estuvimos por allí, cuando mi cuñada habló de ir a las Cies, yo dije que naranjas de la China.
Que no se rían los que nunca han montado en un barquito de esos, tengo conocidos que apenas salidos de puerto, con la mar como un plato, ”potaron” como se dice ahora.
Por cierto, ni la niña, ni su madre se marearon. Yo aguanté como un machote.

sábado, 26 de junio de 2010

Enhorabuena Uruguay

La güerta mi güelu.

En realidad no era de mi abuelo. Era de su hermana, mi tía abuela y que también era madrina del que suscribe. Aunque ya van tres eras, la huerta más que una era, es un trozo de monte al lado de la vía del norte, pero con unas vistas maravillosas. En primer lugar se ve la chabola de aperos, la misma que tenía mi abuelo y que recuerdo de hace casi sesenta años. Ese monte oscuro que se ve a la derecha no es otra cosa que los desechos de las minas y que hoy – no sé si decir gracias a Dios- están desapareciendo quemados por las centrales térmicas. En mi niñez se veían las dos margenes el río y la estacion del vasco de Figaredo. Se puede apreciar una estructura de hormigón casi detrás de la chabola, son los restos de un cargadero de carbón que llegaba en las vagonetas del teleférico atravesando el río. Al fondo el palacio de Villarejo.

Recuerdo cuando era crío y con mi abuelo iba a sacar patatas, recoger tomates o berzas. Siempre fue generosa, tal vez por que está bien orientada, fréjoles, repollos, pimientos, cebollas y ajos que el paisano se entretenía cultivando. El que la lleva ahora y como señal de pago, de vez en cuando se presenta en casa de mis tías con algo de lo que cosecha. ¡Que tiempos aquellos!

Los Jenízaros.

Los jenízaros constituían la elite del Ejército otomano, formando unidades de infantería adiestradas, bajo una disciplina estricta, duros entrenamientos físicos, manejo de las armas y tácticas militares. Aprendían diversos idiomas, literatura, contabilidad, así como una impecable educación.

Entre sus misiones destacaba la de ser los encargados de la custodia y salvaguarda del Sultán Otomano, siendo considerados su guardia pretoriana. Se cuenta que un día Amurates I, admirado por la educación de los jenízaros, el desprecio de todo riesgo y su sangre fría, cortó con su cimitarra una manga de su túnica y la ciñó por la cabeza a uno de los jenízaros, lo que dio origen al uso de un pedazo de muselina en el turbante como distintivo.
Se formaban en condiciones prácticamente monásticas en las escuelas de instrucción Acemi Oğlanı, esperándose que permanecieran célibes y se convirtieran al Islam (la mayoría eran esclavos cristianos, asesinos, ladrones y uno de cada cinco hijos de las familias cristianas). Se les inculcó que consideraran al Cuerpo de Jenízaros como su casa y familia y al sultán como su padre real, de facto. Sólo los que demostraron ser lo suficientemente fuertes durante el periodo de instrucción alcanzaron el rango de jenízaro verdadero, normalmente a la edad de veinticuatro a veinticinco años. El regimiento heredaba las propiedades de los jenízaros fallecidos que tenían derecho a un quinto del botín de guerra de los territorios conquistados o sometidos y a un quinto de los cautivos.

Seguían los dictados del derviche Hacı Bektaş-ı Veli que había bendecido las primeras tropas, convirtiéndose la orden sufí Bektaşı y sus derviches en una especie de capellanes para la Guardia jenízara. Los jenízaros se asemejan a las órdenes monásticas cristianas de guerreros monjes, como la de los Caballeros de San Juan o la Orden del Temple.

Su origen data del S. XIV (1330) y fueron abolidos quinientos años después por el Sultán Mahmud II en 1826 con el auxilio del pueblo que logró lo que varios sultanes intentaron y no consiguieron. Tan importantes fueron que; Depusieron a Bayaceto II en 1512, asesinaron a Amurates II en 1595, aprisionaron a Osmán II y luego lo estrangularon, destronaron a Mustafa en 1622, quitaron la vida a Ibrahim en 1649, etc.
Enhorabuena Chile.

viernes, 25 de junio de 2010

Catacaldos.

Seguro que si llaman catacaldos a los que les gusta empinar el codo, se sienten halagados. Parece que a uno lo estén llamando “sumiller”, pero en cristiano. Nada más lejos de la realidad, por lo que se ve, un catacaldos es:
1. com. Persona entremetida.
2. com. coloq. Persona que emprende muchas cosas sin fijarse en ninguna.

Para muestra basta un botón, busca información con esa palabra y veras como es cierto lo que te digo: el 80% de las personas piensan que catacaldos es un sumiller, aunque solo ande a la cata de vinos y pinchos por los bares. Por eso, por la confusión que crea esta palabra entre los que nos gusta el morapio- rioja o ribera- yo la condeno a la cárcel de las palabras que han de cambiar de significado.

Descuento.

1. m. Acción y efecto de descontar.

2. m. Período de tiempo que, por interrupción de un partido u otra competición deportiva, añade el árbitro al final reglamentario para compensar el tiempo perdido.
3. m. Rebaja, compensación de una parte de la deuda.
4. m. Com. Cantidad que se rebaja de un crédito como retribución del contrato de descuento.


Estos días con el mundial de fútbol, no he dejado de oir en las retransmisiones televisivas la dichosa palabrita “descuento”. Creo que una cosa que se añade, se aumenta o incrementa, no puede ser descuento; es un contrasentido. Así lo entiendo yo. Si de un partido y por cualquier motivo, se han dejado de jugar un par de minutos, al final del tiempo en que ocurre el suceso, se aumentan esos dos minutos para que el tiempo jugado sea el establecido. ¡Se aumentan!

Ya sé que los eruditos de la acadmía tienen sus razones para darlo por bueno, pero yo soy como “Don erre que erre” y no transijo hasta que alguien me convenza. Lo tienen difícil. Por ello condeno a la oscuridad del olvido a esta palabra para este cometido y, propongo a los comentaristas, la retiren de su vocabulario.

Diego García de Paredes.

Nacido en Trujillo, Cáceres, el 30 de marzo de 1468, y muerto en Bolonia, Italia, 15 de febrero de 1533. Militar español de valor temerario y extraordinaria fuerza física, combatió como capitán de infantería en las guerras de Granada, Grecia, Italia, Norte de África y Navarra.

En 1483 era soldado de las tropas de Isabel la Católica. Participando en la Guerra de Granada desde 1485 hasta la toma final en 1492. Destacado durante toda la campaña, asombra al ejército con sus proezas y se convierte en uno de los paladines cristianos del final de la Reconquista, entablando amistad con Gonzalo Fernández de Córdoba, conocido por la historia como el Gran Capitán: amistad que habría de durar hasta la muerte. Se dice que Fernando el Católico le armó caballero por su propia mano.

Entró como capitán de la guardia personal del Papa Alejandro VI (Rodrigo de Borja, Borgia en italiano) a finales de 1496 por mediación de Bernardino de Carvajal pariente suyo que estaba en el Vaticano. Esta recomendación y el hecho acaecido, en la que mató a cinco, hirió a diez, y puso fuera de combate al resto de una comitiva de italianos que habían echado mano de las espadas durante una disputa le sirvió de aval. Él solamente estaba armado  con una pesada barra de hierro. El Papa. Alejandro VI nombró inmediatamente a Diego capitán de su escolta y se le encomendó la sagrada misión de cubrir sus espaldas.

Como capitán y guardaespaldas de los Borgia, intervino junto a las tropas españolas al mando del Gran Capitán en la captura del corsario vizcaíno Menaldo Guerra, que se había apoderado de Ostia bajo bandera francesa, se encargó de tomar Montefiascone y participó en la Campaña contra los Barones de la Romaña (conquistas de Imola, diciembre de 1499, y Forlí, enero de 1500).

Por estas fechas, Paredes se vio involucrado en un suceso que produjo gran revuelo en Italia, a consecuencia del cual se produjo el cese de García de Paredes en el mando de su Compañía y su posterior encarcelamiento. El mentado suceso fue un duelo que se celebró en Roma con el capitán italiano Césare Romano que, no sabía con quien medía las palabras. Diego cortó al italiano la cabeza de un mandoble.
Fugado de la carcel y del ejército Papal, pasó a servir como mercenario del Duque de Urbino, enemigo de los Borgia. Después de la guerra de la Romaña, como no podía volver con el Pontífice ni había tropas españolas a las que incorporarse, pasó a servir como comandante de mercenarios italianos de la poderosa familia italiana de los Colonna.

A finales del 1500, García de Paredes fue enviado al asedio de Cefalonia, en Grecia, ciudad que los turcos arrebataran recientemente a la República de Venecia. Setecientos jenízaros defendían aquella fortaleza situada sobre una roca
de áspera y difícil subida que españoles y venecianos no podían rendir. Los turcos tenían una máquina provista de garfios que los españoles llamaban “lobos”, con los cuales asían a los soldados por la armadura y levantándolos en alto los estrellaban contra el suelo dejándolos caer de repente, o bien, los subían hacia la muralla para matarlos o hacerlos cautivos. Diego García de Paredes, se dejó llevar al muro cogido por los garfios, le pusieron encima de la muralla. El no soltó ni espada ni rodela, puso pie sobre las almenas y, una vez abierto el artefacto, quedó en libertad de acción para comenzar una lucha increíble pero completamente cierta; con violencia desenfrenada empezó a matar a los turcos que se acercaban para derribarle. Refuerzos y más refuerzos vinieron contra él, estrellándose ante la resistencia del hombre de energías asombrosas. Resistió heroicamente en el interior de la fortaleza durante tres días, hasta que, debilitado por el hambre, las necesidades fisiológicas y las heridas, se entregó a sus enemigos. Ante semejante muestra de coraje los turcos respetaron su vida y le tomaron prisionero Le encerraron en una torre, le cargaron de cadenas y le vigilaron celosamente a fin de pedir rescate. Los turcos resistían el asedio con desesperado valor, pero a los cincuenta días Gonzalo Fernández de Córdoba y Benedetto Pesaro acordaron dar el último asalto: los soldados escalaron los muros y penetraron en la plaza combatiendo a muerte.
Restablecidas sus fuerzas, Diego aprovechó para arrancar las cadenas de su prisión, echar abajo las puertas del calabozo, matar a sus captores con el arma que arrebató al centinela y dando tajos y mandobles colaborar en el ataque desde dentro hasta que se tomó la plaza. Solo quedaron ochenta turcos vivos, los demás habían perecido peleando con su valeroso jefe Gisdar.

En las murallas de Cefalonia, comenzó la leyenda de Diego García de Paredes: un hombre de fuerzas increíbles, resistiendo tres días contra una guarnición de soldados turcos ,sólo pudo encontrar semejanza en los relatos de las hazañas de Hércules y Sansón; con ellas lo ligó el comentario de la tropa, siendo conocido a partir de ese momento entre los soldados españoles como “El Sansón de Extremadura” y por aliados y enemigos como “El Hércules y Sansón de España”.

Diego se incorporó de nuevo a los ejércitos del Papa en 1501. La aureola de héroe alcanzada en Cefalonia valió el olvido de lo pasado, y César Borgia, nombró nuevamente a Paredes capitán en su ejército. Rímini, Pésaro y Faenza cayeron en las manos de los soldados del Papa; la resistencia de esta última plaza irritó tanto a César Borgia que ordenó pasar a cuchillo a todos los habitantes; Diego García de Paredes, se indignó al escuchar semejante atrocidad y se dirigió a César con determinación: “No esperéis tal cosa de mi brazo, yo os ayudo aquí como soldado y no como asesino, y no he de permitir ensangrentar una victoria”; César Borgia mandó indultar públicamente a los vencidos. Fue durante estas campañas cuando Diego coincidió con Leonardo da Vinci, por entonces al servicio de César Borgia como ingeniero militar.

En el año 1501 comenzó la segunda guerra de Nápoles entre el rey Fernando el Católico y Luis XII de Francia por el Reino napolitano. Diego se incorpora a los ejércitos de España a mediados de ese mismo año. Durante esta guerra, a las órdenes del Gran Capitán, participó en las conquistas de Cosenza, Manfredonia, Tarento, Arpino, Esclaví, Santo Padre, y finalmente Rossano (rendida en combate encarnizado tras recuperarse Paredes de una grave herida de bala de arcabuz que estuvo a punto de acabar con su vida). Diego se cubrió de gloria en los campos de Italia y luchó heroicamente en las más famosas batallas libradas en aquella época, entre ellas las de Ceriñola y Garellano de 1503. Durante una de las fases de esta última batalla, Diego llevó a cabo la más célebre de sus hazañas bélicas, recogida por las crónicas de la historia y, tal vez, engrandecida por su leyenda: herido en el orgullo tras un reproche injusto del Gran Capitán, Paredes, se dispuso con un montante en la entrada del puente del río Garellano, desafiando en solitario a un destacamento de 2.000 hombres, cifra aparentemente exagerada, pero, al parecer, mayormente aceptada, del ejército francés; Diego García de Paredes, blandiendo con rapidez y furia el descomunal acero, comenzó una espantosa matanza entre los franceses, que solamente podían acometerle mano a mano por la estrechez del paso, ahora repleto de cadáveres. Ni franceses ni españoles daban crédito a sus ojos, comprobando como García de Paredes se enfrentaba en solitario al ejército enemigo, manejando con ambas manos su enorme montante y haciendo grandes destrozos entre los franceses, que se amontonaban y se empujaban unos a otros para atacarle. Acudieron algunos refuerzos españoles a sostenerle en aquel empeño y se entabló una sangrienta lucha en la parte ancha del puente; al fin, dejando grandes bajas ante la aplastante inferioridad numérica, los españoles se vieron obligados a retirarse, siendo el último Paredes. En esta jornada heroica, entre muertos a golpe de espada y ahogados en el río, fallecieron quinientos franceses. La fuerza, la destreza y la valentía de Diego García de Paredes, ya extraordinariamente admiradas, llegaron en estos momentos a cotas difíciles de igualar.
Diego, que fue un hombre muy pendenciero y con un sentido del honor al límite, participó en numerosos duelos a lo largo de toda su vida: desde cuchilladas en reyertas de taberna con vulgares fanfarrones y matones hasta duelos concertados, extendidos bajo salvoconducto ante notario, frente a coroneles del ejército español, capitanes italianos o la élite del ejército. Diego García de Paredes jamás sufrió la afrenta de verse vencido, resultando imbatible para todos sus adversarios.

Cuando en 1504 Nápoles pasó a la corona de España y El Gran Capitán gobernó el reino napolitano como virrey con amplios poderes; Gonzalo quiso recompensar a los que le habían ayudado combatiendo a su lado y nombró a Diego García de Paredes, con la autorización de Fernando el Católico, marqués de Colonetta. Tras el final de la guerra, Diego regresó a España como un auténtico héroe, aclamado por el pueblo allí por donde pasaba.

En cierta ocasión, mientras los nobles esperaban a que Fernando el Católico terminase sus oraciones, entró Paredes de forma súbita en la estancia, quien hincado de rodillas dijo: “Suplico a V.A. deje de rezar y me oiga delante de estos señores, caballeros y capitanes que aquí están y hasta que no acabe mi razonamiento no me interrumpa”. Todos quedaron asombrados, expectantes ante la posible reacción del Monarca por semejante osadía, pero Paredes prosiguió: “Yo, señor he sido informado que en esta sala están personas que han dicho a V.A. mal del Gran Capitán, en perjuicio de su honra. Yo digo así: que si hubiese persona que afirme o dijere que el Gran Capitán, ha jamás dicho ni hecho, ni le ha pasado por pensamiento hacer cosa en daño a vuestro servicio, que me batiré de mi persona a la suya y si fueren dos o tres, hasta cuatro, me batiré con todos cuatro, o uno a uno tras otro, a fe de Dios de tan mezquina intención contra la misma verdad y desde aquí los desafío, a todos o a cualquiera de ellos”; y remató su airado y desconcertante discurso arrojando el sombrero (otras versiones dicen que fue un guante) en señal de desafío. Fernando el Católico por toda respuesta le dijo: “Esperad señor que poco me falta para acabar de rezar lo que soy obligado”. El Rey permaneció unos instantes en silencio, dando lugar a que las personas implicadas en aquella trama dieran un paso al frente y defendieran su honor desmintiendo las acusaciones de Paredes. Sin embargo, ninguno de los presentes se arriesgó a romper el tenso silencio del ambiente y enfrentarse al Sansón extremeño: García de Paredes decía la verdad, había ganado una vez más. Después de concluir sus oraciones, el Monarca se vino hacia Paredes y colocando sus manos sobre los hombros de Diego, le dijo: “Bien sé yo que donde vos estuviéredes y el Gran Capitán, vuestro señor, que tendré yo seguras las espaldas. Tomad vuestro chapeo, pues habéis hecho el deber que los amigos de vuestra calidad suelen hacer”; y Fernando el Católico, sólo él, porque nadie se atrevió a tocarlo, hizo entrega a Paredes del sombrero arrojado en señal de desafío.

Durante un tiempo ejerció la piratería, en toda la extensión de la palabra, pues era bastante común que muchos de los guerreros de esta época se dedicaran a estas aventuras; Paredes fue proscrito y puesto precio a su cabeza, perseguido por las galeras Reales estuvo a punto de ser capturado en Cerdeña. Sus correrías llegaron a ser conocidas y temidas por todo el Mediterráneo, siendo sus principales presas mahometanos y franceses: “púsose como cosario a ropa de todo navegante: y comenzaron a hacer mucho daño en las costa del reino de Nápoles, y de Sicilia: y después pasaron a Levante: y hubieron muy grandes, y notables presas de cristianos, e infieles” .

El sueño aventurero de independencia no podía durar mucho; para el año de 1509 se hablaba de una gran empresa histórica: la conquista del norte de África. Tras recibir el perdón Real, García de Paredes, ahora como un simple soldado de Cristo, tomó parte en la Cruzada del cardenal Cisneros frente al infiel en tierras africanas. En 1505, Diego ya había participado en la toma de Mers-el-Kebir (Mazalquivir) y en ese año de 1509 participó en el asedio de la conquista de Orán. De regreso a Italia, un elemento del valor y la fama de Paredes no podía pasar desapercibido a los ojos del Emperador de Alemania, que buscaba reunir un ejército para intervenir en Italia por las posesiones de la República de Venecia. En el verano de ese mismo año (1509), Diego ingresó en las fuerzas Imperiales de Maximiliano I como maestre de campo. Sin embargo, la invasión fue rechazada y la empresa no llegó a rematarse (Sitio de Padua (1509)), aunque sirvió para que el capitán español lograra nuevos laureles heroicos ganando Ponte di Brentaera, el castillo de Este, la fortaleza de Monselices y cubriendo la retirada del ejército Imperial. A finales de año, Diego se incorporó en Ibiza a la Escuadra española, dispuesto a marchar de nuevo a África. En 1510, García de Paredes participó bajo las órdenes de Pedro Navarro en los asedios de las conquistas de Bugía y Trípoli, además de lograr el vasallaje a la Corona de Argel y Túnez. Regresó a Italia, incorporándose nuevamente al ejército del Emperador para ocupar su puesto de maestre de campo y defendió heroicamente Verona, desahuciada por las fuerzas Imperiales. Diego era ya una leyenda viva en toda Europa y fue nombrado coronel de la Liga Santa al servicio del Papa Julio II, luchando denodadamente en la batalla de Rávena, 1512 (derrota de la Liga Santa al mando de Ramón de Cardona, virrey de Nápoles, ante Gastón de Foix, duque de Nemours, a pesar del éxito demostrado por la infantería española que, mandada por Diego García de Paredes y Pedro Navarro, derrotó a la infantería francesa y a los lansquenetes alemanes, resistió la tremenda carga final de la caballería pesada del ejército francés, durante la cual perdió la vida Gastón de Foix, y logró retirarse con gloria entre la carnicería) y en la Batalla de Vicenza o Creazzo, 1513, donde quedó aniquilado el ejército de la República de Venecia.

Posteriormente, en el invierno de 1520, peregrinó a Santiago de Compostela como escolta del Emperador Carlos V, participó como Capitán en la Guerra de Navarra (Batalla de Noáin (1521), Batalla de San Marcial (1522), asedio al Castillo de Maya y asedio de la fortaleza de Fuenterrabía), ayudando a expulsar a los franceses del reino patrio, y acompañó al «César» en sus primeras campañas como Coronel de los ejércitos Imperiales, combatiendo valerosamente en la defensa de Nápoles y en la célebre Batalla de Pavía, 1525, donde los españoles hicieron prisionero a Francisco I, rey de Francia.
Tras regresar a Trujillo, el veterano héroe sintió una profunda soledad en sus últimos años después de las muertes de sus seres queridos y de su fracaso matrimonial con María de Sotomayor. Con el cabello y la barba ya encanecidos, el cuerpo lleno de antiguas cicatrices y el alma sangrante por su soledad, Diego abandonó definitivamente el terruño y viajó por toda Europa en el séquito Imperial de Carlos V, gran admirador del legendario luchador, quien le nombró Caballero de la Espuela Dorada, sirviendo en Alemania frente a los seguidores de Lutero. En 1532 acudió, una vez más, a la llamada del Emperador Carlos V y marchó a socorrer Viena, asediada por Solimán el Magnífico donde no fue preciso entrar en combate, pues visto el formidable ejército Imperial de más de 200.000 hombres, los turcos levantaron el asedio. En el año santo de 1533, tras regresar de hacer frente a los turcos en el Danubio, asistió a la coronación oficial del Emperador Carlos V en Bolonia, donde, falleció a consecuencia de las heridas recibidas al caer accidentalmente de su caballo en un juego fácil compitiendo con unos chiquillos. Antes de fallecer, conocedor de que su final estaba cerca tras la fatal caída, “parece que le place a Dios que por una liviana ocasión se acaben mis días”, dejó escritas sus memorias: Breve suma de la vida y hechos de Diego García de Paredes.

Cuando lavaron el cadáver antes de ponerlo en el sepulcro, se le halló todo cubierto de cicatrices, consecuencia de más de cuarenta años de activa vida militar dedicada al oficio de las armas. Los restos del Sansón de Extremadura fueron repatriados a España en 1545 y enterrados en la iglesia de Santa María la Mayor de Trujillo, donde permanecen en la actualidad.

Diego García de Paredes tuvo dos hijos: Sancho de Paredes (n.1518), hijo legítimo de su esposa María de Sotomayor, y Diego García de Paredes (n.1506), hijo natural, del mismo nombre que el padre, nacido de los amoríos de Diego y Mencía de Vargas, que participó en la conquista del Nuevo Mundo y fundó la ciudad de Trujillo en Venezuela.

Diego García de Paredes fue un héroe a un tiempo histórico y legendario, mitificado por el pueblo y enormemente conocido en la España del Siglo de Oro. Las noticias que tenemos sobre García de Paredes se caracterizan por mezclar realidad y fantasía, pues la figura de este trujillano pertenece tanto a la historia como a la leyenda escrita y oral. Hombre de gran corpulencia, atlético y forzudo como un toro, considerado uno de los hombres de más fuerza que jamás se hayan conocido, de su fuerza hercúlea hay multitud de leyendas: durante uno de sus galanteos nocturnos “arrancó la reja que le molestaba mientras cortejaba a una dama” y, para no ensuciar su nombre, seguidamente “arrancó todas las demás rejas de la calle”, ocultando así la identidad de la joven. Cuentan también que “arrancó de cuajo la pila de agua bendita de la Iglesia de Santa María la Mayor de Trujillo y se la llevó a su madre enferma para que se santiguase”, siendo necesarios seis hombres para devolverla a su sitio. Dicen que “detenía con sus manos la rueda de un molino girando a toda velocidad”, otras veces “detenía con una sola mano la marcha de una carreta de bueyes”, y que, habitualmente y sin mayor dificultad, “trasladaba enormes bloques de piedra granítica”.

La fama de Diego como guerrero fue tal, que Miguel de Cervantes inmortalizó sus hazañas en su obra universal, El Quijote:

“Un Viriato tuvo Lusitania; un César Roma; un Aníbal Cartago; un Alejandro Grecia; un Conde Fernán González Castilla; un Cid Valencia; un Gonzalo Fernández Andalucía; un Diego García de Paredes Extremadura...
Y este Diego García de Paredes fue un principal caballero, natural de la ciudad de Trujillo, en Extremadura, valentísimo soldado, y de tantas fuerzas naturales, que detenía con un dedo una rueda de molino en la mitad de su furia, y puesto con un montante en la entrada de un puente, detuvo a todo un innumerable ejército que no pasase por ella, e hizo otras tales cosas, que si como él las cuenta y escribe él asimismo con la modestia de caballero y de cronista propio, las escribiera otro libre desapasionado, pusieran en olvido las de los Héctores, Aquiles y Roldanes.
No había tierra en todo el orbe que no hubiese visto, ni batalla donde no se hubiese hallado; había muerto más moros que tiene Marruecos y Túnez, y entrado en más singulares desafíos, según él decía, que Gante y Luna, Diego García de Paredes y otros mil que nombraba; y de todos había salido con victoria, sin que le hubiesen derramado una sola gota de sangre”.

Su sepulcro de Santa María la Mayor, en Trujillo, tiene un largo epitafio en latín, grabado en letras capitales, cuya traducción es la siguiente:
“A Diego García de Paredes, noble español, coronel de los ejércitos del emperador Carlos V, el cual desde su primera edad se ejercitó siempre honesto en la milicia y en los campamentos con gran reputación e integridad; no se reconoció segundo en fortaleza, grandeza de ánimo ni en hechos gloriosos; venció muchas veces a sus enemigos en singular batalla y jamás él lo fue de ninguno, no encontró igual y vivió siempre del mismo tenor como esforzado y excelente capitán. Murió este varón, religiosísimo y cristianísimo, al volver lleno de gloria de la guerra contra los turcos en Bolonia, en las calendas de febrero, a los sesenta y cuatro años de edad. Esteban Gabriel, Cardenal Baronio, puso este laude piadosamente dedicado al meritísimo amigo el año 1533, y sus huesos los extrajo el Padre Ramírez de Mesa, de orden del señor Sancho de Paredes, hijo del dicho Diego García, en día 3 de las calendas de octubre, y los colocó fielmente en este lugar en 1545.”

Resumido y adaptado de Wikipedia.

jueves, 24 de junio de 2010

Afiladores del mundo.



Desde que la raza humana existe en el mundo, ha necesitado afilar sus utensilios o armas; en la prehistoria hachas de piedra, puntas de flechas, lanzas, cuchillas para repelar pieles etc. En la edad de bronce, en la edad de hierro y en todos los tiempos y lugares ha habido algo que afilar. Otra cosa es el oficio; en un principio se supone que cada cual afilaba sus instrumentos según sus necesidades, pero con el tiempo, el herrero, constructor y afilador, pudo dejar esa parcela del afilado en manos de un especialista. O tal vez la necesidad de un buen afilado, movió a alguien a “inventar el oficio”.
Antiguamente en las casas de aldea, solían tener una piedra de agua para afilar y no es raro aun ver alguna. Pero cuando se nombra al afilador, el pensamiento se va hasta Orense /Ourense, “A terra da chispa”, de donde han salido cientos, quizá miles de afiladores que con su chiflo anduvieron todos los pueblos de España.
Cuando copiaba las imágenes para este vídeo, he podido comprobar que en todo el mundo hispano; Méjico, Argentina, Paraguay, Uruguay, Perú, Colombia, Venezuela, Ecuador… y en todo el mundo en general, con artilugios tradicionales, la rueda, en bicicleta, o en moto, la gente ha tratado de ganarse la vida a base de piedra y pierna.
Antes el afilador era además, paragüero, estañador, arreglaba cazuelas, sartenes, cazos… Eran los tiempos en que una pota, tal vez heredada, era un bien caro y salía más barato poner un remache de aluminio que comprar una nueva. Ahora, si el paraguas se rompe, te vas a los chinos y por tres euros sales del paso. ¿Quién puede tener hoy en día, una cazuela con un remache en el fondo?. Nadie sin duda. Por eso ahora el afilador, los que quedan, solo se dedican a los cuchillos y las tijeras.

Gracias a los que colgaron las fotos y a Luar Na Lubre por esta hermosa canción, ellos me han permitido rendir un pequeño homenaje a todos los afiladores.

Castillejo.

A mis hijos, no recuerdo ya si a los tres, se les compro un artilugio para aprender a andar y que izo furor por los años 60 y 70. No es que fuera nuevo, como quién dice, se ha utilizado desde tiempo inmemorial. Ahora creo que raramente se utiliza, pues muchos padres y pediatras prefieren que el niño comience gateando y se acabe poniendo de pie con algo de ayuda. A mi nieta mayor la enseñe a caminar con la espalda apoyada en un pilar de la casa y yo sentado enfrente. Primero a un metro, luego algo más… La historia es que al dichoso aparato se le conoce por estos pagos como andador. Supongo que por otras partes también ya que de no ser así, esta palabra, andador, no estaría en el diccionario. Lo que no sabía es que lo llamaran castillejo.

Hoy no voy a mandar a la cárcel del olvido a esta palabra y para este uso, ya que en verdad, algo se asemeja a un castillo donde el niño está enrocado, aunque lo merecería.

1. m. Juego infantil que consiste en tirar a distancia una o más nueces sobre un montoncito formado por otras cuatro. Gana quien derriba el castillejo
2. m. Este montoncito.
3. m. Andamio que se arma para levantar pesos considerables, generalmente en la construcción de edificios.
4. m. Una de las partes del telar de mano, que tiene dos castillejos.
5. m. p. us. Carretón en que se pone a los niños para que aprendan a andar.

miércoles, 23 de junio de 2010

Brahms, Johannes.

Nacido en 1833 y fallecido en 1897. Compositor y pianista alemán, escribió más de doscientas romanzas, cuatro sinfonías, conciertos para piano y violín, gran cantidad de música coral y orquestal así como el Réquiem alemán. Fue amigo intimo de Schumann.

¿Que es el lichi?

Los litchis proceden del sur de la China donde se cultivan desde hace más de 3000 años.
Es un fruto con escaso contenido en grasas y buena fuente de potasio, calcio, magnesio, hierro, cobre, fósforo, alguno de los complejos vitamínicos B y vitamina C.
Esta exótica fruta es un buen antiinflamatorio y está indicado en casos de hipo, dolores de estómago, dolores de muelas, hemorragias externas, hernias, para eliminar la tos y tratar ciertos problemas glandulares.
La leyenda cuenta que Yang Kuei –Fei (719-756), favorita del emperador Xuan Zang, sexto soberano de la dinastía Tang, no sólo conservó su extraordinaria belleza, sino que se hizo aún más hermosa gracias a esta fruta que le gustaba especialmente

lunes, 21 de junio de 2010

Derviches turcos.

Los derviches utilizan el giro de su danza como una forma de meditación en movimiento. Su origen, hace unos siete siglos, lo localizan algunos en la ciudad turca de Konya, con la fundación de una orden o grupo de danzantes por Mevlana un gran filósofo y poeta místico del siglo XIII.
Los danzantes, giran sobre sí mismos con los brazos extendidos, simbolizando "la ascendencia espiritual hacía la verdad, acompañados por el amor y liberados totalmente del ego". La ceremonia se originó entre los místicos de la India y los sufís turcos.

Los mevlevíes (de la voz árabe mawlana, mevlana en turco, "nuestro maestro", sobrenombre de ar-Rumí), alcanzan el éxtasis místico (uaÿd) en virtud de la danza (samá’), símbolo del baile de los planetas. Los derviches (del persa darwish: "visitador de puertas") mevlevíes giran sobre sí mismo hasta conseguir el éxtasis. La danza es acompañada de flautas, atabales, tamboriles, esa especie de violines llamados kamanché, y laúdes de mástil largo como el saz turco.

¿Será cierto?

George Santayana:

Una vida sencilla lleva en sí su propia recompensa.

Stendhal:
Solo hay una ley en el amor; hacer felices a aquellos a quienes amamos.

Demóstenes:
Estamos siempre inclinados a creer aquello que anhelamos.

Proverbio árabe:
Un libro es como llevar un jardín en el bolsillo.

W.I.:
No podemos cambiar a nuestros antepasados, pero sí podemos tener influencia sobre nuestros descendientes.

¿Qué será la "Morinda citrifolia"?

 La fruta tiene un color amarillo que se transforma en blanco al madurar, sabor amargo y no huele muy bien. Neutraliza la acidez, lo que hace posible la estabilidad de la función del páncreas, hígado, riñones, vejiga, sistema reproductor femenino, etc. Por lo tanto puede ayudar a mejorar condiciones como la diabetes o hipoglucemia, colesterol calambres menstruales, presión sanguínea alta o baja, gota, artritis, etc.
Contiene: Fibra, Proteínas, Hierro, Vitamina C, Calcio, Zinc. Estamos hablando del Noni, ahora, a ver quién es el que se lo come.

domingo, 20 de junio de 2010

Crótalo.

1. m. Serpiente venenosa de América, que tiene en el extremo de la cola unos anillos óseos, con los cuales hace al moverse cierto ruido particular.

2. m. Instrumento musical de percusión usado antiguamente y semejante a la castañuela.

3. m. poét. castañuela.

El crótalo es un instrumento musical de percusión que consiste en dos pequeños platillos que se tocan sujetándolos a los dedos índice y pulgar y entrechocando sus bordes. Proceden de Grecia. o tal vez de Fenicia unos 1000 a. C.

¡Que sería de las bailarinas del vientre sin este utensilio! ¡Que sería de las músicas regionales, chinas, indias o árabes…! Sin embargo a mí me parece que al mentar esta palabra, el 99% de la gente piensa en una serpiente.
Uno dice… “El chico tocaba los crótalos.” ¿Y no le picarón?. La interrogación casi parece obvia. En fin, me dejaré de chorradas y a lo que vamos, yo creo que el crótalo es diferente de la castañuela y que el diccionario no debía admitir ni en sentido poético, castañuela por crótalo, aunque a los poetas se les puede consentir casi todo.

sábado, 19 de junio de 2010

Bragg. (Sir William Henry y su hijo Sir William Lawrence)

Padre e hijo (1862-1942) y (1890-1971) Físicos ingleses que recibieron el Nobel en 1915 por sus trabajos sobre la difracción de los rayos X. El padre había medido la distancia recorrida por las partículas alfa y el hijo colaboró en las investigaciones y desarrollo de la ley de Bragg.
La ley de Bragg confirma la existencia de partículas reales en la escala atómica, proporcionando una técnica muy poderosa de exploración de la materia, la difracción de rayos X.
 William Lawrence Bragg con 25 años es la persona más joven que ha recibido un Premio Nobel. Entre sus escritos hay que destacar The Crystalline State (1934) y Atomic Structure of Minerals (1937).

El gordo y el flaco.

Como se dice algunas veces, no tengo palabras. Por eso es mucho mejor para quien quiera saber la vida y obras de la mejor pareja cómica que ha dado el cine, que vea el magnifico y completo trabajo de Wikipedia.
Es imposible ver todas las cadenas de televisión españolas, además del tdt tengo parabólica y eso significaría estar gastando las pilas del mando a distancia cada dos días, a parte de que también hay que vivir. Sin embargo de vez en cuando me doy una pasada para ver si hay algo interesante. He visto que algunas cadenas repiten incansablemente series antiguas y malas a conciencia, pero desde hace más de treinta años no he vuelto a ver aquellas series de cortos que ponían de Harold Lloyd, Buster Keaton o Chaplin. ¿Acaso se piensa que ya no interesan?. Si es así, estoy sumamente desfasado. No me importa, yo continuaré poniendo en mi vídeo El Maquinista de la General, El Gordo y el Flaco en el Oeste, Compañeros de Juergas, Bienvenido Mister Marshall, Un Día en las Carreras…

viernes, 18 de junio de 2010

Budapest.

De chico era yo forofo del Barcelona. No es que me gustara mucho el fútbol, apenas si vi cuatro o cinco partidos, pero mi madre me llevó al cine a ver una peli de la vida de Ladislao Kubala. Desde entonces ese jugador fue mí ídolo. Por ende, siempre he querido conocer su país del que llegué a tener una colección de sellos. Tal vez el año que viene me dé una vuelta por allí.
He dicho muchas veces que soy un importón, que me gusta conocer gentes, lugares, historias… El lugar del mundo que más me gustaría visitar es sin duda Egipto, de hecho hace dos veranos estaba en marcha el proyecto  para ir con mi hijo. Pero en verano hace calor, yo ando mal de la patata y cogí miedo. Les fastidie el viaje. El segundo es Hungría y este no me lo pienso perder. También quisiera llevar a Méjico a mi mujer y  que su hermana y mi cuñado vengan también. Era deseo de su padre que nació allí el volver y,  nunca lo consiguió. Tal vez alguno de sus descendientes pisen la tierra que él pisó y refresquen la memoria de sus relatos

Alicantina.

1. f. coloq. Treta, astucia o malicia con que se pretende engañar.

adj. y s. De Alicante o relativo a esta ciudad española y a la provincia, del mismo nombre, de la que es capital y que se encuentra en la Comunidad Valenciana.
Es posible que por el sur de la península o las gentes de malvivir, utilicen esta palabra para designar un engaño. Yo no lo sé, dado que mi léxico es bastante reducido, pero por el norte no la solemos emplear. Pienso que ha de ser un tanto peyorativa para los habitantes de la región y, por tanto, la condeno al purgatorio de las palabras que no se deben de usar en este sentido.

¿Interesante?


Aquí están mi padre y mi nieta, entre los dos hay 83 años de diferencia, en esta foto ella tenía cinco y el viejo 88. La foto supongo que la hice yo, y cada vez que la miro me pregunto… ¿de que es lo que hablan?. Al paisano le gustaba chapurrear en italiano aprendido en la guerra, y no lo hacía mal, por eso, tal vez, ella lo mira con expresión atenta. Sin duda quiere entender, algo le suena, pero no capta las palabras.

Esto me lo he inventado yo, lo más probable es que ella piense ¡qué dice el güelin!. Y que él le esté contando un cuento chino.
La foto está tomada a la salida del bautizo de mi otra nieta Iris.

jueves, 17 de junio de 2010

Bougainville, Louis Antoine de

Nació en 1729 y murió en 1811 en París. Navegante que fue el primero en dar la vuelta al mundo para Francia y el 14º de la historia. Escribió un libro relatando la aventura. El naturalista que llevaba a bordo le dio su nombre (buganvilia) a la planta que encontró en Brasil y cuya flor se entregará a la primera esposa de Napoleón.. También se dio su nombre a una isla de las Salomón.

Se da la circunstancia de que el botánico de la expedición, Philibert Commerson, llevaba con él un ayudante de cámara que resultó ser su amante; Jeanne Baré que se convertiría en la primera mujer en circunvalar el globo.

Tamién yo fui mozu, nietín.



(Nota: Para aclarar alguna palabra de Asturiano, existe un buen traductor "Eslema" que os ayudará si es necesario).
Agora que tamos solos, voy cuntate nietín, dalgo que paez que los mozos nun teneís en cuenta; nosotros, yo, tamién tuve dieciocho añinos. Nun siempre tuve esti decrépitu cuerpu qu'aquí ves, llenu d'artrosis que me fai caminar despacín, encorvau ensin poder soltar el cayau. Cuandu yo tenía la tu edá, esos diecisiete añinos qu'agora recién cumples, medía metru ochenta y trés, tenía el moreno pelo espeso y ensortijao comu'l tuyu y pesaba setenta y cinco kilinos que yeran tou músculu. El bronce'l mio cuerpu adquiríu en branu, nun m'abandonaba pel inviernu pués nun dexaba pasar día en que nun fuera a la playa, si taba bono; bañu seguru, si facía malo; partidín n'arena. ¿Y les moces? Derretíense con sólo mirales con estos güeyos qu'agora ves tres estos gruesos cristales. ¿Sonríeste?. Nun te dé pena, o pienses con indulgencia que toi inventando. Pal amor fui bastante gayu y n'ocasiones... mui románticu. Recuerdo que siendo un mozalbete de trece o catorce años, diba los domingos de tarde colos mios pas a un merenderu qu'había na Guia, y que nomábase'l Jai-Alai. Ellí sentau comiendo la tortiella y los filetes empanaos, vi nuna mesa l'otru llau de la pista baille, una mocina más o menos de la mio edá. Yera morena, pelo llargo qu'ataba so la cabeza con un llazu roxu; vestíu blancu de vuelu y llunares tamién roxos que dexaben ver la puntilla de la enagua, la corta manga con sus torneaos brazos al aire y zapatos de charol negro con calcetín blanco. Nun sé si aquello foi un flechazu, pero lu que sí sé ye qu'en tola tarde nun pude apartar la vista d'ella. Cuandu les parexes salíen a baillar, interponíense ente nosotros y yo llevantabame del bancu diciendo que cansaba de tar sentáu, o que diba orinar sólo por siguir viéndola. Cuandu ya anochecio tornabemos a casa nel tranvía, tuve la suerte de dir sentáu tres ella. El perfume de lavanda envolvióme hasta que la campanilla avisó al condutor qu'había parar na próxima. Esa yera la mio parada, mio má tocóme nel hombru y dixome.. ¿Qué ye, que nun baxes?. Adios al mio sueñu, posiblemente nun-y volvería a ver... y nun había cruciáo ni una pallabra con ella. Nun sabía el so nome, nun sabía ónde vivía, nun sabía más que gustabame. Durante díes y díes sólo piénsé nella, anduve d'un llau pa otru recorriendo tou XiXón nun vanu intentu por ver si l'alcontraba. Esperaba con ansia que llegara'l domingu pa volver al merenderu, pero anque casi tol branu foimos ellí, nun volví vela. ¿Paezte una pijada, verdá?. Pues sinón pasóte tovía... ha pasate, y ya verás comu esi primer amor lu recuerdes comu yo lu recuerdo. Ya sé que nun foi amor nel completu sentíu de la pallabra... que pué ser platónicu... lo que tu quieras, a mí gustame piensar nello comu'l amor primeru d'adolescente y que nun se borra enxamás. Tener tuve muchos y dellos olvidelos, pero voy cuntate comu surdieron ¿qué nun quiés? ¡Vaya hom! ¿Nun sabes aquello de que sabe'l diablu más por vieyu que por diablu? Ya sé que tu vida ties que vivila tú, y que por muncho que te diga, vas facer lo quieras, pero dexa qu'esti vieyu se recree un pocoñín nel pasau, que farde de lu que fui y nun sólo veas los achaques y la teya vana que ya empieza aflorar. Mira, sé que quiés marchar por que temes metame en profundidaes, nun temas que por ehí nun van los tiros. Sólo quiero cuntate de les moces que tuve y verás que siempre foi un caballero con elles a pesar de que dalguna dexela... digamos por incompatibilidá... La primera moza que tuve formal llamabase Mari Carmen; yera rubia y dalgo miope, pero mui guapa y de bona figura. Andábemos la pandilla d'amigos paseando pola cai Corrida comu yera costume arriba y abaxo hasta que llegara l`hora de dir pal cine, cuando un chaval acercase a nosotros y diz-y a ún de los mios amigos; oye, fulano, tú nun vas a escuela a tal sitiu, l`otru contestoy que sí, más esa solamente yera la disculpa pa dici-y a continuación que había un grupu d`amigues que taben deseoses de conocenos. Presentónos y dimos unes vueltes con elles. Durante tres o cuatro domingos, y dalgunos díes por semana salimos xuntos. Cada cual foi arrimándose a la que meyor y venía al talle, y otru tantu ficieron elles de forma que quedamos emparexaos. Yo fícelo con esta Mari Carmen que te dixe, por que-y oí criticar y ríise d`un de nosotros, que a los cuatro díes de conocela ya se-y había declaraó. ¿Asina que riiste del mio amigu, eh?, piensé yo, ¡Pués comu puea vas pagales!. Empecé a camelala y dioseme tan bien qu`al pocu tiempu taba lloca por mí. Nun dibemos al baille por que con dieciseis años nun nos dexaben entrar, pero en Santa Catalina dímonos nuestros primeros besos. Besos inocentes que apenas si rozaben nuestros llabios, pués ni el ún ni l`otru sabiemos de la misa a la media. Cuandu ya la tenía bien namorá, y que facía tolo que yo quería, dixe-y que m`agobiaba, que siempre taba conmigo y que yo necesitaba dalgo de soledá y tranquilidá, que meyor lo dexabamos una temporá. Ella enfadóse y anque tovía anduvo detrás de mí, foi prudente y nun lu demostró. Ansí vengué al mío amigu, o eso foi lu que yo creyí n`aquel entós. Tiempu dempués comprendí qu`había fecho bastante mal y que yera un sinvergüenza, pero eso foi muncho dempués. Lluego conocí una Mari Tere, paez que dabame poles maríes, qu`a los tres meses ya quería que conociese a sos pás. Comu pués comprender, escapé comu ánima que lleva`l diablu, pues barruntaba noviazgu seriu y tal vez a nun muncho tardar casoriu. Nun yera tovía l`hora d´ennoviame en serio, asina qu`al pocu tiempu taba enzarzáu con dos a la vez. Comu ya empezara a trabayar na Fábrica Aceros, decia-yos que taba a turnos y que tocabame un domingu sí y ún non, ansí que repartía. Nun había pelligru pués una yera d`Aboño y l`otra de Xixión. Foi pocu tiempu, pues una d`elles debió enterase y cuandu la fui buscar, embarcóme. Tuve de plantón más de dos hores y nun volvió a apaecer. L`otra empezó por decime que nun podía salir sola y que tenía que dir coles amigues, y comu a mí nunca me gustaron les carabines, nin siquiera les del tiru, dexela en paz. Nun diba dir de pazguatu con tola recua. Ya tenía venti años, seis o siete moces había paseao y siguía tan pez de la vida como al pricipiu. Eso súpelo por que un día que taba nel Parque Japonés y nun rascaba bola, saqué a baillar a última hora a una que paecía veterana y que taba comu yo, in albis, vamos... sin baillar pieza. Díxome que sí, echamos unes piecines y acompañela a casa. Despidiose con un par de besos d`esos que dicen de tornillu y que me dexaron ensín resuellu. ¡Núnca m`había pasáo tal cosa! Taba comenzando a aprender lu que otros guajones comentaben y que nunca catare. Aquella Mari Luz yera tres años más vieya que yo y enseñóme unes cuantes coses, pero por esi motivu, debió piensar que ya tenía drechos adquiríos y podía manejame. Siempre taba... Ponte drechu que te sal joroba... Has cortate el pelo que lu traes muy llargu... Nun bebas tanto que ye malo y gastes les perres... Meyor dexabes de fumarriar... y otres coses pol estilo. Quería que la coyera del brazu comu los vieyos, que nun fuera al chigre a xugar la partía colos amigos... comu ella diba a un taller a coser y nun podía dir a la playa, quería que yo nun fuera... Adios morenina… que te zurzan... si llevamos saliendo cinco o seis meses y yá tas encima de mí comu la nata... ¿qué nun farás cuandu llevemos dos años?. Total por cuatru besinos y un poco de mete-y mano nel portal, nun merez la pena. Volví al baille colos míos amiguinos un domingu equí, otru allá... Yera lo meyor, comu les abexes, de flor en flor pero ensín quedase con nenguna más de lo preciso. Facer lo que se pudiera el mesmu día, y lluegu si te ví nun m`alcuerdo. Pero com l`amor ye mui traicioneru y ataca siempre pola retaguardia... ¡zas! un día voyme yo y saco a baillar a una moza que taba perbien. Yera de pelo castaño, güeyinos negros y sonrientes, unos llabinos pa comelos y una figura fina y nun mui alta petábate garrala ente los brazos y protexela. Sólo faltaba da-y palique por ver si yera tonta o si tenía la voz de flauta, o tartamudiaba, que sé yo, nun lu podía tener too bono... ¡ Teníalo, si, si.. fiyin... teníalo too bono... la voz suavina y melosa, educá, llista... y amás paecía de posibles.... Entamamos a salir aquel branu que ya taba acabando, casi tolos dies y yo taba colau a más nun poder. Ella mantenía les distancies, dexiabase coyer una manina, lluego retirabala... teniame negru y non yera capaz de conseguir lo que coles otres conseguí. Yo decía-y... ¿Qué ye Mari Loli, que nun somos mozos? y ella contestabame que sólo amiguinos y acompañantes ... ¡Cago`n mi mantu! Con ella gaste perres anbute... regalos... taxi pequí y pellá... cine... meriendes... de too y pa ná. Daba igual que me mostrare triste o allegre, afligíu o cantarín, ella yera comu el pescaor de salmón que ta luchando nel ríu... afloxa sedal... tensa sedal... un besín na carina... tate quietín que m`enfado... y asina transcurríen los dies y ya tabemos de nuevo en branu. Pero, hete aquí, como decíen enantes nos cuentos, que vino del pueblu una prima d`un de los míos amigos y que yo en principiu nun tomé en consideración. Más ella si me tomó a mí, y facíase l`alcontradiza pola calle, cuandu tabemos na playa, bañabase xuntu a mí, quitabame el cigarru la boca pa fumalu ella... o bebía la cerveza de la mio botella sólo pa poner los llabios ellí onde yo los ponía, hasta que llegó un momentu en que díxome... ¿tú nun ves que me gustes?. Quedé cola boca abierta ante la osadía d`aquella moza que s`había atrevío decime tal cosa, primeru por decímelo ensín recatu y segundu porque fue delante de la que oficialmente yera novia mía. La Mari Loli picóse cola desvergonzada de la Mari Xose, q`asina nomabase anque paezca cuentu esto de les Maríes, y casi que se llegen a les manes. Anque la primera nun sé que ye lo que defendía. A mí paezme que yera comu`l perru l´hortelanu, que nin comía nin dexaba comer. Pero lo más chistoso foi que tando tola pandilla xuntos na playa un día, vínose pa mí un mozucu que nun tenía cuatro bofetaes, y ensín mediar pallabra arremangome un puñetazu en caretu que m`escoñó la napia. Cayí comu`n sacu patates y llevanteme fechu una furia p`arremanga-y, pero él, que yera yudoka comu llueu supe, volvió a sapiame`n suelu. Los míos amigos trataron d`ayudame, pero él aventólos tamien ensín despeinase. Les muyeres gritaben, yo taba desconcertáu; nun sabía el porque del so actuar y comu coño taba dandome aquella zurra hasta que la Loli pidió-y que me dexara. Resulta qu` aquel enanu matón, foi mozu d`ella y tuvo faciendo la mili en Melilla onde aprendió esi arte tan raru. Cuandu vino llicenciáu y s`enteró de qu` andaba conmigo, buscóme y ensín más averiguaciones, atizóme. Dempués de jura-y y perjura-y, nun por mieu, claro, tantu l` unu como la otra de que sólo yeramos buenos amigos, y que nun pasare ná ente nosotros, vinose a la calma. Arreglaronse les coses ya que dexamos d`andar xuntos, pués a mí se me pasó`l caliente y ella andaba detrás del otru que por tou Xixón presumia de tener cinturón negru, anque yo siempre lu ví de tirantes. Entós ficeme noviu de tu güela, que nun desaprovechó la ocasión, mientres qu` aquellos dos salieron a palos dempués de casaos, nun sé cuantes veces. Ella, que conmigo se las dió de puritana, porque yera demasiao lligera de cascos y él, comu siempre, por demasiau celosu.
Estes fueron comu dixete les novies más sonaes, pués aventures tuve munches. ¡Si nos vieres a los míos amigos y a mí pavoneanos nel Somió Parque, nel Rosales o nel Parque Venecia!... Traíamosles de calle... anque a mi siempre me quedó`l trauma de nun haber andao con una Amparo, con una Xulia o con una Margarita.
Fin

miércoles, 16 de junio de 2010

¿De donde viene el dicho, "Zapatero, a tus zapatos"?

Cuentan de Apeles (el pintor de Alejandro Magno) que era bastante receptivo y abierto a la crítica constructiva. Según recoge Plinio el Viejo, en una ocasión un zapatero se dio cuenta de un error cometido por el pintor en los zapatos de una figura de un cuadro y lo criticó. Al oírlo Apeles, corrigió el error de inmediato. Envanecido el zapatero, hizo otra observación sobre las piernas, a lo que el artista contestó: «Ne supra crepidam sutor judicaret», es decir «El zapatero no debe juzgar más arriba de las sandalias», frase que ha quedado reducida al dicho español: "Zapatero, a tus zapatos"

Uruguay.

Félix de Azara (militar, ingeniero, explorador, cartógrafo, antropólogo, humanista y naturalista español, nacido en 1742 en Barbuñales, Provincia de Huesca y fallecido allí en 1821) afirma que el nombre de Uruguay proviene de un ave pequeña, el urú, que habita en parte de las costas del río Uruguay. Significaría entonces "Río del país del urú". Por su parte, un colaborador de Félix de Azara da una versión muy diferente, dividiendo la palabra en uruguá, "caracol", e ï o ý "agua", "río" y por tanto sería "Río de los caracoles".

Al momento de la llegada de los españoles, los charrúas dentro del actual territorio uruguayo ocupaban el área al norte y al sur del Río Negro (o Hum) y se acercaban a la costa en el actual departamento de Rocha. En otras partes del territorio había otras tribus, como los Chanáes, Minuanes, Yaros, Bohanes, Guenoas y Arachanes. Posteriormente a la fundación de Montevideo, los charrúas se desplazaron hacia el Norte, absorbiéndolos y quedando prácticamente confundidos con ellos, por lo que usualmente se les ha designado a todos estos grupos genéricamente como charrúas.
Los charrúas estaban emparentados con la etnia de los pámpidos, y eran de cultura similar a la de los puelches o pampas antiguos, a la de los tehuelches o patagones, a la de los toba y a la de los caduveos. Sin embargo, hacia el siglo XV parecen haber recibido importantes influjos culturales del pueblo de los avá o guaraníes. Mucho del léxico actualmente conocido deriva del avañe'ẽ o guaraní, como son la toponimia y los nombres propios.
Los charrúas no eran pacíficos; Tenían una organización social muy fuerte, gobernadas por un “cacique”, jefe, que aunque solía pertenecer a un linaje, debía ser electo y consensuado permanentemente por el conjunto, donde los vínculos interpersonales eran muy importantes y conservaban la filiación poligámica.
En el momento de la conquista española su modo de vida era nómada, cazadores y recolectores, aunque rápidamente desarrollaron, una ganadería basada en los bovinos y equinos. Debido a esto, los únicos vestigios materiales de su civilización son pequeñas vasijas de barro así como parte de sus armas típicas, lanzas, flechas y boleadoras. Las boleadoras estaban conformadas por dos o tres bolas de piedra, unidas por un trozo de cuero de aproximadamente un metro, en un nudo común. Eran utilizadas para cazar principalmente el ñandú, ave típica de la mayor parte del Cono Sur, similar al avestruz pero de menor tamaño.
Los charrúas opusieron tenaz resistencia a la colonización española, a estos se atribuye tradicionalmente la muerte de Juan Díaz de Solís, aunque, según los cronistas españoles, Solís padeció ante una "tribu antropófaga". Dado que la antropofagia es prácticamente desconocida en la etnia charrúa, los historiadores suponen que la muerte de Solís puede haberse debido a un grupo amazónico que se encontraba en ese entonces merodeando las riberas platenses.
El cronista de la expedición del adelantado Pedro de Mendoza, Ulrico Scmidel, describió a los charrúas en su obra Viaje al Río de la Plata llamándolos zechuruass:
“Así pues, con el favor de Dios llegamos al Río de la Plata el año 1535. Allí nos encontramos con un pueblo de indios llamados zechuruass que constaba como de unos 2.000 hombres, y que no tenían más de comer que pescado y carne. Estos al llegar nosotros, habían abandonado el pueblo huyendo con mujeres e hijos, de suerte que no pudimos dar con ellos. Esta nación de indios se anda en cueros vivos, mientras que sus mujeres se tapan las vergüenzas con un paño de algodón que les cubre desde el ombligo hasta la rodilla”.
A mediados del siglo XVIII fueron fuertemente diezmados en la campaña punitiva llevada a cabo por José de Andonaegui. En noviembre de 1749 el teniente de gobernador de la ciudad de Santa Fe, Francisco Antonio de Vera Mujica aprehendió 339 charrúas que habían escapado del territorio uruguayo, entre ellos los caciques Maigualen, Gleubilbe y Dóienalnaegc, que fueron trasladados a las cercanías del río Salado en Santa Fe, dando origen al pueblo de Nuestra Señora de la Concepción de Cayastá fundado el 17 de septiembre de 1750 en el lugar donde estuvo situada la primitiva ciudad de Santa Fe (Santa Fe de Luyando) y la efímera reducción de San Francisco Javier de los mocovíes en 1743. Otra expedición de Vera Mújica en enero de 1752 sobre la provincia de Entre Ríos, tomó prisioneros a 53 charrúas que fueron repartidos entre los expedicionarios para su servidumbre. La reducción de Nuestra Señora de la Concepción de Cayastá desapareció hacia 1820.
Uruguay, o República Oriental del Uruguay es un país situado en el Cono Sur americano. Limita al Norte y Noreste con Brasil, al Oeste con Argentina, al Sur tiene costas sobre el Río de la Plata y al Sudeste tiene costas sobre el Océano Atlántico. Abarca 176.215 km² siendo el segundo estado más pequeño de América del Sur en cuanto a territorio, detrás de Surinam. Posee un clima templado. La población estimada para 2010 es de 3.356.584 habitantes, representando la décima mayor población entre los estados de América del Sur.
En los inicios de 1527 es fundado el primer asentamiento español por Sebastián Gaboto en la entonces llamada Banda Oriental, de nombre San Lázaro. Pocas semanas después los españoles al mando de Gaboto fundaron un segundo fuerte en la desembocadura del río San Salvador, aunque tales establecimientos fueron efímeros.
En enero de 1680, los portugueses comenzaran 100 años de ocupación de parte meridional de la Banda Oriental desde 1680 a 1777, violando el Tratado de Tordesillas, fundando la Colonia do Santíssimo Sacramento, frente a la ciudad de Buenos Aires. El 22 de noviembre de 1723 don Manuel de Freytas Fonseca funda el fuerte de Montevieu. El 22 de enero de 1724 los españoles de Buenos Aires desplazan a los portugueses. Los portugueses fundaron en el norte de la Banda Oriental la ciudad de Río Grande 1737, Porto Alegre 1742 y la Fortaleza de Santa Teresa en 1762 en Rocha.
Luego de desalojar a los portugueses en 1723, Montevideo fue fundada oficialmente el 24 de diciembre de 1726 por el capitán español Bruno Mauricio de Zabala, llamado "Brazo de Hierro", comisionado por las autoridades de Buenos Aires. La nueva fundación recibió inicialmente el nombre de Fuerte San José, y luego de San Felipe y Santiago, aunque el lugar era conocido de antiguo por los españoles como Montevideu, nombre tal vez derivado del término "monte vi eu " usado por quien avizorara por primera vez el cerro existente en sus costas.
España solo tiene Montevideo y sus cercanías Departamentos de San José, Flores, Canelones y Maldonado. El 90 % de la Banda Oriental seguía siendo Portuguesa desde 1680. Los portugueses establecieron relaciones con la nación Chaná e introducen en Colonia y posteriormente en Montevideo como esclavos a los africanos de naciones Bantú procedentes de los reinos de Benguela, Ngola y Kongo entre otros.
La ciudad de Montevideo se fundó con objetivos militares y mercantiles, siendo una importante plaza militar de los dominios coloniales españoles en el sur durante el siglo XVIII y el principal puerto del estuario del Río de la Plata. La importancia de Montevideo como puerto del Virreinato del Río de la Plata le granjeó en varias oportunidades enfrentamientos con Buenos Aires, capital del virreinato.
El 22 de noviembre de 1749, el rey de España nombra primer Gobernador de Montevideo a José Joaquín de Viana. La Gobernación de Montevideo comprendía los territorios que iban desde la boca del arroyo Cufré, en el oeste, hasta el cerro Pan de Azúcar, al este, llegando por el norte desde las nacientes de los ríos San José y Santa Lucía, siguiendo la línea de la Cuchilla Grande hasta el cerro Ojosmín, que se encuentra en el actual departamento de Flores.
En 1763 se funda la ciudad de San Carlos en Maldonado con portugueses Es el único pueblo del mundo fundado por portugueses de las Islas Azores fuera de sus tierras. La única población del Río de la Plata que no pudieron conquistar los ingleses en sus invasiones, siendo rechazados en el histórico Combate del 7 de noviembre de 1806
En 1798 y en 1806 a 1807 se producen las Invasiones Inglesas. Tropas de Montevideo y de Buenos Aires repelen juntas los ataques de la flota inglesa venida a conquistar los territorios del Plata.
Durante la Revolución de mayo de 1810, iniciada en Buenos Aires, y durante el levantamiento revolucionario de las provincias del Plata, la ciudad de Montevideo se mantiene fiel a las autoridades españolas, aunque no así buena parte del interior rural y las ciudades más pequeñas.
José Gervasio Artigas, tenía la intención, era crear en la Provincia Oriental el núcleo de una gran Confederación, sin independizarse de las Provincias Unidas del Río de la Plata. La reunión del Congreso de Oriente en el Arroyo del la China, actual Concepción del Uruguay (provincia de Entre Ríos), dio cuerpo a una organización confederal, con capital en Purificación, que incluía los actuales territorios de Uruguay, y varias provincias argentinas: Entre Ríos, Misiones, Corrientes y Santa Fe; y brevemente Córdoba y Santiago del Estero. También pretendía integrar las Misiones Orientales — que Artigas declaraba parte de la Provincia Oriental - y la República del Paraguay.
Desde 1816 la Banda Oriental cae bajo el poder del Reino Unido de Portugal, Brasil y Algarve. En 1821 el Congreso Cisplatino decide la incorporación del territorio a Portugal con el nombre de Provincia Cisplatina.
En 1825 se produce una revolución conocida como la gesta emancipadora de los Treinta y Tres Orientales, inmediatamente continuada con la Guerra del Brasil, entre el Imperio y las Provincias Unidas del Río de la Plata. Ésta concluyó con la constitución del Estado Oriental del Uruguay en 1828 luego de firmada la Convención Preliminar de Paz.