domingo, 16 de enero de 2011

El criminal siempre pierde. (Parte 4ª)

Cuento macabro en cinco partes. (Para que abulte menos ) Introito, maquinación, coartada, pesquisas y caso resuelto.

Las pesquisas.


“Parece que los guardias han mordido el anzuelo. Ellos creen que se ha largado con alguien y yo no les voy a sacar de su error. Me esta sabiendo pero que muy bien la venganza... me estoy riendo de todos ellos. ¡Que lloros los de mi suegra! ¿Y los vecinos? me miran con lástima y me creen un pobre hombre... si supieran...

“Hoy han quedado en venir por aquí del cuartelillo a echar un vistazo. Les conduciré hasta tenerlos sobre su cuerpo y ni siquiera se van a enterar. Ya están aquí.”

- Buenos días...

- Hola buenos días... ¿Alguna noticia?

- Nada de momento. Lo sentimos mucho.

- Que se le va a hacer. Oiga, ni en hospitales ni clínicas particulares…

- Se ha pasado aviso a todos. Nada.

- Bueno. ¿Qué es lo que desean ver?

- Solamente es una inspección de rutina... ver que es lo que se llevó el día de autos, en fin... más o menos lo mismo que el otro día, por ver si recuerda algo que nos ayude.

- Pasen, pasen... ésta es su habitación... dormíamos separados... yo madrugo para ordeñar y así no la molestaba.

- ¿Qué nota en falta?

- Un traje de chaqueta azul, los zapatos y el bolso, supongo que algo de ropa interior, alguna camisa... lo corriente, como cada vez que va a casa de su madre.

- ¿Lo hace muy a menudo?

- Bueno, cada dos o tres meses suele pasar allá una semana o dos. Mi suegra está delicada, pero es mujer de ciudad y aquí no se encuentra. Prefiere vivir sola.

- Así que usted no la vio marchar...

- Pues no. Yo dormía la siesta, ya le digo que me levanto a las cinco a ordeñar, tengo cuarenta vacas.

- Esto está tan solitario ¿No se aburre ella aquí?

- Hasta ahora no. La visitan las antiguas amigas, sobre todo por el verano en que suelen pasar el día aquí. Y luego, las escapadas de vez en cuando, que la ayudan mucho.

-¿Escapadas?

- Sí, ya le he dicho, a casa de su madre

- ¡Ah! Usted sabe que es muy importante saber que es lo que llevaba puesto. ¿Puede repetirme lo que nos dijo en el cuartel?

- Un traje de chaqueta de color azul fuerte y una blusa blanca con un lazo en el cuello, iba de zapato raso y en una bolsa llevaba los de tacón. Todas las mujeres de por aquí lo hacen, luego cuando llegan al pueblo los cambian. En una bolsa de estilo deportivo blanca con asas rojas llevaba las mudas, otra falda, un suéter color crema... en fin no sé exactamente... ya sabe que los hombres nunca sabemos los trapos que tienen las mujeres...

- ¿Me puede ensañar el resto de la casa?

- ¿Acaso cree que la tengo escondida?

- ¿Por que dice eso? ¿Tiene algo que ocultar?

- Perdone, aún estoy nervioso y quizá me dejo influir por las películas de la tele... ya sabe... lo de la orden judicial y todo eso...

- No es este el caso. Simplemente le he pedido si quiere enseñármelo y ya le dije que la inspección era rutinaria. Sólo tratamos de ayudarle a usted.

- Perdone, no se enfade... mire la cocina queda justo al lado... el cuarto de baño... el salón... mi habitación... éstas dos están vacías, antiguamente éramos más en la casa...

¿Qué tal se llevaban?

- Normal. Como cualquier matrimonio. ¿Porque lo pregunta?

- Tal vez discutieron, ella se enfadó y se fue unos días para hacerle rabiar un poco...

- Nunca discuto con mi mujer.

- Muy bien. Creo que con esto vale.

- Así que no me puede decir nada nuevo

- Lo que le puedo decir es que su vecina, fue la única que la vio marchar. Parece ser que todos los días a esa hora arranca la moto bomba del pozo para llenar el depósito de la casa. Como usted ya sabe, aunque algo lejos, el pozo queda frente por frente de esta puerta. No tiene ninguna duda. En fin, ya le diremos algo. Nosotros hemos pasado la denuncia a la capital y ellos se harán cargo a partir de ahora. Están más preparados que una simple policía de pueblo y espero que obtengan algún resultado positivo

2 comentarios:

oliva dijo...

Lo esperaba más tranquilo, pero también sería sospechoso, porque sería como demostrar que él sabe lo donde se encuentra su esposa.

Y cómo es posible que la vecina le viera, si ella no salió de casa. Solo porque puso en marcha el motor del pozo??

Espero que el próximo y último capítulo sea esclarecedor.

Un saludo.

Alfredo dijo...

oliva.
Supongo que en situaciones como esta, el culpable dudará de como actuar; si está demasiado nervioso, pueden sospechar de él, al igual que si está demasiado tranquilo.
La vecina, en la distancia ve a alguien que lleva su ropa y se asemeja a ella. Ya está predispuesta a creerlo, hay que tener en cuenta que ya sabía que se iba a marchar, fue desde su casa desde donde habló por teléfono con su madre.
Salu2.