lunes, 31 de enero de 2011

Zorongo.

1. m. Pañuelo doblado en forma de venda, que los aragoneses y algunos navarros del pueblo llevan alrededor de la cabeza.
2. m. Moño ancho y aplastado que usan algunas mujeres del pueblo.
3. m. Baile popular andaluz.
4. m. Música y canto de este baile.
5. m. Arg. Pelo postizo.

Yo ya sabía desde pequeño que ese pañuelo que llevan los baturros se llama zorongo. Mi tío Manuel, Lolo para la familia y Lin para los amigos, que estuvo en un batallón de trabajadores en tierras mañas, solía sacar el pañuelo y anudarlo a la cabeza, cuando por las navidades de aquellos tiempos de Maricastaña se cantaba y bailaba. Pero eso era para cantar jotas, para otras cosas como "el caramelero o pregón de los caramelos" - que se le daba estupendamente - ataba cuatro nudos en las esquinas del pañuelo y se lo calaba cual tornasol en plaza de toros, o remedo de cateto.

También los significados 3 y 4 me son de sobra conocidos, pero no recuerdo el 2 y el 5. Es más, sabéis que suelo ilustrar con una foto relacionada con el tema en cuestión, pues bien; con la palabra zorongo no he encontrado ni una sola imagen que mostrara un moño. Y a decir verdad, solamente una o dos del famoso pañuelo. He tenido que recurrir a "baturro" para poder mostrar el zorongo.

2 comentarios:

rubo dijo...

Creo que el zorongo como moño debía ser esa especie de "rosquilla" aplastada que se hacían algunas mujeres en el pelo para trabajar cómodamente en las faenas cotidianas, v.g. las del campo, para portar sobre la cabeza baldes, calderos o cestos. Es una opinión que se me ha ocurrido ahora, sobre la marcha, sin consultar ni siquiera el Corominas.
Confío en tu acreditada benevolencia.

Alfredo dijo...

rubo.
He visto ese moño en alguna ocasión, parecido a una cebolla de esas planas, pero me parece que se pone más en la nuca. Esa sufridera que comentas y que en este momento no recuerdo como se llama, la utilizaban antes las mujeres de las cuencas, las he visto también en Portugal y generalmente en casi todos los países atrasados. El acarreo de bultos de esta forma ya no se ve por aquí, pero cuando yo era crío, las mujeres llevaban el caldero con agua de la fuente, sin derramar una gota.
Salu2.