jueves, 24 de febrero de 2011

Alarde, Alarme, Adarme, Adarve.

Supongo que los cuadernillos de crucigramas - hace tiempo que no los hago - aún traen aquellos pasatiempos en los que partiendo de una palabra y cambiando una sola letra, había que llegar a otra definida. Más o menos esto es lo que sucede con los vocablos que a continuación se relacionan, aunque no es el caso que quiero comentar. Si los he sacado a colación, es para ver el rumbo tan dispar que toman los significados por un cambio tan nimio.

Como diría un político importante - que la usa casi como muletilla- no es baladí la cosa. ¿Qué pensaríais si yo dijera…

Paseaba por el adarme contemplando aquellos campos sembrados; aquí trigo, allá cebada, acullá centeno. En un alarme de imaginación, los labriegos habían dispuesto las eras de manera perfecta; los caminos, las norias, los árboles en los sitios propicios para dar sombra a las casetas de aperos. Más, aquella belleza que oteaba, no decía verdad; aquellas espigas, vacías de grano, no pesaban un alarde.

¡Que nadie se adarve! - Dijo el ministro de agricultura- Como de costumbre, el Estado ayudará al campesinado.

Alarde, ostentación y gala que se hace de algo.

Alarme, (1ª sing. presente subjuntivo del verbo alarmar) Dar la alarma o avisar de un peligro inmediato.

Adarme, Peso que tiene 3 tomines y equivale a 179 cg aproximadamente

Adarve, Camino situado en lo alto de una muralla, detrás de las almenas; en fortificación moderna, en el terraplén que queda después de construido el parapeto.

8 comentarios:

rubo dijo...

Esto me recuerda algo al famoso telegrama que enviaron los asediados en el cuartel de Simancas al acorazado "Almirante Cervera" que estaba bombardeando Gijón: según los afines a Franco, el texto era "el enemigo está dentro, DISPARAD sobre nosotros". Para los revisionistas, en realidad el mensaje decía "El enemigo está dentro, DISPARAN sobre nosotros." Un simple trueque de una D por una N es la medida del heroísmo.
El curso bien, gracias, aunque demasiado denso para poco tiempo. Un saludo.

Marina-Emer dijo...

bueno yo nunca hago crucigramas me entretiene mucho rimar poesia
feliz fin de semana
un abrazo
Marina

Esilleviana dijo...

te cuento (me lo permites, verdad?): iba a escribir un comentario pero al ver a Marina-Emer, he pensado:" Alfredo, ha ido a visitar a esta mujer??" (lo siento, te he pedido permiso para ser sincera, supongo que me lo has concedido...), y así es, te he encontrado entre los cincuenta y tantos comentarios, aunque tú te distingues de la mayoría, porque no te gusta seguir las corrientes con tanta afluencia de caudal... de veras, me estoy riendo y no sé por qué, creo que sería como si pillo a mi padre de conversación con otra mujer... por favor, permíteme esta niñería de mocasa aburrida, que se ha alegrado de leer tu facultad para imitar a Rubalcaba (es uno de los pocos que -tal vez- se podría salvar de la quema, esto es solo otro punto de vista más, que en ningún otro blog me atrevería a escribir...) y, crear un microrrelato tan bien detallado y coordinado, que es digno de alabar y alardear de tenerle de amigo.

un abrazo.

Alfredo dijo...

Esilleviana.
Yo tengo - no sé si mala o buena costumbre- de no buscar a mis interlocutores, quizá de ahí se derive la escasa clientela. No obstante respondo siempre a aquellos que me visitan, es deber de cortesía. A veces hago comentarios en otros blogs sin esperar respuesta y sin anunciar a bombo y platillo mi blog para conseguir seguidores. Suelo ser sincero en mis comentarios y no trato de hacer la pelota; cuando algo me gusta lo digo, cuando no, a veces, y otras doy la callada por respuesta.
Sinceridad por sinceridad te digo dos cosas: Tienes imaginación para los relatos, pero creo que últimamente haces los párrafos algo largos y que debías puntuar antes. No me lo tomes a mal, yo no soy un entendido y con toda probabilidad esté equivocado -tus comentaristas te avalan- pero es la impresión de una persona que te ha tomado cariño.
Salu2

Alfredo dijo...

rubo.
Pues ya sabes, en cuanto acabes ese cursillo te apuntas a otro y luego al postgrado. Cuando has elegido ese idioma, sin duda es por que se te dan bien.

Alfredo dijo...

Marina-Emer.
Los crucigramas sirven para pasar el tiempo y aprender algun vocablo, lo malo es que a fuerza de ser constante, llegas a hacerlos con facilidad; casi siempre se utilizan las mismas palabras. Por eso los dejé.
salu2.

Esilleviana dijo...

mis comentaristas no avalan nada. Solo tengo respuestas cuando visito con anterioridad, de no ser por ese pequeño detalle, no tendría visitas. En cuanto a tu recomendación, la considero muy importante. Me sugieres que haga frases más cortas, con puntos seguidos. Lo intento pero a veces una misma idea significa cosas diferentes, con distintas perspectivas y de ahí que ultimamente me extienda algo más de la cuenta. También hago párrafos más cortos que antes en el otro blog.

Gracias por estas palabras. Por supuesto que eres una persona muy sincera de ahí que haya visitado a Marina Emer para conocer su escritura. (espero que lo de a bombo y platillo no lo hayas dicho por mi, a veces soy muy puntillosa...jajaja, me tendrás que conocer con todas mis facetas/defectos).

un saludo.

Alfredo dijo...

Esilleviana.
No lo digo por ti, leo tus relatos, pero no sigo tus pasos. Te contaré una pequeña historia. Hace un tiempo, llegó hasta mi blog una chica que decía gustarle lo que, o como, escribía. No dijo; soy fulanita de tal y estoy en tal sitio, pasa a visitarme. Simplemente firmó el comentario con su nombre de guerra; Lemaki. Yo pinché allí y creí ver a una mujer que tenía algo que decir. Le dí ánimos y me hice seguidor suyo. A todos nos cuesta empezar. Hoy ya no está, pero continuo sintiéndola cerca. Ella no se anunció a bombo y platillos.

En cuanto a lo de los puntos y aunque resulte un tanto pesado, te contaré otra historia. Cuando mi nieta mayor comenzó a leer, le di este consejo; lee despacio, sin atropellarte, toma aire en las comas y ve soltándolo despacito hasta llegar a la siguiente. Cuando encuentres un punto, haz mayor la pausa. Siguiendo estos simples pasos comprenderás mejor y te resultará más ameno.

Un punto y seguido, creo yo, no tiene porqué desvirtuar el párrafo, al contrario, puede hacer que el lector descanse, no olvide lo que leyó, y no encuentre el texto tan farragoso, que tenga que repetir la lectura varias veces, para llegar a comprender lo que se trata de decir.
Es la humilde opinión de un lego en la materia, que ya olvido si burro, se escribía con hache intercalada.

Un abrazo.