martes, 8 de febrero de 2011

Chorradas de media tarde.

El dueño del bar daba el plato del día, y enfrente, la competencia, cada día un plato.

//////

El conejo no está aquí, se ha marchado pa Madrid. Y allí trabajaba en la calle Montera.

///////
Aquel hombre estaba de baja cada dos por tres. Aprovechaba que la sustituta del médico oficial, era joven e inexperta en el arte del engaño. Pero un día llego don Fernando y lo mandó a trabajar. Según él, el médico le dijo que tenía una enfermedad “veránea”; la “sudare per trabajorum”.

//////

5 comentarios:

rubo dijo...

Ayer se me ocurrió una verdadera "parida": encontré algunas compañeras en el reloj de fichar y estuve a punto de decir: "aquí están los sostenes de la empresa". Menos mal que me quedé callado, porque igual... (lo pillas, ¿no? "sostén" en el sentido de soporte, fundamento, apoyo. Pero tiene otro sentido también).
Ya sé que es muy malo.

rubo dijo...

Por cierto, en la empresa donde trabajo se ha detectado en el último reconocimiento médico y en ciertos individuos concretos, una enfermedad profesional denominada "Descamación (o escamación) testicular". Los síntomas afectan a la piel del escroto y la causa suele ser por "tocarse mucho los coj...".
Salu2.

Alfredo dijo...

rubo.
Muy buenos los dos. Me gustaría saber que hubieran contestado las chicas. En cuanto a lo de la descamación, es muy natural en una empresa cuasi pública.
Salu2.

rubo dijo...

Las chicas creo que se lo hubieran tomado a broma porque ya conocen mi carácter cachondo (bueno, puede haber alguna excepción).
Permite que te corrija, la empresa, para bien o para mal, es totalmente pública (100% capital municipal). Salu2.

Alfredo dijo...

rubo.
Podía haber preguntado, pero no lo hice. Supuse, que al no ser funcionarios los empleados la empresa podía no serlo al 100%. Error por mi parte, yo también pertenecí a la empresa pública… y tampoco era funcionario.
Salu2.