miércoles, 23 de febrero de 2011

Danny Kaye.



Siempre que se menciona el nombre de Andersen, asocio instintivamente la cara de Danny Kaye. No cabe duda de que tal cosa sucede debido a aquella película que vi cuando tenía ocho o nueve años. Nada hay para un niño como los cuentos, y Kaye llevó a la pantalla algunos de los maravillosos del hijo del zapatero.

Ganador de premios tanto por su labor artística como humanitaria y embajador de la UNICEF, su pasión eran los niños.

No hay comentarios: