jueves, 10 de febrero de 2011

La flor de la... Camelia.

La Camelia es un arbusto floral o árbol pequeño de hoja perenne que puede alcanzar 15 metros de altura.

Las hojas son coriáceas, con bordes dentados, terminando en punta, alternas y de color verde oscuro reluciente y vivo con el envés más pálido.

Las flores son solitarias, aparecen en el ápice de cada rama, pueden ser de varios colores; blanco, rojo, rosa, púrpura y jaspeado. Suelen medir entre 7 y 12 cm de diámetro, tienen 5 sépalos y 5 pétalos y numerosos estambres. Suele florecer entre los meses de febrero a mayo, y en este clima nuestro solo necesita algún riego en verano. La floración es abundante aunque de corta duración.

Yo la tengo orientada al sur - en realidad toda la finca lo está- pero protegida por un limonero al norte, un nogal al suroeste y castaños al este.

Aunque recomiendan podar en invierno, suelo hacerlo en otoño antes de que comiencen a aparecer los botones florales. Es una poda de conformación, eliminación de ramas muertas y para aclarar. Las flores, en cuanto se marchitan.

Nunca he tenido problemas de plagas, aunque pueden sufrir ataques de pulgón, cochinilla, ácaros, gusano blanco y gorgojo. La roya se puede combatir con caldo bordelés.

La Camellia sinensis era venerada en todo el sudeste asiático, pues con sus hojas se elaboraba una bebida muy apreciada: el té. La llamada Rosa de China no se conoció en Occidente hasta finales del siglo XV.





Lastres primeras fotos corresponden a un arbolito que ya tiene unos tres metros. Hay alguna hoja castigada por el calor, pues cerca tengo un recinto de bloques donde suelo quemar restos de poda y hierba. La cuarta corresponde a un arbusto joven de un metro más o menos.


2 comentarios:

rubo dijo...

¡Qué bonitas! Saludos Альфредо

Alfredo dijo...

rubo.
Mucho aprendes en poco tiempo.