martes, 22 de marzo de 2011

Respuesta a una pregunta.

Ayer hice una pregunta que hoy responderé. Pero antes permitidme reentrar en la cuestión con unas notas básicas de todos conocidas

El hidrógeno es un elemento químico representado por el símbolo H. En condiciones normales de presión y temperatura, es un gas incoloro, inodoro, insípido, no metálico y altamente inflamable. El hidrógeno es el elemento químico más ligero y también, el elemento más abundante, constituyendo aproximadamente el 75% de la materia visible del universo.

El oxígeno es un elemento químico de símbolo O. El oxigeno O2, es un gas a temperatura ambiente incoloro, inodoro e insípido. Representa aproximadamente el 20,9% en volumen de la composición de la atmósfera terrestre. Es uno de los elementos más importantes de la química orgánica y participa de forma muy importante en el ciclo energético de los seres vivos, esencial en la respiración celular de los organismos aeróbicos.

La pista que daba, estaba en Prometeo.

En la mitología griega, Prometeo es el Titán amigo de los mortales, que robó el fuego de los dioses para darlo a los humanos.

Es, o era en mis tiempos, bastante usual, que a los alumnos se les hicieran demostraciones en el laboratorio. Una de ellas trataba de separar el agua líquida, en sus gases componentes por medio de la electricidad (electrolisis). Luego se revertía el proceso, provocando una chispa que inflamaba el hidrogeno con un estruendo.

4 comentarios:

rubo dijo...

Pues está muy bien explicado, habrías ejercido de buen profesor.

Alfredo dijo...

¿Te das cuen? Me saqué de la manga una entrada con la que no contaba.
Salu2.

Esilleviana dijo...

Y entonces... la relación entre el H2O y Prometeo, es que ambos son parte esencial para vivir? el agua para la vida de las personas y, el fuego y la energía para el ánimo y la ilusión de continuar haciendo cosas?

ya me explicaras...

Alfredo dijo...

Esilleviana.
De Perogrullo es que el agua nos ha visto nacer. Ella es la fuente de la vida para todo ser viviente. Prometeo no es más que una invención de los griegos, que para esto eran muy mañosos. Ellos, que tienen un cumplido panteón de deidades, de alguna forma habían de explicar algo que tan bien le venía al hombre. Y se imaginaron que los dioses poseían algo valioso -no se roba lo que nada vale- como el fuego. Alguien había de hacer de intermediario, y se sacaron de la manga al Titán Prometeo.
¿Quién mejor que él, me podía servir a mí para dar una pista? De un lado aquél que conoce la historia del Titán, sin duda lo relacionaría con el fuego, la chispa que es necesaria para el experimento. De otro, si desconocía quien era, podía investigar y llegar a esa conclusión. Dos objetivos cumplidos; la cuasi obligación de leer a la que someto a veces a los que me siguen, y la satisfacción por hallar respuestas.
Salu2.