domingo, 10 de abril de 2011

Crisopeya.

1. f. Arte con que se pretendía transmutar los metales en oro.

A veces, las mentes de personas desconocidas, pero con un mínimo nexo de unión, parecen ponerse de acuerdo. Luego os cuento el porqué.

Hace unos días saqué un libro de la biblioteca, cuya lectura me sirvió para publicar un par de entradas. De él saque además para comentarlas unas cuantas palabras de uso poco frecuente; entre ellas se encontraba Crisopeya, el libro era de Fulcanelli.
Y hete aquí, como dijera aquél, que no sé quien fue, que leyendo una entrada de un blog amigo, encuentro como dice a menudo un sociólogo, el palabro Crisopeya.
¿Acaso mi amiga, se interesó por aquella entrada, y la indujo a leer algo sobre la transmutación aplicando la palabra a su escrito? Difícil me parece, aunque no imposible. Lo raro del caso es que ambos tuviéramos en mente, en un corto espacio de tiempo, a más de mil kilómetros de distancia, y sin comentar nada en absoluto sobre el tema, tuviéramos digo, esa comunión, esa simbiosis, esa fuerza mental, que nos hizo pensar en el vocablo casi a la par. Casualidades de la vida.

Por cierto, os contaré ya que estamos dando vueltas a la palabra sin decir nada de ella, una anécdota que leí en una ocasión.

Se dice que un alquimista, no recuerdo quien, escribió la obra “Crisopeya o arte de fabricar oro” - cosa rara dado el secretismo con que se manejaban estas cosas- y se la presentó al papa León X. El alquimista esperaba ser bien recompensado por información tan valiosa, que la iglesia manejaría sin duda, con sabiduría y prudencia.

Pero, el papa León X, no sé si sabio, de fino humor o simplemente incrédulo, le entregó alquimista una bolsa vacía en pago por su obra. El alquimista, posiblemente ofuscado, tal vez irritado, pidió una explicación al pontífice y este le contestó: “No te doy la bolsa llena de monedas porque, sin duda, te será fácil llenarla aplicando tus conocimientos de alquimia”. Como dijo aquél otro; punto en boca.

7 comentarios:

Esilleviana dijo...

Encontré esta palabra como sinónimo de alquimia, hechicería, ciencia oculta. Y de ahí que utilizara este sustantivo como rito, conocimiento y conocimientos sobrenaturales que ayudan o hacen daño.

punto en boca por mi parte...

un abrazo.

rubo dijo...

Por cierto, Alfredo, según nuestro común amigo Corominas, la palabra "petulante" proviene del latín "petulans" con el sentido de "travieso" o "insolente". Quizás tenga algo de lo primero e intento no caer en lo segundo, así que si quieres dedicarme tal piropo, por mí no hay problema.
Salu2.

Alfredo dijo...

Esilleviana.
Pues mira tú, a mi la alquimia me subyuga, me atrae, y pienso que no hay nada de malo en ello; gracias a los alquimistas conocemos hoy metales y gases, procesos químicos, físicos o médicos etc. Pero la alquimia iba más allá, por eso se ha escrito tanto sobre ella, a favor y en contra.
Salu2.

Alfredo dijo...

rubo.
Ahora ya no se vale, ya sabes que me retracté. No obstante, te decía "un poco petulante", o sea, un poco presumido. ¿O no es de presumidos, fardar de que una mujer bebe por ti los vientos?
Salu2.

rubo dijo...

El que no haya fardado alguna vez hablando de mujeres, que tire la primera piedra.

Alfredo dijo...

rubo.
No tengo ninguna a mano.
Salu2.

rubo dijo...

Jajaja qué humor tienes!!