domingo, 17 de abril de 2011

Esperando la Xarda en el Musel.







 
Hace unos días me comentaron que iban a multar a los pescadores que en el Musel se dedicaban a la pesca de la caballa por estar en veda. Un tanto drástica me parece la medida, habida cuenta de que gran cantidad de pescadores- jubilados la mayoría de ellos/nosotros- necesitamos sitio tranquilo y cómodo, además, en estas fechas, no tenemos otra cosa que pescar.


Fuimos- antes de la mencionada medida- durante tres o cuatro días por allí a tirar a fondo y de paso por si salía alguna xarda. Frente a la rula, tras la rula, antes de la rula y después de la rula. Los que a mi lado estaban, esperando el paso errático del pez, me dijeron "¿Que pienses que vas sacar tirando a fondo? Aquí ya no hay pescao, antes si, pero ya hace mucho que no entra nada.

Yo respondí que había leído, que me habían comentado, que si fañecas, que si picas, que si pulpos, lubinas y doradas. Pero lo cierto es, que tras estar toda la tarde con cuatro varas a fondo durante cuatro días seguidos, no sentimos ni picada. Ni con mejillón, ni con xorra, ni con gamba, ni con na de na. Y a Dios gracias que pudimos sacar alguna caballa.

Y yo me pregunto: ¿De veras sacamos tantos peces, como para que se metan con nosotros? ¿A donde irán/iremos hasta que entre el chicharro, los chipirones o las doradas? Como me decía otro jubilata "es que esta todo quemao". ¿Acaso alguien se atreve a echarnos la culpa?.


8 comentarios:

rubo dijo...

Creo que vas a tener que dedicarte a "inspeccionar" las zanjas de las obras municipales...
Salu2.

Alfredo dijo...

rubo.
Aunque hay mucho jubilata que practica ese deporte, yo no tendré jamás ese hobby.
Salu2

rubo dijo...

Tengo en mente un relato corto sobre un grupo de jubilados que, con la excusa de la pesca, se dedican a hacer espionaje industrial en El Musel; trabajan para ciertos puertos extranjeros, competidores del nuestro y su cabecilla es un tipo bastante alto que escribe en sus ratos libres, jejeje. Me gusta la idea.

Alfredo dijo...

rubo.
Ya he dicho alguna vez, que tienes algo de brujo. Precisamente esos días de pesca en el Musel, me estuve fijando en el pórtico de contenedores. -tecnología avanzada donde las haya- y comparándolo con los de un reportaje que vi en televisión. ¡Años luz!

Anónimo dijo...

Crónica de un pesquín de vara larga:
sonaba el despertador en torno a las cinco de la madrugada,hora de levantarse y preparar los bártulos y desayunar rápidamente para coger sitio en el Musel.Bajo la torre de control portuaria, no más de tres personas, preparan sus aparejos esperando el alba y oigo decir... ¿que, ayer salieron muches?-pues si llenamos los calderos y por la tarde volvimos a por más,parecía una verbena de gente y cuanto más llovía mejor picaban ¡que gozada¡decía manolín mientras sacaba un buena pieza que se le resistía con fuertes tirones,a lo que contestó juaco"Aprovecha manín que cuando se acaben les xardes a ver lo que vamos a pescar".-
"Que va a acabase esto "dijo con sonsa uno que ya no me acuerdo como se llama,"este pescao ye de lo que más abunda por la mar no digais bobadas"pobre iluso,pensé yo,al año siguiente saqué a lo sumo media docena en toda la temporada.

Alfredo dijo...

Anónimo.
Anónimo amigo, yo fui este año tres veces al Musel, más que nada para quitarle el mono a mi hermano que llevaba un par de semanas de sequía. Decían que salían a "calderaos". El primer día cogí seis, el segundo nueve, el tercero una. Él creo que cogió seis en los tres días. Luego se corrió que por la mañana, los del SEPRONA mandaron tirar las xardas al agua y avisaron de que era el último aviso, que empezarían a multar. No volvimos más.
Los rumores recorren la zona, y nosotros, que pescamos frente a la rula, oímos que hubo uno que cogió más de cincuenta. Hace dos semanas, tuve que ir a Jove y me pasé por allí. Me pareció desolador la falta de gente, no más de una docena de pescadores repartidos por el contorno esperando a que entraran la xibias.
Yo no soy pesquin, empecé el verano pasado y la cosa me enganchó, no entiendo, no sé, necesito sitios cómodos y accesibles, pero algo voy sacando con paciencia y horas perdidas.
Gracias por tu crónica tan amena, aunque creo ver - muy acertadamente- una velada crítica al abusón.
Salu2 y hasta otra.

Anónimo dijo...

Querido Alfredo;ya se baticinaban estas jornadas escasas, cuando no más de veinte años atrás se podian ver cientos de cajas de bocarte pudriendose a puertas de la rula del musel.
La pena que me da es el no poder enseñarselo a los mis nietos.
Saludos y hasta la proxima.

Alfredo dijo...

Anónimo.
Suelo ir a pescar a Luanco y los viejos del lugar, siempre están diciendo… antes en tal sitio salían… antes en aquél otro… Antes, antes, siempre antes. Por lo que se ve empecé muy tarde con esta afición - cuarenta años en Candás y jamás me dio por coger una vara- y ahora que mi hermano me metió al "vicio", resulta que no hay peces.
De todas formas casi lo prefiero así, posiblemente fuera más dolorosa la comparación antes-ahora. En fin, yo acudiré a la cita todos los días por la tarde, no sábados, no domingos, a ver si va saliendo algo y a dar la lengua con los habituales.
Gracias por tu comentario y ya me avisarás cuando salga algo por el Musel.
Salu2.