sábado, 16 de abril de 2011

La Palabra.

Durante días hemos venido hablando del significado de las Palabras, Vocablos si lo preferís, pero hoy vamos a hablar de La Palabra. No la de Dios, como pudiera parecer y que acostumbran a mencionar en religión; hablaremos de esa Palabra que se suele dar bastante a menudo y cumplir poco .

Palabra.
Empeño que hace alguien de su fe y probidad en testimonio de lo que afirma.
Promesa u oferta

Dar alguien su palabra;
Prometer hacer una cosa.

Faltar alguien a la, o a su, palabra;
Dejar de hacer lo que ha prometido u ofrecido.

Mantener alguien su palabra;
Perseverar en lo ofrecido

No tener alguien más que una palabra;
Ser formal y sincero en lo que dice.

No tener alguien palabra;
Faltar fácilmente a lo que ofrece o contrata.


Decía mi abuelo, que siendo pobre, solamente tienes una cosa que debes cumplir y defender; tu palabra. Uno de sus hijos, mi padre, decía; no se deben hacer promesas si luego no las vas a cumplir. No que no las puedas cumplir- pueden surgir imprevistos- sino que, a sabiendas de que no las vas a cumplir, prometes cosas. El matiz es importante.

¿Y, a cuento de que viene esto? Sencillo; no hay cosa que más me fastidie que la gente que no tiene palabra. "Mañana te llamo" y no llama. "No te preocupes que eso te lo arreglo yo" y se olvida del caso. "Quedamos a las siete" y te embarca. Cosas simples, quizá sin importancia, pero que van minando la confianza en la persona. El día que surja algo serio, seguramente no contarás con el cantamañanas del que no te puedes fiar.

Supongo que todos hemos faltado a nuestra palabra en alguna ocasión, particularmente en esa época de mocedad tarambana - San Pedro con ser quien era, faltó a su palabra negando a Jesucristo - pero hacerlo por costumbre y sin preocupación alguna, es, cuanto menos, de personas poco cabales.

Dice el refrán; "largo es el prometer, corto el cumplir" lo que asevera que a menudo se nos llena la boca de promesas, para cumplir muy pocas de ellas.

"El más parco en prometer es el más fiel en cumplir". Lo que viene a significar que es más fácil cumplir una promesa que un ciento.

"Lo prometido es deuda". Y siempre se tendrá en cuenta al deudor.

El Eclesiastés dice "que mejor es no prometer cuando no se va a cumplir".

La Palabra; promesa, compromiso, cumplimiento, testimonio, honradez… ¡Cumplamos siempre nuestra Palabra!

4 comentarios:

Esilleviana dijo...

Te envio un correo... y por favor, no me riñas más...

Esilleviana dijo...

este es tu correo?
alfalvar@yahoo.es

He buscado entre los comentarios del mes de febrero pero no logro encontrar el post en el que me dejaste tu correo...

Alfredo dijo...

Esilleviana.
Te reenvio el correo.
Salu2.

rubo dijo...

¡Es que ya no quedan paisanos! antes un apretón de manos era como un verdadero contrato.