miércoles, 27 de abril de 2011

Obsecración.

(Del lat. obsecratĭo, deprecación).
1. f. Ruego, instancia.

El significado de esta palabra es el que es, sin embargo, a mi me suena a cosa mala; enfermedad fastidiosa; me ha salido una obsecración en el culo que me fastidia un montón. Perdón por el seudo pareado.

Aunque la cosa es más grave que la chorrada que acabo de escribir, al fin y al cabo ¡pobre de aquél que tenga que rogar! Seguramente estará muy necesitado, y eso, tampoco es cosa buena. Porque aunque la "instancia" pudiera ser considerada como cosa más benigna; ese papelito que te piden rellenes en cualquier institución y que antes iba cargado con la consabida póliza, aquí se refiere siempre al ruego, a la súplica. Y nadie debía de conseguir algo rogando. Ni el cielo siquiera.

2 comentarios:

rubo dijo...

Pensaba escribir un breve relato sobre los jubilados que se dedican al espionaje industrial en El Musel, camuflados como pescadores aficionados; siempre con tu previo permiso, claro está. Confío en que aceptes mi humilde obsecración.
Salu2.

Alfredo dijo...

rubo.
Tus obsecraciones son órdenes para mí.