domingo, 1 de mayo de 2011

La Mora, Píramo y Tisbe.

Píramo y Tisbe de C. Gautherot

Se dice que el fruto de la morera es de color negro purpúreo, debido a que se tiño con la sangre de Píramo y Tisbe.

Tisbe era la más hermosa y amable de las doncellas de Babilonia. Estaba enamorada de Píramo, agraciado joven que la correspondía. Mas, sus padres se oponían a este amor, lo que acrecentaba la pasión de los jóvenes amantes.

No pudiendo contraer matrimonio, decidieron fugarse de la ciudad al amparo de la noche. Los enamorados se dieron cita junto al mausoleo de Nino, al pie de una morera. Tisbe, cubierta con un velo, consiguió fugarse la primera y se sentó al pie del árbol en espera de su amado.

Al mismo tiempo, y a fin de apaciguar su sed en una fuente cercana, una leona se dirigió hacia allí. Llevaba sus fauces ensangrentadas de unos bueyes que a los que acababa de dar muerte. A la luz de la luna advirtió Tisbe la presencia de la leona, y huyó a refugiarse en una cueva próxima, sin darse cuenta que había perdido el velo. El animal se alejó camino de la selva, encontrando el velo de Tisbe que destrozó con sus dientes aún ensangrentados.

Momentos después llega Píramo al mausoleo y ve las huellas de la leona, temiendo lo peor busca a Tisbe y solo encuentra el velo ensangrentado. Fuera de sí, se llegó al árbol donde quedaran citados, y bañando el velo con sus amargas lágrimas, se dio muerte con su espada.

En aquel momento salía Tisbe de su escondrijo, y acercándose al árbol, encontró al pie el cadáver de su enamorado. Al percatarse de la horrible desgracia se mesó los cabellos horrorizada exclamando;

"Has muerto amado mío, porque no podías sobrevivirme; yo te acompañaré en la muerte y jamás te abandonaré; nuestros padres no podrán negarse a unir nuestros cuerpos en un mismo sepulcro." Y tras estas palabras, apoyó contra su seno la punta de la espada y dejándose caer, hallo muerte rápida.

Metamorfosis” de Ovidio (Libro cuarto, versos 55-166).

No hay comentarios: