domingo, 8 de mayo de 2011

Pasos de peatones.

Llevo dándole vueltas a este asunto bastante tiempo, pero no me decidía a meterle mano quizá porque más de uno posiblemente me tilde de troglodita. No soy arquitecto, ni urbanista, pero observo y saco mis conclusiones que en la mayoría de los casos pueden ser erróneas.

Soy conductor con carnet desde hace cuarenta años - posiblemente más, es igual- y peatón - sin carnet- desde hace sesenta y cinco. Por tanto puedo estimar este asunto desde ambos lados de la calzada.

Entiendo, que los pasos de peatones, en un porcentaje alto, son demasiados y están mal ubicados. Las explicaciones tras las reformas propuestas y que son:

1º- Supresión de muchos de ellos. Posiblemente donde son necesarios de verdad, no los hay.

2º- Retirar al menos 10 metros todos los pasos de las curvas y en los cruces.

3º- Prohibición de aparcar a ambos lados del paso, distancia mínima 5 metros.

4º- Eliminación o traslado de los pasos próximos a las paradas del transporte urbano.

5º- Vallado de curvas en cruces y zonas de mucho tránsito peatonal.

6º- Permiso obligatorio de peatón. O concienciación ciudadana con cursillo obligatorio.


Motivos:

Punto 1º. No es de recibo, que en una calle de 500 m haya casi cuarenta pasos de peatón, regulados unos por semáforos y otros no. Así y todo no se respetan. Con ello se aumenta el consumo de carburante y el riesgo, la circulación se hace más lenta y producen atascos. Tampoco es tan trabajoso caminar algo y si tanto tránsito hay, que la calle se haga peatonal.

Punto2º. Con ello se consigue dar más tiempo de reacción al conductor que gira a la derecha.


A mi me parece una temeridad este diseño. Tanto si hay semáforo como si no, los giros a la derecha pueden ocasionar atropellos. A una velocidad de 30Km/h, no se tardan tres segundos en recorrer el espacio hasta el paso de peatones.


Peatón cruzando en paso de cebra, en una curva y mirando al lado contrario de donde viene el tráfico.

Punto3º. Se evita que el peatón salga al paso sin regulación por semáforo, sin ser visto.


Hasta lo que parece un coche policial infringe las normas.

Punto 4º. Es notorio que los pasajeros suelen descender y cruzar tanto por delante como por detrás del autobús, imposible de ver hasta que estás encima.



Punto5º. El peatón es la pieza de caza más vulnerable; no tiene olfato, cruza por donde le da la gana, no suele mirar amparado en su derecho y sufre en su cuerpo el más leve roce.






Punto 6º. El conductor lleva en sus manos una máquina y los imprevistos se pueden presentar en décimas de segundo. El que más pierde debía tener esto en cuenta por su propia seguridad.
Si yo conductor, estoy obligado a parar en un semáforo en rojo, ¿porqué yo peatón, no lo hago?
Si yo conductor, estoy obligado a cumplir unas normas, ¿porqué yo peatón no?.

No soy técnico en la materia, soy usuario de la calzada y de las aceras, y creo que aunque costosas, estas medidas podían salvar vidas que es lo importante.

6 comentarios:

Ruben dijo...

Asiento en todo lo que dices, es más, otro de mis debates, ¿por qué si los ciclistas van por las mismas vías que yo, no necesitan saber el código de circulación? ¿por qué no necesitan carnet, si están circulando por las carreteras?
Debe de ser por eso, que yo estoy parado en un semáforo con el autobús, el ciclista viene por mi derecha, se salta el semáforo, y ya en la rotonda, el coche que circula correctamente, no puede evitar el impacto.
El cilista ha pasado por mi derecha, mal, porque si el semáforo se abre, y yo no me lo espero por la derecha, al girar, podría cerrarle y pillarle.
El ciclista se salta el semáforo, ¿por qué?
El ciclista al pasar por mi derecha, y dadas las dimensiones del autobús, no puede ver lo que viene por la rotonda.

rubo dijo...

Totalmente de acuerdo con los puntos de este artículo y con lo que manifiesta mi tocayo en el punto anterior.
Especialmente importante me parece lo de prohibir aparcar en las inmediaciones de los Pasos. En mi calle, existe un paso de peatones a mitad de la vía y casi siempre hay vehículos voluminosos aparcados al lado, con lo que prácticamente hay que frenar al llegar al paso porque la visibilidad sobre quienes vayan a cruzar es prácticamente nula, con el agravante que es el cruce de una calle peatonal muy concurrida, con cafeterías, gimnasio, etcétera, con el frecuente paso de niños y familias.
Saludos.

Alfredo dijo...

Ruben.
Cuando voy en coche tengo pánico a los ciclistas, te cuento. Subía yo por la Cuesta de Tabaza, bastante larga y empinada, carretera nacional que en ese tramo tiene un carril para los vehículos lentos. Casi coronando, dos ciclistas. Yo vigilante desde bastante abajo y rodando a 90. Ellos por el carril lento. Cuando ya están arriba - el carril lento se prolonga por un trecho bastante grande- uno de ellos, agotado por el esfuerzo, sin hacer señal alguna ni mirar atrás, gira a la izquierda invadiendo el carril de velocidad y el de sentido contrario con ánimo de sentarse en el banco de una parada de transporte público.
Faltó un pelo para llevármelo por delante. Eso es solamente un ejemplo.
Salu2.

Alfredo dijo...

rubo.
Y digo yo ¿es que los urbanistas, los ayuntamientos o al que le corresponda, no se da cuenta de eso?
Salu2.

Alfredo dijo...

Ruben y rubo.
Juraría que el otro día ya respondía a vuetros comentarios al igual que al de Marina, pero hoy, para mi sorpresa, me encuentro con que no están. Lo siento, aunque no creo sea mi culpa.

rubo.
Y digo yo ¿es que los urbanistas, los ayuntamientos o al que le corresponda, no se da cuenta de eso?

Ruben.
Cuando voy en coche tengo pánico a los ciclistas, te cuento. Subía yo por la Cuesta de Tabaza, bastante larga y empinada, carretera nacional que en ese tramo tiene un carril para los vehículos lentos. Casi coronando, dos ciclistas. Yo vigilante desde bastante abajo y rodando a 90. Ellos por el carril lento. Cuando ya están arriba - el carril lento se prolonga por un trecho bastante grande- uno de ellos, agotado por el esfuerzo, sin hacer señal alguna ni mirar atrás, gira a la izquierda invadiendo el carril de velocidad y el de sentido contrario con ánimo de sentarse en el banco de una parada de transporte público.
Faltó un pelo para llevármelo por delante. Eso es solamente un ejemplo.
Salu2, a los 2.

Ruben dijo...

Tranquilo, Alfredo, hubo un problema con blogger y a todo el mundo le han desaparecido comentarios y entradas enteras.