miércoles, 21 de septiembre de 2011

Chorrada de cuento… con rima boba en ar.

- Niña, si yo fuera tu marido, tu novio o tu amante, ni un solo minuto sola te habría de dejar.

Así le dije a la chica a la que todos los días de aquel verano, veía en el espigón adonde yo iba a pescar.
Ella, un baño y el sol a tomar.

- Viejo, ni tengo marido, ni novio y mucho menos a quien amar.
- ¿Y no se podría arreglar?
- Tal vez, si te quitas la gorra y te das una ducha después de pescar.

Y subí las escaleras presuroso, y lancé el cebo lejos y sin ánimo de nada pillar. Mirábala desde mi atalaya esperando solamente ver las horas pasar. Y las horas transcurrieron más lentamente que de costumbre, y recogí la caña y volví a decirle al marchar…

-Niña, por hoy acabé de pescar, tomaré la ducha y te vengo a buscar.
- Viejo, si tienes palabra, aquí he de estar.

Como perro perdiguero, con la lengua fuera, llegué a casa, tiré la mochila, la caña y por el pasillo fui dejando la ropa en busca del agua que el tufillo a pescado debía eliminar.
Me puse el Lewis, ese ceñido, bajo de cintura y pata de elefante como en aquél tiempo se debían llevar. Camisa blanca tejana que en San Pedro Cholula, una vez hube de comprar. La de dibujos en las solapas de los bolsillos y botones de nacár, Cinto de hebilla charra y botas de media caña, por no desentonar.
Apuré el afeitado, recorté el bigote y un poco de gomina al flequillo para que sobre la frente no se me fuera a desmayar.
Mi anillo de plata y reloj de roja correa. Una mirada al espejo… ¡vale, podía pasar!

- Aquí estoy, niña. Luis me puedes llamar, y si niña no quieres que te llame, dime como te he de nombrar.
- Luisa me llamo, mira que casualidar, mas… no creí, al verte todos los días pasar, que de petimetre te fueras a disfrazar.
- No sé que significa petrimete, pero pensé te habría de gustar. Por tu cara adivino que te place más el peto que traigo a pescar.
- No es eso… es que solo el caballo echo a faltar.
- Pues tengo una Harley, si es que aún quieres ir a pasear.
- ¡Lo que me faltaba! ¿Y las bragas enseñar?
- Vale, me iré a cambiar. Por nada del mundo te quisiera desagradar.

(Las bragas enseñar, si en la playa luce dos lentejuelas para las tetas tapar, y un minúsculo triángulo que apenas cubre el perejilar)

Y Luisa se quedó a esperar. Lo que bien empezó y apunto estuvo de reventar, se arregló, aunque ahora que lo pienso, fue la primera de tantas, como había de tragar.

6 comentarios:

Marina-Emer dijo...

gracias por tu visita y tu relato me ha hecho mucha gracia pero al final no se quedo con la Luisa
buenas noches y feliz semana
un abrazo y un besin
Marina

rubo dijo...

Pues después de tu relato disfrutar,
a la calle tengo que marchar
más no voy por vaguear
sino por mi palmito menear.

Alfredo dijo...

rubo.
No te vayas mucho a entretengar
que mañana has de madrugar
pues el trabajo es el que da de manducar
por mucho palmito que tengar.

Eso de mañana ya no sirve, pues hoy es sábado, pero recíbelo como si hubiera llegado a tiempo.
Salu2.

rubo dijo...

Pero, antes de marchar,
voy a reír por no llorar,
porque tanta rima en "ar"
no me deja de horripilar.

Alfredo dijo...

Marina.
Gracias por tu benevolencia Marina. Posiblemente algunos dirán que es una jilipollez - perdón- y yo no lo voy a discutir. Pero para problemas y cosas de entidad -no todas buenas- ya están los telediarios.
Salu2.

Alfredo dijo...

rubo.
Pues también podríamos hacerlo en er
aunque solo fuera por jo…
Salu2.