miércoles, 14 de septiembre de 2011

Ondrar.

(Del lat. honorāre).
1. tr. desus. honrar.

No me extraña en absoluto, aunque venga de nuestra lengua materna, que esté en desuso. Es mas, me resulta dificilísimo pensar que de "honorāre" pudiera llegar a decirse Ondrar. Creo que algunos patanes, a fuerza de repetir mal la palabra inicial, la deformaron como lo hicieron aquellos otros que a fuerza de decir almóndiga, lograron introducirla en nuestro diccionario. Y no es que yo esté en contra de los extranjerismos, si así fuera, no sé que idioma estaríamos hablando a estas alturas, estoy en contra de aquellos que dicen Grabiel por Gabriel; Pantanal por Pantalán; Declaton por Decatlón; Güesera por Huesera, etcétera, etcétera. Claro, que si hubiera muchos padres que bautizaran a sus hijos con el "nombre" de Grabiel, la cosa podía cambiar. Y es que habiendo admitido Almóndiga por Albóndiga, ya me lo creo todo.

2 comentarios:

Rubén dijo...

Qué te voy a contar sobre las palabras mal dichas o escritas, yo también me indigno, pero curiosamente, un día me di cuenta de que decía mal una palabra. Se trata del verbo gradar (allanar la tierra con la grada después de ser arada) porque toda mi vida en mi pueblo se ha dicho "gradear" cuando lo correcto es gradar, bueno, pues sigo diciéndolo mal, porque a ver quién es el guapo que suelta en mi pueblo que "voy a gradar", se rien de mí. Yo la primera vez que me sacaron de mi error (en Villamarco), dije: "¿a agradar a quién?"

Alfredo dijo...

Rubén.
Conoces el juego del escondite, pero dime, ¿recuerdas si en tu pueblo, los niños, decían esconderite?
Salu2.