sábado, 8 de octubre de 2011

Higa.

(De higo).
1. f. Dije de azabache o coral, en forma de puño, que ponen a los niños con la idea de librarlos del mal de ojo.

2. f. Gesto que se ejecuta con la mano, cerrado el puño, mostrando el dedo pulgar por entre el dedo índice y el cordial, con el que se señalaba a las personas infames o se hacía desprecio de ellas.

3. f. Burla o desprecio.

Cuanto tiempo ha que no mencionábamos a nuestro querido y admirado insultador por excelencia, pero hoy, y sin otro remedio- a pesar de lo manido del tema- hemos de traer este pasaje del Poema heroico de las necedades de Orlando, escrito por el señor don Quevedo:

Echaban las conteras al banquete
los platos de aceitunas y los quesos;
los tragos se asomaban al gollete;
las damas a los jarros piden besos;
muchos están heridos del luquete;
el sorbo, al retortero trae los sesos;
la comida, que huye del buchorno,
en los gómitos vuelve de retorno.

Ferraguto, agarrando de una cuba
que tiene una vendimia en la barriga,
mirando a Galalón hecho una uva
le hizo un brindis, dándole una higa:

Galalón, que en su casa come poco,
y a costa ajena el corpanchón ahíta,
por gomitar haciendo estaba el coco;
las agujetas y pretina quita,
en la nariz se le columpia un moco,
la boca en las horruras tiene frita,
hablando con las bragas infelices
en muy sucio lenguaje a las narices.

Danle los doce pares de cachetes;
también las damas, en lugar de motes;
mas él dispara ya contrapebetes
y los hace adargar con los cogotes,
cuando, por entre sillas y bufetes,
se vio venir un bosque de bigotes,
tan grandes y tan largos, que se vía
la pelamesa y no quien la traía.

Se trata del convite que ofrece el emperador Carlomagno a los pares de Francia, donde Ferraguto le hace el desprecio a Galalón, que aprovecha toda ocasión de comer a cosa ajena, enviándole una higa.

Mucho habría que espulgar de entre toda esta sarta de "palabros barroquianos", pero hoy solamente tratábamos de comentar el vocablo higa.

8 comentarios:

rubo dijo...

El equivalente astur será esa "cigua" de azabache que nos cuelgan a la mayoría desde niños. Lo cierto es que yo siempre la llevo puesta, desde tiempo inmemorial, y me ha dado suerte, o al menos es lo que creo.
Saludos.

Marina-Emer dijo...

que bueno ...me han gustado mucho tus versos ,tus frases ,jajajajpero yo soy un poco escrupulosa y...uf
buebos dias mi caballero amigo.
un abrazoooooooooooo
MARINA
***espigas del almaiii***

Marina-Emer dijo...

hoy vengo a desearte feliz fin de semana un abrazo
Marina

Marina-Emer dijo...

muy bonitos estos versos me recordaron mi infancia ...me alegro. feliz semana y un abrazo muy calido
Marina

Alfredo dijo...

rubo.


Perdón por la tardanza, pero por la seronda hay mucho trabajo.
Una cosa que quiero me expliques, es - si esas ciguas son sinónimo de buena suerte- la razón de que a algunos les dicen ¡tienes la cigua! como señal de mala pata.

Salu2.

Alfredo dijo...

Marina.
Mis disculpas por haber faltado tanto tiempo. Gracias por tus comentarios y paso en breve a leerte.
Salu2.

rubo dijo...

Yo creo que es por lo del "mal de ojo". En teoría la "cigua" de azabache protege de ese mal, por lo que, si te venía la mala suerte, te decían eso de "tienes la cigua". Digo yo, salvo opinión más docta.
Saludos.

Alfredo dijo...

rubo.
Llevas razón; tienes el amuleto, luego nada te puede suceder… pero yo, cabezón donde los haya, insisto en que posiblemente mal entendido esto, mucha gente, cuando a alguien le sale algo mal, le dice ¡tienes la cigua! Lo que vendría a significar todo lo contario.
En fin, cada cual utiliza sus amuletos (o no lo serían) en la creencia de que protegen: unos llevan pulseras para el reuma, otros cadenas con la Virgen del Carmen, y yo tengo una caña a la que llamo "la pescadora", que creo me da suerte.
Salu2.