lunes, 28 de febrero de 2011

Afición y moral.



Dicen que, reunión de amigos, oveja muerta. Pero nosotros ni oveja, ni pesca. Tomamos el sol y la brisa yodada, damos la "parpayuela" y gozamos de las vistas, aunque a algunos les moleste como se puede apreciar por las pintadas.

Nuestro grupo no es de los que deja basura, no meamos el muro y somos respetuosos con el lugar al que acudimos cada día.
Con mis saludos a Manolo, Lin y señora, Arturo, Cesar, Pepe, David y su madre, Aziz... y a esos viejos pescadores de Luanco que nos dan buenos consejos.

locomotora LMSR.


Esta locomotora de la foto, entiendo que fue fabricada para L.M.S.R (Londres, Midland, y ferrocarril escocés) Por la North British Locomotive Company, y que con el nº 6147 y BR 46147 fue utilizada como correo. Configuración 4-6-0 y 84 Tm de peso."Regimiento de Northamptonshire". Fabricada en noviembre de 1927, reconstruida en 1946 y retirada en diciembre de 1962.

Como soy incapaz de leer y traducir algo más, dejo lo escrito en el reverso por un ingeniero escocés que se la dio a mi padre en el año 1949. Lo que no sé es como se entenderían, mi padre no hablaba inglés y a juzgar por los datos que aportó, el ingeniero tampoco hablaba español.

No se ve muy bien, pero si alguien aporta algo más, muy agradecido.

domingo, 27 de febrero de 2011

La flor de la... Vinca.


Conocida también como "hierba doncella, vinca o enredadera de lengua de vaca". Es una planta perenne, de hasta 80 cm, con tallos vegetativos rastreros y tallos de flor hacia arriba. Las flores de color azul-púrpura, con corola de 2,5-4 cm de diámetro y tubo de 12-18 mm.

Planta rústica indicada para rocallas o donde pueda quedar colgante, también para cubrir terreno ya que forma matas ramificadas muy tupidas; sus hojas y flores son más bien pequeñas y de distintos aspectos según las variedades. Yo las tengo en semisombra en una bordura al lado de una fuente.

Sahumerio.


1. m. Acción y efecto de sahumar.
2. m. Humo que produce una materia aromática que se echa en el fuego para sahumar.
3. m. Materia quemada para sahumar.

He de buscar de donde proviene este vocablo, estaría bueno que viniese de los "Sahumerios". Aunque mala, es broma.

"No niego, hermano Andrés - respondió el labrador- y hacedme el placer de veniros conmigo; que yo juro por todas las órdenes que de caballerías hay en el mundo de pagaros, como tengo dicho, un real sobre otro, y aún sahumados.
Del sahumerio os hago gracia - dijo Don Quijote…"

Aunque Cervantes escribe esto en el Quijote, a mí se me vino a la mente los peregrinos que van a ver al apóstol; salen, salimos, todos sahumados por los efectos del botafumeiro.

También recordé cuando en otro tiempo ahumábamos los chorizos, aunque para eso había que emplear madera no olorosa que pudiese contaminar el sabor del embutido.

sábado, 26 de febrero de 2011

El bugui bugui.




Nacido en América, este ritmo llegó a Europa de la mano de los soldados que participaron en la guerra.

Según Wikipedia "La moda del boogie-woogie dominó el panorama de la música negra americana (que cada vez ganaba más terreno entre los oyentes blancos) con gran fuerza hasta 1942, y luego, en menor medida, hasta mediados de esa década. Durante esos años invadió prácticamente cada club, cada estación de radio y cada jukebox del país; penetró el repertorio de otros instrumentos (para la guitarra, Blind Blake había sentado un precedente una década atrás) e incluso en el de otros estilos como el country, la música académica de vanguardia (recordar las composiciones para piano de Conlon Nancarrow) y, sobre todo, el jazz. Finalmente sentó las bases del jump blues y de buena parte del rhythm and blues y el rock and roll."

La flor del... Myoporum teniufolium.



 La etimología del nombre Myoporum, es una palabra compuesta de origen griego; deriva de mío (cerrar) y de Poros (orificio). Si te fijas en las hojas, sobre todo al trasluz, verás unos puntitos o vesículas que encierran esencia. Aunque al romper las hojas se aprecia un leve perfume, es al quemar la madera cuando se aprecia con más intensidad. (En la foto inferior puedes apreciar las diminutas vesículas)
Teniufolium proviene del latín "tenuis" (delgado, fino) y de "folium" (hoja), significa por tanto de hoja delgada. Así son, delgadas y finas, perennes, lanceoladas, simples, alternas y de color verde brillante

Yo tengo un arbusto que no dejo crecer más de un metro - admite bien la poda- y un árbol de unos 8 m. de altura que se mantiene verde todo el año. Por esa razón también lo llaman "Siempreverde".

Las flores son pequeñas bisexuales, nacen aisladas o en pequeños grupos en las axilas de las hojas; son blancas, y de pequeño tamaño.

 El fruto es carnoso, con varias semillas ovoides del tamaño de un guisante, al principio de color verde y al madurar púrpura oscuro. Aunque dicen que suele florecer de marzo a mayo, los míos ya lo hacen en febrero, y me alfombran el suelo por la caída constante durante cuatro meses. Muy bonito cuando son las flores, no tanto los frutos.

Son plantas muy resistentes que se multiplican con facilidad por esquejes y por semillas. A nosotros nos nacieron de unos esquejes que cogimos en el parque de San Antonio, a la vera de la mar, donde los utilizan para formar setos y barreras cortavientos.

jueves, 24 de febrero de 2011

Alarde, Alarme, Adarme, Adarve.

Supongo que los cuadernillos de crucigramas - hace tiempo que no los hago - aún traen aquellos pasatiempos en los que partiendo de una palabra y cambiando una sola letra, había que llegar a otra definida. Más o menos esto es lo que sucede con los vocablos que a continuación se relacionan, aunque no es el caso que quiero comentar. Si los he sacado a colación, es para ver el rumbo tan dispar que toman los significados por un cambio tan nimio.

Como diría un político importante - que la usa casi como muletilla- no es baladí la cosa. ¿Qué pensaríais si yo dijera…

Paseaba por el adarme contemplando aquellos campos sembrados; aquí trigo, allá cebada, acullá centeno. En un alarme de imaginación, los labriegos habían dispuesto las eras de manera perfecta; los caminos, las norias, los árboles en los sitios propicios para dar sombra a las casetas de aperos. Más, aquella belleza que oteaba, no decía verdad; aquellas espigas, vacías de grano, no pesaban un alarde.

¡Que nadie se adarve! - Dijo el ministro de agricultura- Como de costumbre, el Estado ayudará al campesinado.

Alarde, ostentación y gala que se hace de algo.

Alarme, (1ª sing. presente subjuntivo del verbo alarmar) Dar la alarma o avisar de un peligro inmediato.

Adarme, Peso que tiene 3 tomines y equivale a 179 cg aproximadamente

Adarve, Camino situado en lo alto de una muralla, detrás de las almenas; en fortificación moderna, en el terraplén que queda después de construido el parapeto.

miércoles, 23 de febrero de 2011

A cantazos.

No hay cosa que más me fastidie, que tener que comenzar… se dice, se comenta que tal o cual. Me parece sinónimo de palabrería, de falta de rigor, en fin, de cuentos de viejas. Pero en las más de las ocasiones, no tenemos otro remedio. La mayoría de los que encabezamos así un escrito, seguramente no hemos vivido la situación, nos hemos dejado influenciar por otros de los que pensamos saben más, no tenemos el tiempo suficiente para investigar, o no sabemos.

Tampoco es que sea demasiado importante, no me cansaré de repetir, que el que quiera información contrastada, la busque en los sitios adecuados y no en blogs de aficionados a la péndola. El caso es pasar un rato agradable tratando de no ofender.

Y, ¿a cuento de que viene esto? Sencillamente por una razón; lo que a continuación se expone, puede estar falto de ese rigor mencionado, entendiendo por rigor en este caso, propiedad y precisión. Vamos allá.

Se dice, que eran notorios los escándalos de Isabel II y que llamaban la atención de las testas coronadas de Europa. (Aquí conviene apostillar con un refrán; "En todas partes cuecen habas…) Tan grandes fueron las alharacas, que el confesor de la reina Antonio María Claret, amenazó con dejar de ser su guía espiritual.

Y es que al parecer, las tres infantas, Pilar, Paz y Eulalia, eran hijas de Miguel Tenorio Castilla, doce años menor que la reina y su secretario personal, amén de otros cargos importantes. Recordemos que Isabel estaba casada con su primo el infante don Francisco de Asís de Borbón, duque de Cádiz, de quien se decía era homosexual a pesar de que éste era padre de varios hijos ilegítimos y que se le conocían diversas amantes.

Para corroborar el tema de los cuernos, Tenorio, nombra heredera universal a la infanta Paz, que durante una comida anunció a los invitados..."Les presento a mi padre, Miguel Tenorio". Por si esto no fuera bastante, la propia reina contestó a una persona preocupada por la salud de la familia… "No hay cuidado, el padre de éstas disfrutaba de muy buena salud". Y es que además, el tema de consanguinidad, (recordemos también que Isabel era hija de Fernando VII, que padecía Macrogenitosomía y era un psicópata sanguinario, y de su cuarta esposa, su sobrina María Cristina de Borbón-Dos Sicilias, nieta de Carlos IV, imbécil por naturaleza y falto de voluntad y energía), casi todos los ascendientes desde Luis XIV, les proporcionó un extenso catálogo de enfermedades.

Pero no solo Tenorio fue amante de la reina; Carlos Marfori, marqués de Loja, el barítono Tirso de Obregón, Josef Haltmann compañero de sus últimos años, el padre de su hijo Alfonso, que unos dicen era el teniente Puig Moltó y otros un dentista americano llamado McKeon etc. etc.

Pero al leer estas cosas, siempre se me viene a la imaginación, aquella grande reina que quiso ser montada por un caballo y pereció en el intento. Otra fábula más originada por la forma, quizá escandalosa, de vivir.

"El que esté libre de pecado, arroje la primera piedra". Tal vez aquél que pronunció éstas palabras, se confundió, o los que le oyeron entendieron, "El que quiera estar libre de pecado, arroje la primera piedra. Así andamos, a cantazos.

Danny Kaye.



Siempre que se menciona el nombre de Andersen, asocio instintivamente la cara de Danny Kaye. No cabe duda de que tal cosa sucede debido a aquella película que vi cuando tenía ocho o nueve años. Nada hay para un niño como los cuentos, y Kaye llevó a la pantalla algunos de los maravillosos del hijo del zapatero.

Ganador de premios tanto por su labor artística como humanitaria y embajador de la UNICEF, su pasión eran los niños.

martes, 22 de febrero de 2011

Vieja Montaña.



Presento aquí una antigua foto de una máquina Montaña fabricada por la compañía Euskalduna en 1927 y con el número 52. Por su placa se puede comprobar que era del tipo 2-4-1 y matrícula de Renfe 241- 4012.

Si alguna persona deseara información complementaria que yo esté en disposición de proporcionar, con gusto lo haré.

Con agradecimiento. Me he permitido copiar de la dirección de más abajo, un pequeño retazo de esta locomotora que guarda un significado especial para mi.

http://descargas.trensim.com

BREVE HISTORIA DE LA TRACCIÓN VAPOR EN NORTE

En las pruebas de la locomotora se le hizo arrastrar una composición de 410 toneladas en rampa de 18 milésimas a 50 km/h, y en 20 milésimas a 40 km/h, llaneando a continuación con esta carga a 110 km/h y presentando en todas las condiciones una marcha muy estable. Las locomotoras resultaron totalmente satisfactorias y cumplieron sobradamente las expectativas. A las seis locomotoras iniciales entregadas por Hanomag en 1925 le siguieron 50 unidades más solicitadas esta vez a la industria nacional, principalmente a Babcock & Wilcox y Euskalduna, y en menor cuantía a La Maquinista Terrestre y Marítima. Con ellas se formó la serie 4600, con las matrículas 4601 a 4656.

A la vista de los excelentes resultados, Andaluces encargó otras 10 locomotoras que encuadró en su serie 4301 a 4310 que destinó a las líneas de Bobadilla a Algeciras y de Córdoba a Málaga. Ante unos resultados inferiores a los esperados, debido a que las líneas resultaban cortas y los radios excesivamente cerrados, terminaron siendo cedidas a Norte que les asigno las matrículas 4690 a 4699.

A título de ejemplo baste la anécdota del servicio del Sudexpreso del día 23 de febrero de 1927. Ese día regresaba el Rey Alfonso XIII a Madrid en dicho tren, y debido a un fuerte temporal, el enlace francés llegó a Irún con dos horas de retraso. El Sudexpreso, con el peso habitual de unas 250 toneladas, partió hacia Miranda con una locomotora 4000, a los mandos de la cual se puso el duque de Zaragoza, quien ya hemos visto anteriormente que era partidario, tanto de las Compound De Glehn, como de conducir los trenes que transportasen al Rey. Entre Irún y Miranda, ascendiendo por las duras rampas de la difícil cordillera Cantábrica, la composición recuperó media hora del retraso. En Miranda de Ebro se procedió al cambio de locomotora y una 4600 tomó el relevo. En el llano mantuvo los 90 km/h de velocidad máxima autorizada en la época, y en las subidas al Guadarrama promedió 80 km/h en las rampas de 10 milésimas, 70 km/h en las de 15 y 60 km/h en las de 18 milésimas, lo cual le permitió "casi" recuperar el resto de la demora: una hora y media más. Decimos irónicamente que recuperó "casi" las dos horas de demora, pues llegó a Príncipe Pío con un minuto de retraso respecto a su hora, lo cual marcó todo un hito en la tracción de vapor de aquellos años.

Con el sobrenombre de esta serie ocurrió lo mismo que con las 4300, se las conoció por el nombre del tipo, "Montaña", aún y no ser las primeras ni las únicas que existieron en nuestro país. Todas las locomotoras llegaron a Renfe, que las encuadró en la serie 241-4001 a 4056 a las Norte, y de la 241-4057 a 4066 las diez de Andaluces que habían sido cedidas a Norte, y que eran idénticas a las primeras.

lunes, 21 de febrero de 2011

Goliardo, da.

Archivo:Canterbury-west-Winter-Highsmith.jpeg


(Del fr. ant. gouliard).

1. adj. Dado a la gula y a la vida desordenada; seguidor del vicio y del demonio personificado en el gigante bíblico Goliat.
2. m. En la Edad Media, clérigo o estudiante vagabundo que llevaba vida irregular.

He traído esta palabra para aseverar la razón de un comentario que le hice a un amigo uno de estos días. Me decía él, no querer ser mal pensado en relación a la sapiencia en poesía amorosa de monjas o abates.

Lo cierto es que se puede ser mal pensado a conciencia; la cantidad de escritos procaces debe de ser innumerable; desde Don Juan Tenorio (el más leve), pasando por El Libro del Buen Amor, El Sacristán Fornicario, La Abadesa Encinta, Los Cuentos de Canterbury, hasta El Decamerón, son escritos por, o intervienen, clérigos o monjas.

Y dicen en mi pueblo… que cuando el río suena…

Il Mattatore.




Vittorio Gassman. Premio Príncipe de Asturias de las Artes de 1997. Actor y director de cine, teatro y televisión considerado como uno de los mejores de Italia, que en 1991 rodó en España "El largo invierno" (de Jaime Camino). Tengo la seguridad de haberlo visto en la televisión leyendo o recitando poesía de forma magnifica, aunque no logro recordar el cuando y el porqué.

Aunque con más de un centenar de películas como actor, su inicio fue el teatro y al teatro dedicó gran parte de su tiempo y su dinero.

De entre sus frases o razonamientos he sacado esta;

"El actor ideal no debe tener alma, porque tiene que recibir el alma de los demás. Y esta carencia de alma es una de las razones por las que la profesión de actor siempre ha resultado un tanto sospechosa a la autoridad oficial."

La vida, intensamente vivida, le abandonó cuando aún era joven (77). Hay que recordar que según sus palabras "una vida no es suficiente".

domingo, 20 de febrero de 2011

El fruto del... Kaki.


Esta foto es de finales octubre y por tanto solamente podemos ver las hojas amarilleando y el fruto. Las flores pueden ser masculinas, femeninas y hermafroditas. Las femeninas son bastante grandes, presentan pétalos verdosos y son solitarias.

El fruto se consume como fruta fresca, y se puede emplear en pasteles o mermeladas. Se debe consumir cuando esté blando, con la piel transparente, pero a mi particularmente no me gusta. Los tengo para la alimentación de los pájaros entre noviembre y diciembre. Es característico ver el árbol sin hoja y con los frutos como bolas de navidad.

Las hojas son caducas, pecioladas y pasan de amarillo a rojo anaranjado antes de caer.

El kaki tiene; Agua 79%, Proteínas 0,7%, Lípidos 0,4%, Hidratos de carbono 18%, Vitamina C 11 mg/100 g y Potasio 174 mg/100 g.

La poda la realizo para refuerzo de las ramas, muy sensibles al viento y al peso del fruto. No es raro que se rompan algunas, incluso bastante gruesas. Las suelo apuntalar cuando las veo en peligro.

Le puede atacar la Mosca de la fruta, la Cochinilla alargada y el Piojo de San José. Puede enfermar por la antracnosis y los hongos Armillaria mellea y Cephalosporium diospyri.

En cuanto al abonado, suelo hacer simplemente una cama con la hierba menuda recién segada alrededor del tronco, tampoco lo riego a no ser que el verano sea demasiado caluroso. Es posible que ninguna de las dos cosas sea muy recomendable, pero repito que lo tengo como árbol ornamental y funciona.

Posta.

Aquel que tuvo a bien leer el comentario sobre el vocablo Despostar, tendrá en mente que dije que hoy hablaríamos de esta nueva palabra.

Recuerdo que mi padre, para mencionar a alguien que iba a toda velocidad, siempre decía que iba "como una posta". Puede que se refiriera a esas bolas que utilizan las pistolas de avancarga o las postas que utilizan los cazadores para el jabalí y otros animales de gran porte, o puede que lo hiciera refiriéndose a la velocidad de los caballos al ir de una Posta a otra. De cualquier modo, el vocablo se puede utilizar de varias formas como vemos a continuación. Como la lista es extensa, dejaremos otros vocablos relacionados como Postillón, palabra que como se suele decir en Asturias "no me cayó en bajo" cuando leí en mis años infantiles "El correo de Lyón".


(Del it. posta).
1. m. Persona que corre y va por la posta a una diligencia, propia o ajena.
2. f. Bala pequeña de plomo, mayor que los perdigones, que sirve de munición para cargar las armas de fuego.
3. f. Tajada o pedazo de carne, pescado u otra cosa.
4. f. En los juegos de envite, porción de dinero que se envida y pone sobre la mesa.
5. f. Tarjeta grande con un letrero conmemorativo.
6. f. Conjunto de caballerías que se apostaban en los caminos a distancia de dos o tres leguas, para que los tiros, los correos, etc., pudiesen ser renovados.
7. f. Casa o lugar donde estaban las postas.
8. f. Distancia que había de una posta a otra.
9. f. Arq. Dibujo de ornamentación compuesta de líneas curvas en forma de ondas, volutas o eses unidas y que, a semejanza de la greca, se emplea principalmente en frisos y espacios análogos de mucha longitud.

Posta médica.
1. f. Cuba. Dispensario situado en una zona suburbana o rural.

A posta.
1. loc. adv. coloq. adrede.

A su posta
1. loc. adv. ant. A su propósito, a su voluntad.

Correr alguien la posta
1. loc. verb. p. us. Caminar con celeridad en caballos a propósito para este ministerio, que están prevenidos a ciertas distancias. También se corre en carruaje.

Irse un enfermo por la posta.
1. loc. verb. coloq. Estar a punto de morir.
Esta no la sabía yo.

Por la posta.
1. loc. adv. Corriendo la posta.
2. loc. adv. coloq. Con prisa, presteza o velocidad.

viernes, 18 de febrero de 2011

Despostar.

(De des- y posta, tajada).
1. tr. Arg., Chile, Ec. y Ur. Descuartizar una res o un ave.

Vimos ayer la palabra Abigeato y, al hilo de ella, he encontrado otras cuatro que comentaremos en días sucesivos. Y es que esto de las palabras es como un sinfín, sabes donde empiezas y tardas un montón en encontrar el final. (En mecánica, sinfín es equiparable a husillo)

A lo que vamos, Despostar tiene un significado claro, pero para los argentinos, chilenos, ecuatorianos y uruguayos, según el DRAE. Nosotros los españoles a esa labor le decimos…

Descuartizar
(De des- y cuarto).
1. tr. Dividir un cuerpo haciéndolo cuartos o más partes.
2. tr. Hacer pedazos algo para repartirlo.

Es posible que sea la costumbre, pero a mí me suena bastante mejor y tiene más sentido. La razón está en que Posta, tiene, además de tajada, un montón de definiciones como podremos ver mañana.
Por ello, y sintiéndolo por los del otro lado del charco, condeno a este vocablo a la oscuridad de la mazmorra.

Curie.

Familia de científicos: Pierre Curie, nacido en 1859 y fallecido en 1906. físico francés que junto con su hermano Paul Jacques descubrió la piezoelectricidad. La temperatura crítica o punto de Curie a la cual el metal pierde su magnetismo.

Se casó con Marie Sklodowska, nacida en 1876 y fallecida en 1934, química polaca. Los dos descubrieron el polonio y el radio y compartieron el Nobel con Becquerel por el descubrimiento de la radioactividad.
Marie Curie recibió el Nobel de 1911 de química por el aislamiento del radio puro. Su hija, Irene Joliot Curie, nacida en 1897 y fallecida en 1956 estudió la estructura del átomo con su marido Frédéric Joliot, (nacido en 1900 y fallecido en 1958) mediante el bombardeo de elementos con partículas alfa. Compartieron el Premio Nobel de Química de 1935 por la producción de radioisótopos de nitrógeno.

jueves, 17 de febrero de 2011

Abigeato.

(Del lat. abigeātus).
1. m. Am. Hurto de ganado.

Supongo que aquel que roba ganado está cometiendo abigeato, aunque Hurto y Robo no son exactamente lo mismo. El robo implica violencia o intimidación sobre las personas, o fuerza en las cosas, mientras que el hurto es tomar con ánimo de lucro cosas muebles ajenas contra la voluntad de su dueño, sin que concurran las circunstancias que caracterizan el delito de robo. Sea como fuere, tanto si hurta como si roba, estamos hablando de ladrones. Y si hablamos de ladrones de ganado, nada mejor que llamarlos cuatreros que se acaba primero.

Cuatrero.

(De cuatro, aludiendo a los pies de las bestias).
1. adj. Que hurta o roba cuadrúpedos.

Pregunto yo; si el hurto de ganado se llama Abigeato, ¿Se llamará Abigetador el Hurtador? ¿O Abigetero? No, me parece que sería impropio. Puesto que la palabra se utiliza mucho en Centro América, me he ido hasta allá y he visto que a los que cometen tal delito los llaman Abigeos.

Abigeo.

(Del lat. abigĕus).
1. m. Am. Ladrón de ganado.

Estoy por mandar a la cárcel del olvido esta palabra Abigeo/ato - aunque me gusta, ya ves - y quedarme con la muy española de cuatreros, aunque algunos piensen por aquello de las películas del oeste, que pueda ser esta americana.
En fin, la perdonaremos por esta vez vista la fluidez con que circula en los países hermanos.

Sofía y Vittorio le dan al mambo.


En el año 57 Sofía Loren rodó cuatro películas. Tenía 23 años y como se ve era una mujer exuberante. No es de extrañar que a un púber diez años menor que ella, se le cayera la baba. Yo era ese crío que trabajó como extra en aquella película rodada en España junto a Frank Sinatra y Cary Grant.
He traído hoy la secuencia del mambo de "Pan amor e… " donde aparece con Vittorio de Sica, actor y director del neorrealismo italiano que la ayudo a triunfar en los inicios de su carrera.
Numerosos premios y menciones avalan esta carrera, dando fe de su valía y llevando la contraria a aquellos, que por aquel tiempo, la veían como una belleza más del cine italiano.

miércoles, 16 de febrero de 2011

El pastor.

Cuando tenía once o doce años, recuerdo que mí padre me sacó un día al balcón de casa. Era el día perfecto a mediados de junio; el sol calentaba, las vacaciones habían llegado y la piscina y los amigos esperaban.

Si, aquel día se presentaba maravilloso. Lo que no entendía era la razón por la que estábamos los dos en el balcón a hora tan temprana. Tras un rato de espera en silencio, pregunté;

- ¿Qué hacemos aquí?

- Calla y escucha.

- No oigo nada…

- Chsss

A lo lejos comenzó a oírse el ruido de los cencerros que portaban las cabras y carneros del rebaño. El sonido fue haciéndose cada vez más claro. Pronto pasarían por delante de nuestra casa. Como todos los días del año. Con sol, con lluvia o con nieve. Como todos los días del año.

Aquello no era novedad, pero cuando las ovejas pasaban justo por debajo, entonces mi padre habló;

- Fíjate en el pastor.

Por calzado llevaba unas abarcas atadas sobre la polaina hasta media pierna. Un calzón de pana con remiendos en las rodillas y en la culera y un chalequillo de badana sobre camisa de rayas bastante sucia. A la espalda, un morral de piel de oveja y una boina descolorida por el sol y el agua.

- ¿Te fijas en su cara? - me dijo- ¿Qué crees que lleva en el morral?

- Es joven - contesté yo dándomelas de listillo- y en el morral o zurrón, llevará la comida. Lo veo volver casi siempre al oscurecer.

- Ese es el camino que llevas tú de continuar haciendo el vago y estudiando lo poco que lo haces. Seguramente tiene un par de años más que tú, seguramente en el zurrón lleva una comida miserable, seguramente no tiene apenas sueldo y trabaja por el pan y la colchoneta colocada en la misma cuadra del ganado. Seguramente cuando llega, aun tiene que ordeñar, algo que limpiar, cuentas que dar al patrón…

Otro hubiera sentido miedo, que conste que yo lo sentí… por un momento, luego pensé que mis padres me querían y no iban a consentir que aquello sucediera. No obstante, aquello me dio que pensar y piensa que te pensarás, legué a una conclusión para la que tracé un plan.

A la mañana siguiente yo esperaba al pastor con un pequeño bocadillo en el bolsillo del pantalón. Le pregunté si le podía acompañar - Si te dejan- me contestó para añadir a renglón seguido - Y siempre que, ni te desmandes, ni metas bulla. Me gusta el silencio cuando estoy en el campo.

Así que antes de llegar a los campos en barbecho, nos dijimos todo lo que nos teníamos que decir, luego silencio, algún silbido ordenando a los perros, pero nada más.

Bajamos por Santo Tomás. A nuestra izquierda los muros del convento, largos y altos y la derecha otros muretes bajos delimitaban fincas y camino. El trigo o la cebada crecía alto y sus espigas ya se doblaban al suelo, los campos sembrados daban paso de vez en cuando a un terreno sin cultivar. Allí era donde entrábamos. Las ovejas comían al paso y los perros vigilaban no se metieran donde no debían. Caminamos un trecho a la vera del río acompañados por el croar de las ranas, luego, nos apartamos para entrar a otra tierra. Las ovejas y cabras abonaban la descansada tierra, los cencerros sonaban casi monótonos y los grillos y las cigarras los acompañaban. Era hora de comer ya.

El pastor se sentó a la sombra de una encina, abrió el morral, sacó media hogaza de pan y un trozo de tocino grueso y blanco. Colocó el tocino sobre la parte plana de la hogaza y lo fue fileteando con la navaja. Cuando estimó que era suficiente, dividió cada fina loncha en tres pedazos, envolvió el sobrante y cortó pan.

Comía con parsimonia, con el filo de la navaja recogía los granitos de sal desprendidos y los incorporaba al tocino. ¿Saboreaba el manjar, o lo tragaba a la fuerza? No lo sé. Guardó el pan sobrante sacando de otro envoltorio, unas olivas negras y media cebolla que degustó con placer. Luego se acercó a río, hizo una poza en la arena y espero a que el agua filtrara. Bebió, se lavó las manos y volvió a sentarse. Nuevamente abrió la mochila de donde sacó un paño enrollado y unos papeles. Alisó el terreno y desenrollando el lienzo lo colocó justo delante de donde estaba sentado. En los extremos de éste y sobre los papeles colocó unos guijarros apara que el suave viento no los llevase. Hizo unos estiramientos y comenzó a deslizar sus dedos sobre aquel teclado pintado con sus treinta y seis teclas negras y sus cincuenta y dos blancas.

No pude oír si tocaba bien, pero su cara denotaba la felicidad que debe de sentir aquel que interpreta una melodía sublime.

Aquel verano fui todos los días a la piscina, pero sin que nadie me llamase me levantaba temprano y estudiaba no menos de dos horas. Desconozco la trayectoria de mi amigo el cabrero, ojalá que sus sueños se cumplieran, los míos, si, gracias a él.

Cruz, Sor Juana Inés de la

Juana Inés de Asbaje y Ramírez de Santillana, nacida el 12 de noviembre de 1651 en San Miguel de Nepantla, Amecameca, y fallecida el 17 de abril de 1695. Poetisa mejicana una de las figuras importantes de la lírica gongorina y calderoniana; autora de comedias y versos de contenido humano.

Juana decidió ingresar al convento de Santa Teresa a los 18 años de edad, desde aquí lucha por los derechos de las mujeres y pone de manifiesto como la sociedad de la época denigraba a la mujer.


Arguye de inconsecuentes el gusto
y la censura de los hombres que en
las mujeres acusan lo que causan

Hombres necios que acusáis
a la mujer sin razón,
sin ver que sois la ocasión
de lo mismo que culpáis:

si con ansia sin igual
solicitáis su desdén,
¿porqué queréis que obren bien
si las incitáis al mal?

Combatís su resistencia,
y luego con gravedad
decís que fue liviandad
lo que hizo la diligencia.

Queréis con presunción necia
hallar a la que buscáis,
para pretendida, Tais,
y en la posesión, Lucrecia.

¿Qué humor puede ser más raro
que el que falta de consejo,
él mismo empaña el espejo
y siente que no esté claro?

Con el favor y el desdén
tenéis condición igual,
quejándoos, si os tratan mal,
burlándoos, si os quieren bien.

Opinión ninguna gana,
pues la que más se recata,
si no os admite, es ingrata
y si os admite, es liviana.

Siempre tan necios andáis
que con desigual nivel
a una culpáis por cruel
y a otra por fácil culpáis.

¿Pues cómo ha de estar templada
la que vuestro amor pretende,
si la que es ingrata ofende
y la que es fácil enfada?

Más entre el enfado y pena
que vuestro gusto refiere,
bien haya la que no os quiere
y quejaos enhorabuena.

Dan vuestras amantes penas
a sus libertades alas,
y después de hacerlas malas
las queréis hallar muy buenas.

¿Cuál mayor culpa ha tenido
en una pasión errada,
la que cae de rogada
o el que ruega de caído?

¿O cuál es más de culpar,
aunque cualquiera mal haga:
la que peca por la paga
o el que paga por pecar?

Pues ¿para qué os espantáis
de la culpa que tenéis?
Queredlas cual las hacéis
o hacedlas cual las buscáis.

Dejad de solicitar
y después con más razón
acusaréis la afición
de la que os fuere a rogar.

Bien con muchas armas fundo
que lidia vuestra arrogancia,
pues en promesa e instancia
juntáis diablo, carne y mundo.

martes, 15 de febrero de 2011

Perdulario, ria.

1. adj. Que pierde las cosas frecuentemente.
2. adj. Sumamente descuidado en sus intereses o en su persona.
3. adj. Vicioso incorregible.


Casi estoy por apostar medio euro, a que la mayoría de las personas a las que se les pregunte por este vocablo, dirían la tercera afección en primer lugar. Y es que suena como una adjetivación - perdón por la palabra- de los que sufren penas de presidio o similar.

Al oírla mi mente se va casi siempre a aquellos espadachines de medio pelo que alquilaban su acero por cuatro monedas, e iban dando tumbos por la vida, robando bolsas.

No sé, quizá es que el otro día vi a Pérez Reverte en la tele y la asociación de ideas…

¿Donde estaba?


Haciendo un cálculo por la edad que mi tío Manuel Leonardo - más conocido por los amigos como Lin, y Lolo por la familia - tendría hoy, supongo que esta foto puede ser de 1925/1926. En ese supuesto, no es de extrañar que alguno de los que están en la foto se reconozca. Y yo pregunto, ¿donde estaba esta escuela?

Sé que Manolín fue a la de Aguilar, y también a la Rebollada, parroquia de Mieres del Camino. Desde luego por el paisaje - que no hay - sería impensable adivinarlo, de ahí mi pregunta. Comprendo que los compañeros estarán mayores y que tal vez no manejen Internet, pero suele aparecer a veces un hijo o un nieto que ha visto una foto, que siente inquietudes, que indaga como yo trato de hacerlo. Me agradaría que así fuera y me dijera a cual de las dos propuestas corresponde si es que lo sabe.


Mi tío es el primero de la fila superior por la derecha - cuanto más lejos del maestro, mejor- que fue a la escuela de Aguilar, lo sé porque mi madre me contaba una anécdota bastante peregrina. Para el que no conozca la antigua carretera nacional que pasa por el Padrún, decir que desde Mieres asciende serpenteando por la falda del monte. A la izquierda y en varios tramos hay "quitamiedos a la antigua usanza" que yo llamo, y que no son sino muretes de contención de casi medio metro de ancho por unos dos de largo. Entre uno y otro, un hueco de unos 60 cm. Lolo, al salir de la escuela solía, como casi todos los chicos, en vez de caminar por la carretera ir por los quitamiedos. Un día quiso hacerlo más difícil, se tapó los ojos con la gorra y quiso saber como caminaban los ciegos. Por uno de aquellos huecos se cayó a un "bardial" dos o tres metros más abajo. ¡Y suerte que cayó en blando!
 En la segunda foto, el tercero por la izquierda de la primera fila.


Una de las dos hermanas- de mi tío Lin; Pilu sentada sobre uno de los quitamiedos en un día de nevada.









De soldado, con los amigos del pueblo, de laminador en Fabrica de Mieres, de mecánico en Uninsa y ya jubilado.

lunes, 14 de febrero de 2011

Paquear.



1. tr. Disparar como los pacos.

Paquear2.
(De paco1).
1. tr. Ur. En lenguaje juvenil, engañar (inducir a tener por cierto lo que no lo es).

Creo yo que esta palabra tiene más miga de lo que parece. Como tengo la costumbre de decir, visto así, puede inducir a error. Tenía yo un tío, comandante del ejército y de nombre Francisco, Paco para los amigos, que disparaba fenomenalmente a pistola y mosquetón. Como quiera que soy bastante ignorante, pensé que el DRAE se refería a mi tío. Es broma. Pero paco tiene todos los significados que a continuación detalla el diccionario;

paco1.
(Del quechua p'aqo, rojizo).
1. m. paca (mamífero roedor).
2. m. llama.
3. m. Am. Mineral de plata con ganga ferruginosa.
4. m. Arg., Bol. y Perú. Color rojizo o bermejo.
5. m. coloq. Arg. y Ur. Cantidad importante de dinero.
6. m. despect. coloq. Bol., Chile, Col., C. Rica, Ec. y Pan. Miembro del cuerpo de Policía.
7. m. coloq. Cuba. Cantidad considerable de algo.
8. m. coloq. Ur. engaño (falta de verdad).

paco2.
(De la onomat. pac).
1. m. En las posesiones españolas de África, moro que, aislado y escondido, disparaba sobre los soldados.
2. m. Combatiente que dispara en igual forma.

paco3.
(Del nahua paca, lavar).
1. m. Nic. Tamal de maíz lavado.

Vosotros me diréis si tiene miga o no la palabreja.

Su Excelencia 1.



Quiero agradecer a PaisanoUrbano el que haya subido estos dos videos de uno de mis actores favoritos.

La película Su Excelencia es de 1967 y la he visto varias veces. El magistral discurso no solo emociona, pone de relieve más de cuarenta años después, que seguimos adoleciendo de las mismas carencias y cometiendo los mismos errores; que la humanidad continua sin ser humana, que el pobre es más pobre y que el camino para subsanarlo cada vez está más enmarañado, más lleno de bardas.

Desearía que aquellos que ven y oyen este discurso, lo propaguen a los cuatro vientos para que el mundo sea mejor. Gracias.

Su excelencia 2

domingo, 13 de febrero de 2011

De romería.




"Gaiteru de Libardón y Tambor de L'Abadía ¡Vámonos de romería! los tres al son del roncón."


Ya estamos a mediados de febrero y en cuatro días comenzarán las romerías. El tiempo pasa volando, salimos ayer de la Navidad y ya estamos a las puertas de la primera romería del año “El Cristo de l´Abadía; ye la primera romería que Dios nos envía”.

Tan volando pasa, que parece que fue ayer y son del mediados de los sesenta estas fotos de la Abadía de Cenero. Subíamos al ferrocarril de Langreo para llegarnos a Sotiello ya que, “El que to les romeríes quier andar, pol Cristo l´Abadía tien que empezar”.

Como se puede apreciar, casi todos de traje y corbata, que más parece que íbamos a la boda del amigo y no a romería de "prao". Luego, la vuelta casi siempre andando, autobús no había, el último tren regresaba demasiado temprano y carecíamos de otro medio de transporte. Tampoco estaba tan lejos, carretera solitaria, noche de mayo, y si el paseo era en compañía de una guapa chica, pues mejor que mejor.

Paliacate.

(Del nahua pal, color, y yacatl, nariz).
1. m. Méx. Pañoleta (prenda que se pone al cuello).

Vista la conjunción de las dos palabras nahua, a mi me cuadra más moquero que pañoleta. La pañoleta puede utilizarse para el cuello; vaqueros, moteros, toreros, señoras… pero para la nariz, nada como un buen pañuelo sea del color que sea. Aunque los pañuelos tradicionales han cedido mucho terreno a esos de papel, (Kleenex) y a pesar de que dicen ser menos higiénicos, yo no me veo de traje y con un paquete de pañuelos pagado a precio de oro en cualquier semáforo.

Hay quien opina que la palabra en cuestión proviene de la preposición castellana para (vulgarismo pal) y el azteca yacatl, nariz (diccionario de Francisco Santamaría).

Francisco Javier Santamaría fue un destacado intelectual y político mexicano, que tuvo gran trascendencia en el área de la lengua y la literatura mexicanas, destacando como poeta, pedagogo, ensayista, periodista, abogado, bibliógrafo, filólogo, lingüista y lexicógrafo.

sábado, 12 de febrero de 2011

La flor de la... Mimosa.



Se la conoce como Mimosa fina, Mimosa, Mimosa común, Mimosa plateada, Aromo francés, Acacia, Alcacia... Es un árbol de follaje perenne muy utilizado en parques por su atractiva floración a mediados del invierno.

De rápido crecimiento, su madera es bastante duradera a la humedad aunque de mala calidad. La corteza se ha empleado como curtiente por su contenido en taninos.

Es conveniente podarla para darle forma, pues se hace muy grande y desordenada, basta con cortar las ramas con flores a unos 50-60 cm. aunque yo he dejado el tronco limpio de todas las ramas hasta unos tres metros de altura. A partir de ahí crece a su albedrío.

Dicen que, al tener raíces superficiales, puede presentar problemas de anclaje, el mío es un terreno arcilloso ligeramente ácido y no los tengo. Los principales problemas que yo encuentro son: Ensucia demasiado, mala compañera para los alérgicos, la invasión que se puede originar como consecuencia de los hijuelos que salen de las raíces.

Se aconseja plantarla a pleno sol - la tengo orientada al sur- y no admite el encharcamiento- jamás la he regado. Nuestro clima es el paraíso.

Billetes de banco. Francia.




Lo cierto es que solamente tengo este billete francés, que dicho sea de paso, siempre me han parecido papelillos de colores.

En el anverso figura Héctor Berlioz dirigiendo, tal vez su Sinfonía Fantástica y en el reverso nuevamente su cara con ojos de poseso.

Me llama la atención que el billetito no haga mención de las construcciones de fondo - no todos conocemos mundo- y si que inserte una obviedad como es el artículo 139 del código penal, recordando la pena en la que incurrirán los falsificadores de moneda.

Con este billete doy por terminado este capítulo. Ya no tengo más. Me quedan "Belarminos", pero eso si que son papelillos.

viernes, 11 de febrero de 2011

Aspar.

1. tr. Hacer madeja el hilo en el aspa.
2. tr. Fijar o clavar en un aspa a un condenado a pena de muerte.
3. tr. coloq. Mortificar o dar que sentir a alguien.
4. prnl. Mostrar con quejidos y gestos enojo excesivo o dolor vehemente. Asparse a gritos

Ayer una amiga mía me enseñó una nueva palabra; Aspar. Pensé yo que el DRAE diría que era hacer aspas, el signo por de la multiplicación, vamos, o esa equis que se pone en las quinielas, es decir; un aspa. Sin embargo, si exceptuamos la primera, labor posiblemente en extinción, las definiciones no me gustaron un pelo.

He decidido por tanto, condenar esta palabra al ostracismo, para que los que deciden la muerte de esta manera horrible y los que mortifican, desaparezcan con ella. Para que los que sufren, traten de llevar su dolor con resignación.

EL ABUELO (7ª y ultima)

Otro de los días de estudio, al oír tañer las campanas de la Catedral, cercana al colegio, vino a mi mente otra de la historias del abuelo. Fue uno más de los días de invierno que, como de costumbre, estábamos reunidos en la cocina al amor de la lumbre.

- Aquél día, comenzó el abuelo, habíamos acudido al bar del pueblo a tomar unas botellas de sidra. Antón tuvo una ocurrencia bastante macabra. Teníamos esa edad en que ya queremos ser hombres y se consideran actos de hombría, tanto cosas arriesgadas, como cosas idiotas. La peregrina idea, pertenecía a esta última especie. Era una idea estúpida, aunque en aquel tiempo, a nosotros no nos lo pareció. Nos pareció ideal para demostrar el valor del que a menudo hacíamos gala. Además, y para que nadie se volviera atrás, cruzamos una apuesta sabrosa. Cena para todos regada con buen vino.

El abuelo y demás contertulios de edad, echaron mano del porrón. Un largo trago, el abuelo para proseguir, los demás, sabiendo unos lo que vendría a continuación y otros esperando en suspenso.

- Consistía la apuesta, prosiguió, en que dos de los allí presentes, irían de noche al cementerio, cogerían algo significativo y volverían con ello. Después, los otros dos, desandarían el camino para colocar la cosa en su lugar original. Así los cuatro demostraríamos que el miedo a los difuntos y al Campo Santo, por más tenebrosas que las noches fuesen, no nos acobardaban.

- Nos toco la china de ir en primer lugar a Paco y a mí. Acordamos hacerlo el sábado siguiente ya que era el día de que más libertad gozábamos. Llegado el momento, Antón y Firme quedaron en el chigre, mientras nosotros nos encaminábamos en busca del talismán que nos haría ganar la apuesta. Caminábamos muy ufanos los dos, alardeando de nuestro valor, y haciendo comentarios jocosos sobre el miedo que les meteríamos a la vuelta a nuestros amigos para que se achicaran y perdieran la apuesta. Sin embargo, y por más que quisiéramos aparentar, la procesión iba por dentro. Yo no las tenía todas conmigo y Paco tampoco. Siempre me habían dado algo de repelús los esqueletos, y aunque no era supersticioso, también tocaba madera de cuando en vez.

- El cementerio era y sigue siendo, un rectángulo pequeño, bordeado por un murete de casi dos metros. Tiene una pequeña capilla que se alza en una de las esquinas. De la puerta de hierro forjado de la entrada, situada en el centro de uno de los laterales, se dirige un camino hasta la capilla .Bordea este camino unos setos de boj con varias entradas que dan paso a las tumbas y nichos y que quedan a los lados. También tenía como en la actualidad, seis u ocho cipreses.

- Nuestra caminata estaba llegando a su fin. Estábamos ya casi ante la pequeña explanada de la entrada, cuando nos pareció oír un ruido. Yo me hice como que no lo oía. Paco hizo lo propio, pero aunque imperceptiblemente, disminuimos el paso. Seguimos caminando y al oírlo de nuevo, dejamos de disimular.

- ¿Oíste eso?

- ¡Será la "coruxa"!

- ¡Esos ruidos no los hace la coruxa!

- ¡Entonces será una caballería!

- ¿A estas horas va a estar suelta?

Continuábamos allí parados sin osar seguir y mirando recelosos a todos lados, tratando de taladrar la oscuridad. Ya nos dolían los ojos, cuando de pronto, sobre la tapia, vimos moverse algo. Nos replegamos hacia uno de los grandes chopos del camino, y tras él, seguimos con la vista en la tapia. Lo que a continuación ocurrió, no lo podíamos creer. Sobre la tapia apareció una blanca calavera con un pitillo entre los dientes. Instantes después, otra más apareció que, apoyando indolente una descarnada mano sobre el muro pareció comenzar un dialogo con la primera.

A esas alturas, nosotros ya no estábamos en pie. Nos agazapamos entre la alta hierba y el tronco del árbol con un susto de muerte. Aunque no hacía frío, estábamos temblando, y al querer hablar, nos castañeteaban los dientes y no nos entendíamos el uno al otro. En suave cuchicheo acertamos a decir…

- Esto no puede ser. Alguien nos la quiere pegar.

No obstante, allí estábamos sin poder dar un paso. Al oír nuestro murmullo, una voz de ultratumba dijo....

- ¡Que hacéis! ¿No veis que os están espiando?

Las calaveras, dirigieron las vacías cuencas de sus ojos hacia nosotros, al mismo tiempo que otra más, cuyo cuerpo estaba enfundado en blanca túnica, se alzaba sobre el muro, y pareciendo volar, se dirigía hacia donde nosotros nos hallábamos. No quisimos ver más. Parecía que telepáticamente nos habíamos puesto de acuerdo. Echamos a correr camino abajo, cual si tuviésemos alas en los pies camino del chigre en busca de refugio y algo con que tragar aquél enorme nudo que en la garganta llevábamos. Tras un par de copas de coñac, tomadas tan aprisa que más de una tos nos costaron, relatamos a nuestros amigos aquella odisea. Ellos incrédulos, reían y hacían bromas, reclamándonos la apuesta perdida. Tanto insistimos, y con tanto detalle les contamos el caso, que después de pensar largo y tendido, llegamos a una conclusión. A la mañana siguiente, visitaríamos el cementerio y buscaríamos algún indicio que nos pudiera demostrar si habían sido visiones, o la mofa de alguno enterado de lo que pretendíamos.

- Pasé bastante miedo hasta llegar a casa y dormí bastante mal aquella noche. Por la mañana, salí en busca de los amigos que ya venían hacia mi casa. Cambiamos rumbo hacia el ridículo y la perdida de la apuesta, o hacia el descubrimiento de una posible burla.

- Entramos con precaución al principio, pero poco después y al no oír más que el trino de los pájaros y las ramas de los árboles que la suave brisa movía, cogimos confianza y empezamos a husmear aquí y allá por todos lados.

- No os contaré ahora lo que descubrimos. Lo que si os diré, es que una vez que salimos del lugar, nuestras mentes comenzaron a cavilar hasta hallar un plan perfecto que poner en practica.

- El jueves de aquella semana, de nuevo en el bar, sacamos el cuento y volvimos a realizar la apuesta. Hablábamos en voz alta para que los que allí se encontraban, bien nos oyeran. El acuerdo al que llegamos era el mismo, pero cambiando las parejas. Esta vez los primeros serían los últimos. La fecha señalada, el sábado nuevamente.

- Poco antes de oscurecer, venían por el camino del cementerio cinco mozos mayores que nosotros. Hablaban y reían haciendo comentarios jocosos a nuestra costa. Entraron y después de sacar varias cosas de un nicho vacío, comenzaron los preparativos. Dos de ellos montaron otras tantas calaveras de escayola en sendos palos. Los otros, montaban otra sobre una cruz de finas varas, y le pusieron un sayo blanco. Pasaron unas cuerdas atadas a la tela por encima de los chopos del camino y otra en la parte baja. Terminado lo cual, tres quedaron dentro fumando y los otros dos se escondieron tras los árboles del camino.

- La jugada había sido buena. Primero nos asustaron con las calaveras de la tapia, más, como suponían que eso sería insuficiente, tenían la de repuesto. La tercera calavera con su faldón, jalada por las cuerdas que sostenían los que tras nosotros se hallaban, y sostenida por uno de los de dentro, se izaba a modo de cometa en el aire y se acercaba hacia el camino por donde nosotros aparecimos. Ahora esperaban realizar la misma jugada con Fermín y Antón, pero cuando ya la noche era cerrada y más tranquilos estaban, ¡Plaf! una pequeña explosión rojiza seguida de una humareda blanca, apareció junto a uno de los setos. Cuando el humo se disipó, los tres de la tapia quedaron petrificados al ver un esqueleto. De esta forma, aparecieron hasta cuatro que a la voz de mando del primero ¡Cogedles! se pusieron en movimiento haciendo sonar sus huesos como si se fuesen a descoyuntar. Tenían un color blanco verdoso fosforescente que, al movimiento de cabezas, manos y pies, parecía difuminarse dejando un halo que nuevamente se componía cuando quedaban quietos. Sus movimientos, eran lentos y sus caras eternamente sonrientes, movían sus mandíbulas haciendo chasquear los dientes. La desbandada fue caótica, Dejaron sus instrumentos, y atropellándose unos a otros atravesaron la puerta y cayendo y corriendo se dirigieron a su pueblo. Los que en el camino estaban, al oír las voces y carreras, dejaron su escondite alarmados. Fue entonces cuando vieron aquellos esqueletos horribles con aquellos ruidos de huesos espeluznantes y aquellas risas cavernosas que corrían en pos de sus amigos. Asustados también, corrieron a colocarse a la altura de los primeros, y aún los pasaron cuando oyeron los petardazos y vieron aquellas extrañas explosiones. A todo eso, se les unieron unos cuantos berdiascazos que llevaron en las posaderas.

- Como podéis adivinar, nuestra pandilla, ayudados por los demás mozos del pueblo, habíamos preparado la revancha. La mañana del domingo en que acudimos al cementerio, descubrimos las calaveras de pega escondidas. Ya no nos quedaba más que descubrir quienes eran los dueños. Pensamos en Juan, uno del vecino pueblo que al nuestro venía a cortejar. El día de la apuesta, estaba acodado en el mostrador y nos miraba de reojo. Los días siguientes, al vernos, sonreía burlonamente por lo que entramos en sospecha.
- No estábamos seguros, pero teníamos que arriesgarnos. Lo comentamos con los otros mozos, y acordaron ayudarnos. Preparamos unos petardos especiales para que diesen humo, luego, buscamos arcilla que mezclamos con fósforo para pintarnos la cara, manos y vestidos a modo de esqueleto. Cortamos unas tablillas de roble que fueron taladradas por uno de los extremos y cosidas por parejas a las ropas. Las llevábamos en brazos, piernas y cuerpo de tal forma, que al chocar unas con otras, conseguíamos el ruido de huesos. Luego, el lugar, la noche, el pánico que siempre es contagioso y algo que siempre llevamos dentro por más que se quiera disimular, hicieron el resto.

- El trabajo fue duro, pero el sabor de la venganza es dulce cuando se está de broma. A partir de aquella aventura, las rivalidades que había entre los dos pueblos, aunque continuaron existiendo dejaron de ser dolorosas en lo material - siempre había palos - para dar paso a lo intelectual.

Las historias del abuelo continúan y yo las relataré en otra ocasión, pues juzgo que aunque a mi me son muy gratas, pueden parecerles pesadas a los demás.

Fin.

Este cuento infantil está dedicado a mi nieta Ana con todo mi cariño. Espero que aún te gusten las historias sencillas.

jueves, 10 de febrero de 2011

EL ABUELO (6ª parte)

Mis días de estudiante pasaban monótonamente. Mi mayor ilusión eran las cartas que recibía de mi madre y donde el abuelo siempre ponía unas líneas. A pesar de todo, el tiempo transcurría veloz. El progreso avanzaba a pasos agigantados y de día en día se hacía más patente. Al estar en la capital, no me daba cuenta de ello, pero se hacía notorio cada vez que volvía al pueblo, donde todo permanecía casi igual.

Según me hacía mayor, según pasaban los años, miraba hacia atrás y pensaba que no era un año lo que ganaba, sino uno que perdía.

El pueblo caminaba lentamente. Antón el cantor seguía, aunque con menos voz, exaltando los valores de los famosos del lugar en sus canciones. Cantaba a la sencillez y el orgullo, a la honradez, al trabajo, a los bosques y a la montaña. Cantaba a su tierra hermosa y al valor de sus paisanos. Continuó la tradición, no como cabía de esperar su hijo, sino su nieto. Aquél que fue conmigo a cordobeyos. El hijo de Antón se dedicó a los poemas y a los monólogos y algunos fueron famosos en la capital. De sus primeros tiempos fue aquél verso que dedicó a Paco y al abuelo y de él recuerdo aquella parte que dice…

Allegaronse un día de nieva
y creyéndose bien llistos
quixeron atacar la vacá.
Pero ellí esperaba, primero Xoaquín
denpués, Paco'l de Fermín.
Yeren más d'una docena,
quieren ellí entamar la cena.
Más-yos salió'l tiru furau
cuatro dexaron la pelleja con Xoaquín
y otru con Paco y el so mastín.
Yá casi venti años que pasó
dende entós, nengún pequí volvió.
Y ye que la panaera foi soberana,
por eso dicen pel valle y la montaña
que nesti pueblu, de llobos, fáense ¡sobrecamas!

Continuará.


Lógicamente el cobertor, o manta de la imagen es pura imitación a piel. Defensor a ultranza de los animales, no iba a colocar una verdadera.