lunes, 26 de septiembre de 2011

¿Deducción… o intuición?

El señor A, se fue a Portugal en viaje de negocios. Paró en un pueblecito cerca de la frontera para comer y, deambulando por las callejas, un joven se le acercó:

- ¿Quiere comprar una pistola? le dijo desenvolviendo un trapo donde traía una Star 28 PK.
- No, pero si en tres días te haces con un fusil Mauser de precisión 66 SP, te estaré esperando en la primera gasolinera del lado español en Badajoz. Ha de ser nuevo o de muy poco uso. Pago bien.

El señor y la señora B, procedentes de Inglaterra, se disponen a pasar un par de meses en España. Viajan en su auto caravana y son jubilados. El señor B practica el tiro y lleva una carabina de aire comprimido BSA Scorpión, que va limpiando. Como visitante habitual de nuestro país, está en posesión de licencia para distintas armas.

El señor C, es viajante de maquinaria agrícola y ha cerrado el trato para la compra de un tractor Masei 6500. Acostumbrado a portar talones de cantidades elevadas, y habiendo sufrido un atraco, se sacó la licencia de armas y porta bajo el asiento una Astra 9mm Parabelum.

El señor D, es camionero. No porta armas en el vehículo.

El señor A, se encuentra a la hora y en el sitio acordado, con el delincuente proveedor del arma previamente robada. Se dirigen a un bosquecillo donde prueban el arma de manera satisfactoria y abona el importe estipulado.

Los señores B, C y D, circulan por la autopista en el mismo sentido: C adelanta a B por el carril izquierdo y un par de kilómetros más adelante, alcanza por atrás al trailer del señor D., que haciendo tijera, se atraviesa sobre los dos carriles.

El coche de C, se incendia. La autocaravana, conducida por la señora, pierde el control del vehículo y también choca con los accidentados. Varios coches más reciben golpes por no poder frenar al no guardar la debida distancia.

El señor A, se ha incorporado a la autopista con el mismo sentido que los accidentados y tras la larga caravana formada.

El resultado es: tres muertos, un herido grave y siete leves.

Medio euro pongo en juego, para que lo gane aquel que sepa decirme que fue lo que causó el accidente. Este juego está basado en una acción real que ocurrió en EEUU. Como se comprenderá, tiene más de intuición que de deducción, pero me gusta poner a prueba la imaginación del personal.

Los que acierten, o se aproximen, podrán cobrar la recompensa en el Banco Picu Urriellu de Honolulu. (Es necesario presentar pasaporte).

sábado, 24 de septiembre de 2011

Problemillas.

Tengo un problemilla que soy incapaz de resolver con relación a al cuadro de seguidores. Simplemente, no funciona. Me da cosa, pues quisiera corresponder a los últimos que por aquí pasaron y con los que no puedo contactar. Les ruego me disculpen.


Como quiera que yo no hice nada por desarreglarlo, he estado esperando a que el desarreglador que lo desarregló, lo arreglara, pero no fue así.

Tenazón.

La primera impresión al leer este vocablo -para mí por lo menos- es que proviene de tenaza. Un tenazón suena a tenaza grande, de esa que suele, o solían utilizar los herreros en sus fraguas. Pero, como tantas veces, uno se sorprende de lo poco leídos que estamos.

A tenazón, o de tenazón, significa lo siguiente:
1. locs. advs. Al golpe, sin fijar la puntería.
2. locs. advs. de pronto.

Parar de tenazón un caballo.
1. loc. verb. Equit. Pararlo de golpe en la carrera, sin haberle avisado antes.

Es posible, que para los que entienden y manejan caballos, sea una palabra de utilización corriente, no lo sé, me gustan los caballos, pero no entiendo. Yo siempre he dicho parar en seco. En cuanto a lo de no fijar la puntería, probablemente más de uno diría "a voleo".

Sir Tom Jones.



¿Y quien no conoce al Tigre de Gales?

miércoles, 21 de septiembre de 2011

Chorrada de cuento… con rima boba en ar.

- Niña, si yo fuera tu marido, tu novio o tu amante, ni un solo minuto sola te habría de dejar.

Así le dije a la chica a la que todos los días de aquel verano, veía en el espigón adonde yo iba a pescar.
Ella, un baño y el sol a tomar.

- Viejo, ni tengo marido, ni novio y mucho menos a quien amar.
- ¿Y no se podría arreglar?
- Tal vez, si te quitas la gorra y te das una ducha después de pescar.

Y subí las escaleras presuroso, y lancé el cebo lejos y sin ánimo de nada pillar. Mirábala desde mi atalaya esperando solamente ver las horas pasar. Y las horas transcurrieron más lentamente que de costumbre, y recogí la caña y volví a decirle al marchar…

-Niña, por hoy acabé de pescar, tomaré la ducha y te vengo a buscar.
- Viejo, si tienes palabra, aquí he de estar.

Como perro perdiguero, con la lengua fuera, llegué a casa, tiré la mochila, la caña y por el pasillo fui dejando la ropa en busca del agua que el tufillo a pescado debía eliminar.
Me puse el Lewis, ese ceñido, bajo de cintura y pata de elefante como en aquél tiempo se debían llevar. Camisa blanca tejana que en San Pedro Cholula, una vez hube de comprar. La de dibujos en las solapas de los bolsillos y botones de nacár, Cinto de hebilla charra y botas de media caña, por no desentonar.
Apuré el afeitado, recorté el bigote y un poco de gomina al flequillo para que sobre la frente no se me fuera a desmayar.
Mi anillo de plata y reloj de roja correa. Una mirada al espejo… ¡vale, podía pasar!

- Aquí estoy, niña. Luis me puedes llamar, y si niña no quieres que te llame, dime como te he de nombrar.
- Luisa me llamo, mira que casualidar, mas… no creí, al verte todos los días pasar, que de petimetre te fueras a disfrazar.
- No sé que significa petrimete, pero pensé te habría de gustar. Por tu cara adivino que te place más el peto que traigo a pescar.
- No es eso… es que solo el caballo echo a faltar.
- Pues tengo una Harley, si es que aún quieres ir a pasear.
- ¡Lo que me faltaba! ¿Y las bragas enseñar?
- Vale, me iré a cambiar. Por nada del mundo te quisiera desagradar.

(Las bragas enseñar, si en la playa luce dos lentejuelas para las tetas tapar, y un minúsculo triángulo que apenas cubre el perejilar)

Y Luisa se quedó a esperar. Lo que bien empezó y apunto estuvo de reventar, se arregló, aunque ahora que lo pienso, fue la primera de tantas, como había de tragar.

martes, 20 de septiembre de 2011

Almoharrefa.

(Del ár. hisp. almuḥarrífa, la que hace zócalo).
1. f. desus. cinta ( hilera de baldosas).

Quisiera yo saber, si esos albañiles tan finos como eran y aún son los árabes, cuando colocan un zócalo, dicen colocar la almuharrifa. No cabe duda de que es una palabra complicada para nosotros, y por tal motivo, nada extraño que pase a mejor vida. Pero como preguntón que soy, me pregunto yo cual sería la razón de cambiar almuharrifa por almoharrefa. Cual fue el motivo que impulsó a cambiar un par de letras en el vocablo, ¿la pronunciación tal vez? Ahí queda en espera de respuesta.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Ondrar.

(Del lat. honorāre).
1. tr. desus. honrar.

No me extraña en absoluto, aunque venga de nuestra lengua materna, que esté en desuso. Es mas, me resulta dificilísimo pensar que de "honorāre" pudiera llegar a decirse Ondrar. Creo que algunos patanes, a fuerza de repetir mal la palabra inicial, la deformaron como lo hicieron aquellos otros que a fuerza de decir almóndiga, lograron introducirla en nuestro diccionario. Y no es que yo esté en contra de los extranjerismos, si así fuera, no sé que idioma estaríamos hablando a estas alturas, estoy en contra de aquellos que dicen Grabiel por Gabriel; Pantanal por Pantalán; Declaton por Decatlón; Güesera por Huesera, etcétera, etcétera. Claro, que si hubiera muchos padres que bautizaran a sus hijos con el "nombre" de Grabiel, la cosa podía cambiar. Y es que habiendo admitido Almóndiga por Albóndiga, ya me lo creo todo.

Los Puntos



El grupo, que se había formado en el 67, se consolidó a partir de 1972 y hasta su separación en 1978 con los siguientes integrantes; José González-Grano de Oro y Agustín Flores (fundadores), José Belmonte, bajista; Eduardo Sánchez-Manzanera, teclista; y José Pérez, vocalista. 
En 2007 falleció Agustín Flores,  en el 2009 fallecía José Antonio Martínez y en 2010 murió Eduardo Sánchez-Manzanera.

domingo, 4 de septiembre de 2011

La clave del tesoro.


Comisionaron al profesor Alfred Pesquín de Varalarga, diplomado en chorradas varias por la Universidad de Mascacacahuetes, para que diera su opinión, sobre el hallazgo casual de un pergamino, del que poco se había podido descifrar y si tendría valor.

Sagaz cual Colombo, o el mismísimo Indianajones, en un periquete, encontró la clave de lo que parecía la pista para el hallazgo de un tesoro. Solamente faltaba recuperarlo.

Como íntimo amigo suyo, a mí me dio la siguiente pista para hallar dicha clave:

"Es necesario conocer las reglas de un juego, por el que un rey se comprometió a pagar a su inventor, cierta cantidad de trigo. La leyenda dice, que el rey se dio cuenta enseguida, de que le era imposible pagar lo que había empezado con un solo grano."

Como comprenderá el respetable, todo sería más fácil si se diese el nombre del juego, el nombre de su inventor o el del rey. Pero entonces, ¿qué ciencia tendría? Aún así y todo, es bastante simple, pero alguno habrá que no sepa esta leyenda y le gustará conocerla.

A ver quienes se animan a perder un poco de su tiempo, en este juego que se me ocurrió en mis vacías tardes de pesca.