martes, 17 de abril de 2012

Reflexiones.

Alguien dijo muy acertadamente; el dinero puede comprar una cama, pero no las ganas de dormir; libros, pero no la inteligencia; alimento, pero no apetito; una casa, más no un hogar; medicamentos, pero no la salud; lujos, pero no la cultura; diversiones, pero no la felicidad; alguna religión, pero no la salvación; un pasaporte adonde sea, pero no al paraíso.

Y yo me he atrevido a reflexionar sobre el tema, llegando a las siguientes conclusiones: Con dinero en abundancia puedes conseguir un paraíso aquí en la tierra, otros paraísos extraterrestres son cuanto menos muy dudosos.

Una vez que dudas -o niegas- la existencia del paraíso que las religiones prometen, consecuentemente dejas de creer en la necesidad de la salvación.

Siempre se ha dicho que el dinero no da la felicidad, posiblemente, pero… ¿una vida divertida, acaso no conlleva un plus de felicidad?

Hoy en día con dinero se compra la cama y somníferos si hacen falta para dormir hasta sin ganas; puedo comprar libros, y si tengo memoria, aprender de ellos, aunque no sea muy inteligente, así conseguiré hacerme con un bagaje cultural, y como casi todo en este mundo es fachada, el complemento del lujo ayudará a que los demás se quiten la gorra ante mí.

El tema del apetito parece complicado -siempre tengo hambre y todo me gusta- pero jamás conocí a alguien que teniendo a su disposición los más variados y ricos alimentos, no se le apeteciese algo. Es antinatural. Hasta Midas hubo de renunciar al don que Dionisios le concedió por la hospitalidad para con Sileno.

Probablemente, con dinero arruinaría mi salud, pero hoy la medicina ha avanzado tanto que no es difícil cambiar un órgano dañado y salir bien del trance. Y como todo en este mundo ha de finalizar alguna vez, dispondría en mi testamento que me sometieran a la criopreservación para continuar dando la lata si es que consiguen "resucitarme".

En cuanto a lo de la casa y el hogar, que he dejado para lo último, no dejo de preguntarme en que se diferencian casa y hogar. El diccionario en su segunda afección no hace distingos para hogar; casa o domicilio. En la tercera amplía un poco; familia, grupo de personas emparentadas que viven juntas. Yo creo que el diccionario es bastante escueto. Un hogar es mucho más que un grupo de familiares que viven bajo el mismo techo y que a veces ni se hablan. Un hogar son vivencias, afanes, cariño ilusiones, necesidades, preocupaciones, tristezas y alegrías compartidas. Un hogar es seguridad, remanso de paz, alboroto y calma, alianza, y solidaridad. Y en esto si que lleva razón ese alguien, podrás comprar una casa, más no un hogar.

10 comentarios:

Vir dijo...

Como dice mi sobrina, lo importante es la belleza interior, pero si nos dieran a elegir seguro que querríamos se guapos. Por supuesto que el dinero te da muchas alegrías y desahogos, pero las cosas que te hacen más feliz están más allá del dinero, ¿no crees?

Vicente Manuel SANCHEZ DIAZ dijo...

Sin dudar ni un solo momento,afirmo y me uno a la ya tan conocida frase "el dinero no da la felicidad".
Sin embargo, tengo que añadir, y con igual convencimiento :....pero ayuda mucho !!!!

Marina-Emer dijo...

…gracias por tu visita… tus palabras
Y tu cariño, mi acuse de recibo será
Para todos iguales por falta de salud
Y tener hora en visita médica.
Muchas gracias y te dejo mi cariño
También, nos veremos.
Besos
Marina

Rubén Xixón dijo...

El dinero, ni demasiada cantidad para que tengas que preocuparte más de la cuenta por el, ni tan poco que no te llegue ni para vivir.
Nadie se lleva el dinero consigo al cielo, ni al infierno.
Saludos.

Alfredo dijo...

Vir.
Bueno… yo soy guapo, tengo dinero, un alma pura, y me creo joven. ¡Que más puedo pedir!
En serio, decía Albert Einstein; "la belleza no mira, solo es mirada" No sé a que belleza
se refería, pero a mi me da mucho que pensar.
Salu2.

Alfredo dijo...

Vicente.
Si, pero casi todos somos de la opinión de que… "el que tiene un peso, quiere tener dos…"
Salu2.

Alfredo dijo...

Marina.
Siento mucho que estés malucha, espero sea algo pasajero y te recuperes pronto. ¡Animo!
Un cariño.

Alfredo dijo...

Rubén Xixón.
Si me tocan cincuenta millones al cupón -que no juego- ¿crees que a estas alturas me preocuparía mucho? Yo creo que no.
Salu2.

Anónimo dijo...

Dicen que se compra todo
con dinero en esta vida
dicen que se compra todo
Yo no he visto todavía
qué salud hayan comprado
cuando se tiene perdida...(Paco Toronjo)...señores,la salud no se puede comprar ,ni tampoco resucita a ningún ser querido

Alfredo dijo...

Anónimo, gracias por dejar tu comentario.
Cuando la salud está perdida, puede que el dinero ayude a recuperarla. Otra cosa sería, que por el mero hecho de tener dinero, no enfermaras. Si lo primero puede suceder, lo segundo es imposible.
Salu2.