jueves, 7 de junio de 2012

Achares.


(Del caló jachare, quemazón, tormento).
1. m. pl. Celos, disgusto, pena.

Hace tiempo, bastante, cantaba yo algunas canciones que escuchaba por la radio, aquella radio de lámparas que necesitaba  de una larga antena y que ocupaba un lugar preferencial en todas las casas (las que la tenían). Pepe Blanco estaba de moda, y yo me sabía sus canciones. Pero alguna palabra, tuve que buscarla en el diccionario; Achares, por ejemplo.

Negra cinta, pelo negro
como el de aquella morena
que con achares y celos
dejó sin sangre mis venas.
En sus alas hay temblores
de mocitas sin fortuna
que lloran penas de amores
bajo la luz de la luna,
bajo la luz de la luna.
Sombrero, ay mi sombrero.
Eres de gracia un tesoro,
y tienes rumbo torero
cuando te llevo a los toros.
Te quiero porque tus alas,
sombrero de mi querer,
conservan, bordao con gracia,
el beso de una mujer.
Tienes planta de maceta
y hay en ti tal señorío
que eres rey de las carretas
de la Virgen del Rocío.
En tus alas primorosas
aún revuelan los lamentos
de promesas amorosas
que luego se lleva el viento,
que luego se lleva el viento.


2 comentarios:

Rubén Xixón dijo...

De achares se yo bastante, por desgracia.
Saludos.

Alfredo dijo...

¡Olvida tus penas, vive la vida!
Salu2.