sábado, 16 de junio de 2012

Tárgum.


(Del hebr. targum, traducción).
1. m. Libro de los judíos que contiene las glosas y paráfrasis caldeas de la Escritura.


Todas las religiones tienen algo de… iba a decir de oscurantismo, pero lo dejaremos en misterio. Es decir; partes que a los creyentes, nos han de explicar con interpretaciones amplificativas, aunque no sean de escrupulosa exactitud.
No quisiera ofender a ninguno de los que profesan las distintas religiones, pues mi supina ignorancia en esta materia, se deriva de conocer solamente por encima; la Biblia y algún otro texto católico, algo del Corán que leí hace años, y algo también de las religiones orientales. ¡Me falta demasiada profundidad!
Lo digo, porque si nos atenemos al significado de paráfrasis, ((explicación o interpretación amplificativa de un texto para ilustrarlo o hacerlo más claro o inteligible (DRAE)) nos topamos, o por lo menos es lo que saco en consecuencia, con que debe de ser bastante oscuro, ya que de lo contrario, no habría que hacerlo "más claro o inteligible". De Pero Grullo, vamos.
Si nos apoyamos en la segunda acepción de paráfrasis (traducción en verso en la cual se imita el original, sin verterlo con escrupulosa exactitud) casi peor, puesto que lo que no se vierte con escrupulosa exactitud y solamente imita el original, puede no ser de fiar.
En cuanto a la tercera, (frase que, imitando en su estructura otra conocida, se formula con palabras diferentes) es muy posible alguien entienda, que la hija del rajá, es lo mismo que la raja de la hija. Ya sé que solamente he cambiado las mismas palabras, pero es que, no soy muy escrupuloso.

Sea como fuere, sin fanatismos, creo que todas las religiones tratan de aportar algo bueno al hombre, pero parece que solamente los fanáticos creen, aunque no aporten nada bueno.

8 comentarios:

Ruben dijo...

Es a la hora de interpretar (o malinterpretar) las religiones, donde nos desviamos de la idea original.

Rosa María dijo...

El fanatismo, se posiciona en mentes débiles donde el poder de la razón no es signo a tener en cuenta. Bello relato.
Un saludiño cariñoso.

http://poemas-rosamariamilleiro.blogspot.com.es/

Alfredo dijo...

Rubén.
Pero, ¿cual es la idea original? La Biblia, es una colección de diversos escritos que a menudo se contradicen entre sí. Que están escritos en antiguo hebreo; lengua semítica de la que poco más se conocía aparte del Antiguo Testamento, y que gracias a la literatura asirio-babilónica, ha permitido un mayor dominio del idioma. Los autores de los manuscritos bíblicos, "usaban enigmas y juegos de palabras para hacer más misterioso el significado que ya de por si era difícil de entender" a decir de Georges Contenau.
Contenau trata de explicar el modo de proceder del hombre antiguo: "La literatura asirio-babilónica (esto lo digo yo; que vino a ser como el diccionario) se muestra reacia a revelar sus secretos; pero cuando se ve obligada a ello, procura hacerlo del modo más disimulado posible. Incluso cuando el escrito estaba destinado a los sacerdotes, iba precedido de la fórmula siguiente: Los ritos que tú ejecutas, puede verlos el discípulo; pero no ha de verlos el extraño que no forma parte de los maestros del oráculo; de lo contrario, acortaríase el número de sus días. El iniciado puede hablar con el iniciado, pero el iniciado no debe conocer tales cosas".
La semejanza con la Biblia es palmaria: ¡Solo el que sabe, debe leer! El que no sabe, no debe ni siquiera tomar el libro en su mano, y si lo hace, por lo menos que no entienda.
Mucho tiempo después, en tiempo de Jesús, aún se decía: ¡Mirarán y no verán, oirán y no entenderán!

Volviendo a la pregunta del principio, la idea original en el caso de la Biblia, es relatar los orígenes del pueblo hebreo, en el Antiguo Testamento, y una finalidad apologética, de probar que Jesús es el Mesías, en el Nuevo Testamento.

Más o menos oscuro, contradictorio o no, con enigmas o juegos de palabras, fáciles o difíciles de entender, cada cual que crea lo que estime oportuno. Pienso que siempre primará lo que de pequeño te enseñaron… y que seguro, no será nada malo.
Salu2.

Alfredo dijo...

Rosa María.

Mucha contundencia empleas. La razón es el único argumento que se me ocurre por el que se pudiera ser fanático de una cusa. Pero entiendo, que el mero hecho de ser un fanático, anula la razón que se pudiera tener.
Salu2.

roxana dijo...

Siento que hay que humanizar las religiones, hacerlas practicas y que igual que en la política se vean los resultados positivos y de amor, pues lo que veo o leo tiene que ver con muerte, enfrentamientos de ideas, pobreza, corrupción en nombre del padre! Lean lo del Vaticano! Vergüenza y terror! Un gusto haber conocido este blog!

Marta C. dijo...

Hola, Alfredo, interesantísima tu entrada. Que podría extrapolarse perfectamente no solo a las religiones sino al conocimiento, en general. En la Edad Media la transmisión de la cultura estaba reservada a los monasterios en los que se transcribían textos antiguos pero siempre en latín, lengua inaccesible incluso para las clases privilegiadas. Todas las religiones, la verdad es que solo conozco las cristianas y algo la musulmana, se basan en el "oscurantismo" en el "misterio" en la interpretación que de ella hacen los privilegiados elegidos por su dios para hacerlo. Los demás deben aceptarla en base a algo tan irracional como la FE, concepto oscuro que nunca nadie ha sabido decirme en qué consiste, aplicado a la religión. Cuando empecé a tener algo de sentido crítico y planreé el famoso misterio de la "trinidad" o la virginidad de una madre, nunca recibí otra respuesta que no fuera: ES CUESTION DE FE. A mí eso no me vale, como buena racional que soy. Por eso hace mucho que dejé de creer en la existencia de un dios poseedor de la verdad y el único capaz de interpretarla a través de los que él mismo "elige"
"LOS ELEGIDOS". mMe parece una endogamia malsana. Gracias por tus interesantes reflexiones. Besos.

Alfredo dijo...

roxana.
Gracias por participar.

Posiblemente confundamos "religión" con "iglesia". La Iglesia es la estructura jerárquica, que se crea, con la intención de perpetuar el mensaje, pero al final se convierte en una estructura de poder que busca dominar las conciencias.
La religión es el mensaje, un mensaje de amor universal que ha de unir a todos los seres humanos. Salu2.

Alfredo dijo...

Marta C,
Siempre nos han dicho, que fe, es creer en lo que no se ha visto. Yo siempre he tenido fe; en los políticos, en los bancos, en las personas… lo malo del caso, es que a menudo nos defraudan, y perdemos la fe. Por tanto, necesitamos comprobar, que la fe que depositamos en los demás, responde a las expectativas que se prevén. Es decir; la fe no es solamente creer a ciegas; la fe en algo o alguien, hay que ganarla a base de obras. Santiago decía; ¿Qué le aprovecha a uno decir "yo tengo fe" si no tiene obras? Muéstrame sin las obras tu fe, que yo por mis obras te mostraré la fe.
Salu2.