martes, 21 de agosto de 2012

Acércate bien mío.


Acércate bien mío, deja que mis ojos ya casi sin luz, contemplen los tuyos quizá por última vez. Esas pestañas, que manejas cual abanico de enamorada, esa pupila que se contrae cuando estás enojada, que se dilata cuando te excitas. Esa mirada, dura a veces y dulce las más.
Acércate bien mío, que contemple tu bello rostro, que aunque aún me quedará el tacto para describirme sensaciones, quiero grabar en mi córtex,.a fuego, esos ojos, esas facciones.


¡Manolo, no seas rompe, que solo te van a operar de cataratas!

9 comentarios:

Rubén Xixón dijo...

Jejeje un buen comienzo pero para mi gusto eso de "grabar en mi córtex" queda un poco... Pero en general está gracioso.
Por cierto, al final no me has desvelado qué pueblo era el de las fotos... no me seas "raposu" y canta.
Saludos.

MARÍA LUISA ARNAIZ dijo...

Ese "bien mío" lo tenías ya grabado.
Cordiales saludos.

Alfredo dijo...

Rubén X.
He escrito cortex, y copio de Wikipedia para no equivocarme- "Es aquí donde ocurre la percepción, la imaginación, el pensamiento, el juicio y la decisión".

Ya sabes que es Bermiego.

Alfredo dijo...

María Luisa.
Normalmente pienso mis cuentinos por la noche, cuando me acuesto. A la mañana siguiente los escribo en Word de un tirón, sean cortos o largos, luego los publico. Este método me permite publicar cuando quiero, además, parece que se ve mucho mejor.
Salu2.

Marta C. dijo...

¡Vaya, no sabía que también eras poeta!
Al pobre Manolo lo has dejado ¡"planchao!
Besos.

Marta C. dijo...

¡Vaya, no sabía que también eras poeta!
Al pobre Manolo lo has dejado ¡"planchao!
Besos.

Rubén Xixón dijo...

Alfredo, no discuto que te hayas documentado bien, porque me consta que lo sueles hacer. Lo que quería expresar y quizás no haya acertado con las palabras, es que en un contexto familiar y amoroso como el del protagonista del relato, el usar una palabra como "córtex" chirría un poco. Y gracias que no te escribí que me parecía una pedantería porque seguramente me habrías acusado de palparte las gónadas y me habrías mandado a tomar por donde la espalda pierde su nombre.
Saludos.

Alfredo dijo...

Rubén X.
Si, es posible que sea una pedantería, y que tal vez chirríe más de la cuenta, pero la palabra está puesta a posta. Lo natural sería cerebro, pero me resultaba un tanto vago. Quería implicar a los millones de neuronas que lo forman y que la mujer tomara buena conciencia de lo que él quería percibir, de que la llevaría en el pensamiento, de que si se quedaba ciego, la tendría presente con la imaginación. Más o menos, vaya.
Salu2. y deja las gónadas en paz.

Alfredo dijo...

Marta.
A veces el burro toca la flauta por casualidad. No es sencillo para mí la poesía, no pretendo hacerla, y tampoco creo que esto lo sea, aunque algo suene.
Salu2.
(me voy pa la piltra que aún estoy así así)