viernes, 26 de octubre de 2012

Un milagro para Sor Angélica.




Para entender la ópera, es necesario conocer el libreto. Sin él es muy posible que resulte más que aburrida, tediosa. Dale al botón y vete leyendo despacito, la música dura bastante más, pero es necesario escucharla toda.


Nunca sabremos, si aquel cristiano, que cometió suicidio, y por tanto pecado mortal, se arrepintió en el último momento de su acción. Si así fuese, su alma, tras una estancia en el purgatorio, llegaría al cielo.

Esta es la historia de alguien que eludió el purgatorio merced al milagro de la Virgen María.

Durante tres tardes al año, el sol de poniente ilumina la fuente del convento. El agua parece de oro por efecto de la reverberación y las monjas y novicias en torno suyo, observan alborozadas el fenómeno. Alguien formula un deseo en voz alta, y desencadena una sucesión de peticiones. Solamente una monja dice no tener deseo alguno; Sor Angélica.
Pero ella miente. Existen rumores de que su estancia en el convento, es consecuencia del castigo impuesto por su familia y un pecado: Ha tenido un hijo espurio al que no ha conocido, al que añora, y que debía tener ahora siete años.
La melancolía la invade, su pensamiento vuela evocando a su hijo, y en ese momento, alguien dice que a las puertas del convento hay un carruaje con gente principal.
Sor Angélica piensa que bien podía tratarse de su familia. La invade el nerviosismo, si de ellos se tratase, quizá le trajeran al niño. Y efectivamente, se trata de su tía que aún le guarda rencor por la mancilla, por el oprobio causado a la familia.
Su presencia allí, es para comunicar que la hermana menor de Sor Angélica, se va a casar. Quieren que renuncie a su parte de la herencia familiar y ha de firmar un pliego que lo atestigüe. Pero Sor Angélica piensa en su hijo ilegítimo; no firmará.
La tía, con desdén y falta de toda humanidad, le dice que su hijo murió de unas fiebres hace dos años. Sor Angélica, afligida, firma el documento entre lágrimas y es tanto el dolor, que se desmaya.
En su celda, una vez recobrada, tiene una visión; su hijo la llama y quiere que se reúna con él en el cielo. La monja y madre, experta en el arte de la herboristería, prepara un jarope mortal que toma. Dándose cuenta en el último momento, de que ha cometido suicidio, que el infierno la espera, y que por tanto ya no verá a su hijo, arrepentida, pide perdón.
Y la Virgen María obra el milagro uniendo a madre e hijo, en el cielo.

12 comentarios:

Marta C. dijo...

¡Qué belleza. Alfredo! La letra (el italiano se entiende bastante bien), la música, la soprano. ¿Qué ópera es? El tema muy dramático, un poco de folletín, pero es lo de menos. Es tan bonita la música que hace olvidarlo todo. Lo sigo escuchando, un beso y gracias por este regalo que no meesperaba.

Marta C. dijo...

Es cierto que el final es lo mejor!

Ruben dijo...

Poco trayecto debe de haber de Infierno a cielo, y sin pasar por el purgatorio, mucho se entretuvo Dante, en fin.
Difícil se hace aplicar una lógica a las cosas religiosas.
Bonito final.

PiliMªPILAR dijo...

¡Ah, qué maravilla esta ópera de Puccini!
No digamos nada, de momento, de las bondades y milagros de la Virgen. Ni de la auténtica Sor Angélica:
El relato del libreto es suficientemente entrañable, con cierto toque de ingenuidad argumental.
Me alegra el hallazgo de este blog, por vía de Marta Coloma.
Un abrazo, Alfredo.

PiliMªPILAR dijo...

Que no se me olvide: El capítulo de 'Tus musiquillas' al margen, olé por el buen gusto con que las has elegido.
Felicidades!

Rubén Xixón dijo...

De ópera no entiendo mucho pero me gusta escuchar a la Callas, es muy relajante.
Por cierto, la ciudad del "ronquío" es Jaén capital. Se llama así por el peculiar acento de sus habitantes, más influenciado por el habla manchega que por la del resto de provincias andaluzas.
Saludos.

Humberto Dib dijo...

Lo confieso, no me gusta demasiado la ópera, siempre tendí a creer que la parte cantada estropeaba un poco la obra musical, por eso prefiero las sinfonías, u obras sin canto. Sin embargo, hay algunas de Richard Wagner que me gustan mucho.
Lo que es muy cierto es que el argumento es fundamental.
Un fuerte abrazo.
HD

Alfredo dijo...

Marta.
Me alegro que haya gustado. Yo he visto el video tres o cuatro veces; siempre percibes matices nuevos.
Salu2.

Alfredo dijo...

PiliM.
Gracias por los comentarios. Si te gustó, me alegro, mi contribución ha sido escasa.
En cuanto a lo de las musiquillas,que te voy a decir; pongo lo que me gusta, si coincido con alguien, tanto mejor.
Salu2.

Alfredo dijo...

Rubén X:
Tengo mala memoria,pero no tanto como para no recordar, ahora, que ya en otra ocasión me explicaste lo de Jaén.
Gracias por la paciencia.
Salu2.

Alfredo dijo...

Rubén.
Perdona Rubén, que te pasé de largo.
Este Dante parece que da mucho juego tanto a otros escritores como a músicos.
Tienes razón, la lógica es incompatible con todas las religiones. De ahí que muchas cosas se expliquen con milagros,misterios, reencarnaciones..,
Salu2.

Alfredo dijo...

Humberto.
Bueno, yo no soy un forofo de la ópera, pero no niego que hay alguna que me gusta.
Salu2.